La equidad se estanca entre el silencio, las mentiras y la machoexplicación del debate

César Vázquez, Alexandra Lúgaro y Juan Dalmau

El silencio de los aspirantes a la gobernación Pedro Pierluisi, del Partido Nuevo Progresista, y Carlos Delgado, del Partido Popular Democrático, sobre la situación de la violencia de género y la inclusión de una perspectiva de género en las escuelas se puede traducir en muchas palabras.

Como si se tratara de un vecindario en el que residentes escuchan, pero no toman acción ante la violencia de género que ocurre en la casa de al lado, los representantes de los dos únicos partidos que han gobernado al país se quedaron callados como si no se sintieran aludidos con temas urgentes en la agenda de gobierno. Esta falta de compromiso con ambos temas formó parte de El gran debate que se llevó a cabo anoche en Wapa TV. 

Pierluisi y Delgado no se pronunciaron sobre los feminicidios ni ofrecieron una posición contundente sobre la educación con perspectiva de género.  El candidato independiente Eliezer Molina también se quedó de espectador sin hacer el mínimo gesto de abonar su punto de vista a la discusión.  

El exsecretario de Justicia nombró a las mujeres en otro segmento en el que se debatía sobre la representación de Puerto Rico en el certamen Miss Universe si se alcanzara la estadidad. Pierluisi dijo: “Nuestras mujeres siempre van a ser las más bellas del mundo”. 

La defensa de la importancia de la implementación de un currículo con perspectiva de género y la oportunidad de darle la visibilidad a los feminicidios recayeron sobre los hombros de la candidata Alexandra Lúgaro, del Movimiento Victoria Ciudadana.

Ante la visión fundamentalista y excluyente de César Vázquez, de Proyecto Dignidad, Lúgaro resaltó el estado de emergencia que se vive en Puerto Rico, donde, precisamente, el miércoles en la noche, un hombre asesinó a dos mujeres, en Santa Isabel y en Patillas. También asesinó a un hombre como parte de la cadena de crímenes, y este caso también se vincula con la investigación por violencia de género. Según datos del Observatorio de Equidad de Género, en el 2020, han ocurrido 32 feminicidios. De estos, 10 han sido perpetrados por parejas o exparejas de las víctimas. 

A pesar de estas cifras actuales, y de los resultados del informe La persistencia de la indolencia: feminicidios en Puerto Rico 2014-2018 en el que sobresale que ocurre un feminicidio cada siete días, Vázquez centró su exposición en comparar los asesinatos de mujeres con los de los hombres porque “todas las muertes son importantes”, ignorando el problema centenario de que a las mujeres las matan por ser mujeres, y las matan, principalmente, sus parejas o exparejas. También, aprovechó sus minutos para oponerse a la integración de la perspectiva de género como estrategia para combatir las desigualdades entre hombres, mujeres y personas de la comunidad LGBTTIQ+. Se trata de una estrategia para combatir la inequidad avalada por organismos internacionales e implementada con éxito en otros países. 

“Lo que dice es hasta ofensivo. Las muertes que él habla son personas que no murieron por su género. Aquí, estamos hablando que, en las últimas 24 horas, dos mujeres fueron asesinadas por el hecho de ser mujeres. Aquí, estamos hablando de que la perspectiva de género es la herramienta más poderosa para acabar con esa desigualdad y de que nosotros por prejuicios y por no conocer unos conceptos, y tergiversarlos, estamos privando a las mujeres de la única herramientas que pueda salvarlas”, expresó Lúgaro.  

Juan Dalmau, del Partido Independentista de Puerto Rico, se integró al tema con un “Alexandra tiene razón”, y recordó un incidente de agresión física en el que intervino hace un tiempo. El candidato escogió contar una experiencia personal. 

Vázquez indicó, además, que en su gobierno no va a “imponer ninguna religión. Tampoco vamos a permitir que se imponga una ideología que no responda a la realidad biológica del género humano”. Según su criterio, la perspectiva de género “atenta con el derecho de los padres a criar a sus hijos”. 

“La perspectiva de género lo que dice es que sus condiciones y oportunidades no están determinadas por sus genitales, lo que hace es que las niñas que hoy nos están viendo sepan que pueden llegar a ser gobernadora, que no tienen que conformarse con otros puestos y pueden aspirar a lo que quieran. De igual forma, los jóvenes y niños que nos ven (sepan) que no hay tal cosa como cosas para nenes y cosas para nenas. Por eso, es que vemos tanta desigualdad y, por eso, el 70 por ciento de quienes viven en pobreza son, precisamente, las mujeres”, enfatizó la aspirante a gobernadora.

La incorporación de una perspectiva de género es el enfoque que ha elegido el Sistema de las Naciones Unidas y la comunidad internacional para avanzar con los derechos de las mujeres y las niñas. Es una estrategia para implementar mayor igualdad para las mujeres y niñas en relación con los hombres y niños, establece ONU Mujeres en su guía de terminologías. “La incorporación de una perspectiva de género es el proceso de valorar las implicaciones que tiene para los hombres y para las mujeres cualquier acción que se planifique, ya se trate de legislación, políticas o programas, en todas las áreas y en todos los niveles”, se detalla en el documento. 

No faltó la machoexplicación

En el debate, también quedó en evidencia la machoexplicación (mansplaining), por parte de Vázquez, cuando dijo: “No sabes de lo que estás hablando”. El candidato conservador hizo referencia al acompañamiento que, como pastor, ofreció a víctimas de maltrato. 

“Yo busco un gobierno en el que, en lugar de acompañarles en el sufrimiento, podemos prevenir que sufran. No es acompañarlas después que han sufrido, no es acompañarlas cuando ya no ven posibilidades. Es desde la escuela y hogar para que no tengan que pasar por esas situaciones, y eso solamente se logra con un currículo con perspectiva de genero”, puntualizó Lúgaro.

Lee aquí: Instan a las 121 candidatas oficiales a adelantar la agenda de la equidad

Comparte:
Amary Santiago Torres
Escrito por Amary Santiago Torres
Periodista y profesora. Cuenta con 20 años de experiencia en la prensa puertorriqueña con énfasis en temas culturales. También, se ha desempeñado como editora de textos periodísticos y comerciales.