Periodistas televisivas denuncian a sus empleadores por discrimen de género

La inacción por parte de las administraciones de canales televisivos ante denuncias de desigualdad salarial, destituciones al cumplir una edad en específico y acosos sexuales provocaron que periodistas de noticiarios interpusieran recursos legales contra sus empleadores.

“No conozco a una sola persona que quiera enfrascarse en una situación de denuncia legal en contra de su empleador. Sin embargo, cuando uno nota que se están violando unos derechos y uno hace el ejercicio de denunciarlo a través de los canales correctos y la queja cae en oídos sordos… no queda de otra que radicar una demanda”, sostuvo la periodista puertorriqueña Marisol Seda en un conversatorio el martes.  

La comunicadora con 30 años de experiencia denunció, en 2018, por discrimen de género, a Charters Communications, empresa a la que pertenece el canal NY1 Noticias, debido a que, a pesar de recibir elegios por su trabajo, nunca fue considerada para ocupar una plaza a tiempo completo y mucho menos para pertenecer al equipo de anclas.

“Nosotras hacemos una carrera periodística denunciando injusticias contra los ciudadanos de nuestra comunidad, denunciando la disparidad para personas desventajadas, denunciando corrupción, y, cuando a nosotras nos toca la injusticia, nos tenemos que callar y tenemos que aceptarlo porque el reclamo cae en oídos sordos: una invisibilización total”, afirmó, por su parte, la periodista de WAPA TV Celimar Adames Casalduc.

Las comunicadoras narraron sus experiencias en el foro Latinas en TV: discriminación tras cámaras, organizado por Fundamedios, entidad dedicada a la promoción de la libertad de expresión y a la protección de los derechos periodísticos.

En el conversatorio moderado por Dagmar Thiel y Frank La Rue, también participaron la corresponsal de noticias en Telemundo Miami Karla Amezola Balagüer y la catedrática de la Escuela de Comunicación de la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Río Piedras, Lourdes Lugo-Ortiz.

Brecha salarial y destituciones por razones de género

En febrero, la reportera y exancla de Noticentro interpuso un recurso legal contra Televicentro Puerto Rico (WAPA TV) por un patrón de discrimen de género y de edad tras asegurar que recibió menos paga que sus compañeros varones y por ser removida de su puesto como presentadora de noticias mientras los hombres permanecen en sus posiciones.

“Es bastante sorpresivo y chocante para uno, después de dar la vida en una profesión que nos apasiona, (enterarse de la diferencia salarial entre hombres y mujeres)… Primero, uno se entera casi por casualidad. Luego, uno va corroborando cierta información. Te descorazonas”, apuntó Adames Casalduc.

La reportera aseguró que, a pesar de considerar que en WAPA TV la cuidarían por su larga trayectoria en la televisora, luego de muchos años, descubrió que la diferencia en remuneración económica, con algunos colegas, rondaba entre el 40 y el 45 por ciento.

Según la ganadora de premios Emmy y reconocimientos del Overseas Press Club y la Asociación de Periodistas de Puerto Rico, los contratos de confidencialidad que impiden a las personas hablar sobre sus compensaciones monetarias violan la Ley de Igualdad Salarial, que pretende evitar que los patronos usen el sexo como base para pagar un sueldo más bajo que al sexo opuesto.

“¿Cómo tú vas a reclamar un derecho que no puedes conocer? Si no sabes que te están violando un derecho, no lo puedes reclamar. Cuando le ponen esas cláusulas de confidencialidad, automáticamente, te cortan tu derecho a conocer y a reclamar”, puntualizó la periodista de gobierno y economía.

Además de la inacción ante reclamos salariales, la contratación, en enero, de la periodista Katiria Soto para ocupar el rol de mujer ancla, en el que Adames Casalduc se desempeñó hasta mayo de 2019, motivó el reclamo en la rama judicial, se desprende de la demanda.

Lee también: La cultura de secretividad sobre los salarios sostiene la brecha salarial

“Llevamos años viendo que las periodistas, después que echamos canas y después que tenemos que usar anteojos, no servimos y nos dan de codo. Tú ves frente a la pantalla a un presentador con sus canas que se ve sexy y que, sin embargo, le cambian a la presentadora. ¿Por qué él puede tener más de 40 años y su coancla tiene que ser de pronto de 20 años?”, cuestionó Seda.

A Seda, quien ha trabajado en Puerto Rico, Chicago y Nueva York, no la consideraron para la plaza de ancla en NY1, debido a que, para el director de noticias, la periodista lucía “acabada” y parecía “un trapo viejo”.

“Pareciera que solo las mujeres, tienen fecha de caducidad. En la medida que lo permitamos no denunciándolo y no diciendo que esto es un problema, (el discrimen por razón de género va a continuar sucediendo)”, añadió.

Contratos de confidencialidad impiden justicia para víctimas de acoso sexual

En 2016, Amezola Balagüer demandó a Liberman Broadcasting Inc., compañía dueña de la televisora Estrella TV, luego que no se investigara una denuncia por acoso sexual que la periodista interpuso en la oficina de Recursos Humanos del canal contra el vicepresidente de noticias, en ese entonces, Andrés Angulo.

No obstante, debido a los contratos de confidencialidad y arbitraje obligatorio el caso no se pudo discutir en un foro judicial público. En este último convenio, las partes de un acuerdo aceptan que cualquier conflicto se resolverá con una persona externa neutral, mas no por un tribunal.

Como consecuencia de la presentación del recurso legal ante la Corte Superior del condado de Los Ángeles, la empresa contrató a un ente investigador externo, pero, al finalizar la pesquisa, Estrella TV despidió a Amezola Balagüer por “no cumplir con los estándares de calidad que les exigen a sus periodistas”. Un tiempo después, Angulo renunció a su cargo.

“Decidí hablar desde un principio porque sabía que no podíamos tener un juicio… Estamos peleando por que se puedan abrir estos canales (legales) para los casos de acoso sexual”, subrayó la corresponsal de Telemundo.

En 2016, la expresentadora de Fox News Gretchen Carlson demandó al presidente de noticias del canal, Roger Ailes, por acoso sexual. Sin embargo, al igual que a Amezola Balagüer, los contratos de confidencialidad y arbitraje obligatorio impidieron que su caso se discutiera en un tribunal. Por lo mismo, Carlson ha exigido al Congreso que apruebe un proyecto de ley en el que estos convenios se invaliden en casos de acoso sexual.   

Discrímenes televisivos son reflejo de la sociedad

La profesora Lugo-Ortiz, experta en asuntos de comunicación masiva con concentración en estudios sobre mujeres, afirmó que las valoraciones de género no son exclusivas de la televisión.

“Las experiencias de las colegas son representativas de la desigualdad por razón de género que se vive no solamente en los noticiarios, sino en la sociedad en general, y los noticiarios lo que hacen es reproducir y reconstruir la misma desigualdad”, sentenció.  

La coordinadora de Puerto Rico del Monitoreo Mundial de Medios, desde 1995, indicó que, en todos los informes que se publican cada cinco años, las mujeres han resultado subrepresentadas como fuentes, reporteras y presentadoras de noticias.

“El contenido (de los noticiarios) no es solamente periodístico, pues las formas y las imágenes están llenas de contenido”, apuntó la catedrática.  

Comparte: