Mujeres contra LUMA manifiesta su coraje ante abusos con el servicio de luz

Mujeres contra Luma se manifiestan frente al Negociado de Energía de Puerto Rico.

(Foto de Facebook de Jornada: Se acabaron las promesas)

Angie Torres fue empleada de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) por 26 años. Cuando el gobierno de Puerto Rico cedió mediante contrato la transmisión y distribución de energía a LUMA Energy, desistió de pasar a trabajar a la nueva compañía porque perdería su retiro y otros beneficios que tenía como servidora de la corporación pública.

Como abonada, también ha sentido como un cantazo los tres aumentos que en ocho meses se les han impuesto a los hogares y negocios en Puerto Rico.

Torres es ahora una de las portavoces de Mujeres contra LUMA, que este miércoles se manifestó frente a las oficinas del Negociado de Energía de Puerto Rico (NEPR) para denunciar su ineficiencia y exigir la anulación del contrato, que catalogó como “horrible por todas partes”.

“Tras que nos afecta en el trabajo, yo soy madre soltera, jefa de familia […] Ahora mismo, yo, como madre, tengo que elegir entre pagar la luz, que el último alza fue de $26, más lo que ya venía y lo que viene ahora, versus los medicamentos de nuestros niños. Entonces, las madres tenemos que escoger qué es lo esencial para nuestros hijos, cuando la luz y el agua son servicios esenciales que se tienen que quedar en el pueblo”, explicó Torres. 

De esta forma, ejemplificó cómo los aumentos en el costo de la energía y la inestabilidad del sistema afectan de manera desigual a las mujeres en Puerto Rico.

“Nosotras, además de ser mujeres asalariadas, tenemos el cuido de la niñez, tenemos el cuido de nuestros padres o madres, que son trabajos que no nos remuneran, no recibimos un salario. Así que, tenemos más carga, con unos salarios muy bajos. Literalmente, no nos da para vivir”, expuso Angélica Acosta, trabajadora de la industria privada y miembro de Mujeres contra LUMA. 

Entre los reclamos del grupo se sumó el mantener todo el sistema de servicios eléctrico como un ente público. Además, llamaron a que se restituyan a los y las trabajadoras de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE), y se establezca una administración seria y responsable de esa entidad pública.

“Sí, hay que reestructurar la AEE con energía renovable, pero no como ellos lo hicieron. Entregaron la AEE a esta entidad con un contrato en el que solo se beneficia económicamente LUMA porque el pueblo de Puerto Rico no tiene ningún beneficio”, sentenció Torres.

Durante la manifestación, se unieron miembros del magisterio –tanto jubilados como activos–, grupos sindicales, personas particulares y organizaciones feministas y comunitarias. 

Las Mujeres contra LUMA entregaron material educativo a las personas que pasaron por la zona e hicieron un piquete, luego que la Policía cerrara parte del paso vehícular. No obstante, la organización reclamó que no lo solicitaron y reclamaron que la Uniformada quería limitar que entregasen información a la ciudadanía.

“A tono con nuestra manifestación de hoy, reclamamos que se elimine el NEPR, que solo sirve como sello de goma para el gobernador de turno e intereses privados […] y que no vela por los intereses de los consumidores residenciales”, puntualizó Teresa Sepúlveda Lancastro, también portavoz de Mujeres contra LUMA.  

Entre los reclamos de la manifestación también se encontraba que se acogiera la propuesta de la organización Queremos Sol, que propone generar la mitad de la electricidad con fuentes de energía renovable. Asimismo, hicieron un llamado a que la ciudadanía tome la calle para reclamar lo que le pertenece.

Comparte:
Valeria María Torres Nieves
Escrito por Valeria María Torres Nieves
Periodista de Yauco, Puerto Rico. Egresada de la Universidad de Puerto Rico Recinto de Río Piedras con un bachillerato en Información y Periodismo. Le interesan temas de género, historia, política, cultura, raza y educación.