Mujeres de manos diestras. Fuertes muñecas amarran la zapata. Con sonrisa plena, bajo el sol se desplazan. Mezclando, cortando, soldando. Aseguran con firmeza, el soporte de algún plano y edifican sin reparo, pilares de lo urbano. Majestuosa arquitectura que con carácter emana. Elegancia minuciosa es sostén de la estructura, con paciencia y consistencia, levantando una armadura. Te define lo concreto y no vacilas en amagues. No hay bota que te detenga, ni capataz que te amilane. De naturaleza valiente, siempre dispuesta, siempre al frente. Trabajadora incansable, afanosa y ágilmente, te vas apoderando del espacio, sin rodeo y libremente.

Comparte:
Ana María Abruña
Escrito por Ana María Abruña
Fotoperiodista y videógrafa. Es egresada de la Escuela de Comunicación de la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Río Piedras. Inició su carrera profesional en el periódico The San Juan Star en 1997. Cubrió noticias de última hora, deportes, espectáculos, moda e interés humano para el periódico Primera Hora, luego GFR Media, por 17 años.