Contra el desplazamiento y la violencia en la calle, mujeres reclaman su espacio en Río Piedras

Quilombo feminista 2022 - Foto por Cris Seda Chabrier

Fotos por Cris Seda Chabrier

Una decena de estudiantes mujeres salió caminando del estacionamiento de la Facultad de Ciencias Sociales del Recinto de Río Piedras de la Universidad de Puerto Rico (UPR). Eran todas estudiantes subgraduadas. Con carteles y camisetas negras o violetas, se dirigían al evento de Quilombo Feminista, convocado para las 5:30 p.m., en la calle Robles, del casco urbano de Río Piedras. 

A su llegada al área, hablaban de lo inusual que había sido la travesía. Aunque la distancia desde su universidad hasta el centro urbano riopedrense es poca, la accesibilidad e inseguridad hacen el trayecto uno imaginado como “lejano”. 

“Caminar por el centro de la carretera en colectivo nos hizo sentir seguras”, le dijo una de las jóvenes a quien la acompañaba en el recorrido por la avenida Ponce de León y la calle Rosales. 

La llegada de las universitarias a la calle Robles coincidió con el momento en que las bocinas del área sonaban el clásico Lamento de Concepción, de Roberto Rohena y su Apollo Sound. Una estudiante hacía pasos de salsa mientras cantaba el coro de la melodía salsera.

“Concepción, eleva la vista al cielo”…

Su camiseta leía “Quemaremos el cielo, si es preciso”. El mensaje era igualmente preciso. Su lucha era por una sociedad en la que ella y sus compañeras puedan sentirse en paz y no amenazadas por ser quienes son. Y, por esos objetivos, se movilizaron dispuestas a ‘quemar’ los discursos de odio promovidos por el patriarcado.

“Río Piedras es el lugar donde vivo actualmente y no es seguro para mí como mujer. Sin embargo, hoy, caminando junto a mis compañeras pude sentirme segura y alzar mi voz”, expresó la estudiante de Ciencia Política de la UPR Samirelis García. 

“Yo estoy un poco delicada de salud, pero no podía perderme este evento tan importante y poderoso”, comentó, por su parte, la estudiante de Biología Mariana Torres Mulero. 

La violencia de género, el acoso callejero y el derecho a la ciudad fueron algunos de los temas que se abordaron en la convocatoria de esta noche, en Río Piedras, de la Colectiva Feminista en Construcción, como parte de las actividades del Día Internacional de las Mujeres. 

Además, se denunció la política de desplazamientos marcada por la inaccesibilidad a tener una vivienda digna, no tan solo en el área donde se hospedan estudiantes de la UPR, sino a nivel de Puerto Rico en general. 

Como parte del Quilombo Feminista, la esquina de las calles Robles y Brumbaugh fue cerrada para albergar una tarima y área de encuentro. En la fachada del antiguo edificio de Teatrolandia, un cartel de “Vamos juntas contra todo” se desplegó junto a diferentes figuras que representaban los principales reclamos hechos por la Colectiva: transportación, vivienda digna, acceso a servicios de salud, entre otros asuntos feministas. 

Uno de los objetivos del evento era denunciar los desplazamientos de quienes residen en Río Piedras y el acaparamiento de propiedades por unas pocas personas, dijo a Todas la portavoz de la Colectiva Feminista, Zoán Dávila. 

“Estamos viviendo un desplazamiento, que también es político”, expresó la integrante de la organización. 

El Quilombo Feminista incluyó la participación de artistas como Andrea Cruz, la agrupación Prieta Caribe, el Hijo de Borikén y el grupo Piquete. 

En la mañana, la Colectiva Feminista en Construcción inició la jornada del 8M en el recinto riopedrense, donde sus integrantes se pronunciaron contra la violencia machista, la violencia antinegra, el desplazamiento y la falta de acción en casos de hostigamiento sexual en el contexto estudiantil. 

Luego de la manifestación en la UPR, la Colectiva caminó por las calles de Río Piedras, con una comparsa, para exigir vivienda digna, educación, salud, alimentos, transportación y salario digno para las comunidades. 

Mientras avanzaban, las integrantes repartieron el primer volumen del periódico La fuga, creado por la organización. Sus denuncias, entre ellas el desplazamiento de la comunidad, tuvieron eco en las calles y en la Plaza del Mercado.

Comparte:
Rafael Díaz Torres
Escrito por Rafael Díaz Torres
Es periodista del Centro de Periodismo Investigativo y profesor universitario, graduado del doctorado en Historias del Centro de Estudios Avanzados de Puerto Rico y el Caribe.