“Sanaré” plasma procesos de sanación de mujeres y femmes afrodescendientes

Audeliz García Madera, Sarah Ngobá Cabrera, Julietta Rodríguez Herrera y Yamary Sánchez Manso

Cuando le escritore Alejandra Rosa se mudó a Estados Unidos para hacer su doctorado en la Universidad de Harvard, se sentía sole y vacíe de una comunidad que le sostuviera. 

Un día, recordó los momentos de sanación en comunidad, que quedaron inmortalizados en la antología Sanaré, la primera publicación de la editorial étnica.  

Buscó el poema de amor que se autoescribió, y prendió un incienso. Acompañade de uno de los playlists creados por la Revista étnica, buscó una hoja en blanco y la llenó de letras azules que hacen oda a la sanación y lo valioso de tenerse. Ese papel, que le ayudó a mantenerse en pie en un momento complejo, ahora la acompaña, a todas partes, en la carcasa de su computadora. 

Como Alejandra, 23 mujeres y femmes afrodescendientes de Puerto Rico, Colombia, Panamá y República Dominicana se unieron, desde la distancia y el encierro, las noches de los miércoles, durante tres meses, para sanar en colectivo. Esos encuentros resultaron en la publicación de Sanaré: sanar juntxs desde la palabra.

“Tener un espacio de acompañamiento desde dónde estar, ya es la poesía. Si surge un poema, perfecto, pero si no, también”, expresó Rosa. 

Escritos por mujeres afrolatinas cis, trans, lesbianas y personas no binarias, los 63 textos que componen la antología surgieron del taller virtual de escritura creativa para sanar, que gestionó la empresa social étnica y lo ofreció la escritora afroboricua Mayra Santos Febres

“No se puede hacer un trabajo antirracista sin ser, de verdad, inclusivos con otras identidades e interseccionalidades”, puntualizó la escritora y fundadora de étnica, Gloriann Sacha Antonetty Lebrón

Jo-Ann Calderón Martínez y Samantha Perez-Alicea con su bebé

Les y las escritoras que componen la antología son Sylvia Enid, Eme Eme, Rain, S.Magnífica, Lily, Joan, Génesis, Y. Macaná, Carolyn, Jo-Ann, Shalibel, Sama, Gloriann Sacha, Alejandra Rosa, Zoribel, Liz, Julia Mariana Valencio y Esther M.

Aunque las autoras vienen de diversos países latinoamericanos, hubo camaradería y cercanía en experiencias. 

“Compartir con otras personas que están pasando experiencias similares a las mías, están en cuerpos similares al mío, están en comunidades similares a las mías es un punto de partida”, señaló Yamary Sánchez Manso, una de las escritoras en Sanaré

Es un punto de partida para la sanación

Antonetty Lebrón contó que fue un proceso de sanación circular. Ese proceso se ve reflejado en el orden de las secciones del libro. Las escritoras fueron de escribirse un poema de amor a sí mismas hasta apalabrar su herida y maldecir. Luego, dirigen letras a su niña o a su ancestra, que cargan el trauma y el dolor de las violencias. Por último, hacen un conjuro. 

“Es un proceso continuo. Esto no es que llegamos a estos talleres, hicimos y sacamos esta antología. Hay un reconocimiento de que esto es un punto de partida y que esto es un ejercicio que continúa, porque las violencias también continúan”, sostuvo la creadora de la Revista étnica

Por su parte, Sánchez Manso entiende que el taller de escritura tuvo un efecto diferente en cada participante. En su caso, este libro, más que sus letras publicadas, significa sanar junto a otras escritoras.

“Ver cómo todo va encajando como piezas de rompecabezas es fantástico. Ver que sí hay un camino a la sanación, no solamente para mí, sino para todas las demás que participaron”, acotó. 

“A mí me mantuvo viva el poder escribir”, dijo Antonetty Lebrón. 

Además, admitió que, aunque aún no puede apalabrar su herida, ve la palabra “sanaré” como una afirmación. Aún no ha sanado, pero está en el proceso y sanará.

Sánchez Manso añadió que “hay muchas cosas que sanar. Sanaré esta, sanaré la otra, sanaré todas las que sean necesarias […] lo estás dando por sentado, no es quizás”.

Sanaré, el taller y la antología, forman parte de un proyecto de étnica que utiliza el arte como medio de sanación. 

Incursión a la publicación literaria

Desde 2018, la empresa social étnica publica su revista y gesta una plataforma multimedia para visibilizar a las comunidades afrolatinas. La publicación de la antología marca el comienzo de su editorial. 

Antonetty Lebrón contó que el proceso ha sido una aventura y un riesgo porque se salen de su zona cómoda, que es la publicación de la revista, que recientemente también lanzó su edición dorada. 

Lee aquí: Cuarta edición de la Revista étnica exalta el poder de las personas negras

“Son aventuras a poder estar afuera con todo nuestro poder, con todo lo que podemos ofrecer, a la vez que vamos sanando, cuidándonos y creando comunidad”, señaló. 

Además, explicó que la publicación de la antología Sanaré se debe también al apoyo de Santos Febres, quien editó los textos. La galardonada escritora impulsaba la idea de crear una editorial que publicara y amplificara las voces de las personas afrodescendientes. 

“Esa es la magia de Mayra”, soltó satisfecha. 

La próxima publicación de la editorial será un poemario de Afroversiva, un grupo de tres poetas afrodescendientes del que Antonetty Lebrón forma parte junto a Welmo Romero Joseph y Siloé Andino

Sanaré: sanar juntxs desde la palabra está disponible en la tienda de Revista étnica, librerías locales y en el espacio solidario Casa Pizelle, antes Latte que Latte.

Lizbette Guerrido Carmona y Zoribel López Calderón
Comparte:
Valeria María Torres Nieves
Escrito por Valeria María Torres Nieves
Periodista de Yauco, Puerto Rico. Egresada de la Universidad de Puerto Rico Recinto de Río Piedras con un bachillerato en Información y Periodismo. Le interesan temas de género, historia, política, cultura, raza y educación.