Type to search

Lolita Lebrón: tres legados de la revolucionaria

“Busquemos dentro de nosotros nuestro mejor ser. Y yo les aseguro a ustedes que hubiésemos sido libres hace mucho tiempo”.
-Lolita Lebrón Sotomayor
Homenaje en Vieques (2005)

El 2 de marzo de 1954, la portada del New York Times estableció que “una mujer y sus cómplices” habían tiroteado, el día anterior, la Cámara de Representantes de Estados Unidos para exigir la liberación de Puerto Rico.

Y 50 años más tarde, la misma mujer apareció en otra portada, esta vez la del Washington Post Magazine, con el titular Cuando el terror usó lápiz de labio.

Ella era Dolores Lebrón Sotomayor, Lolita, quien retó la narrativa dominante de doble manera. Para el imperialismo, una costurera de Lares se enfrentó a balazos al imperio de su nación. Para el machismo, una mujer dirigió a tres hombres que presentaron dudas en el último instante.

Te presentamos tres legados que Lolita, la revolucionaria, le dejó a las luchas de liberación de su tiempo y el nuestro.

Líder y dueña de sus actos

Yo soy responsable de todo”. 
–Lolita Lebrón Sotomayor
Carta en su cartera, 1 de mayo de 1954

Lolita fue una de miles de boricuas que emigraron del campo (Lares) al este de la metrópolis (Nueva York) a principios del siglo XX.

Y como muchas mujeres latinas y puertorriqueñas, trabajó de costurera para fábricas que explotaban a las minorías excluidas de la riqueza en la ciudad.

Estas condiciones despertaron su conciencia política mientras el Partido Nacionalista buscaba atraer la atención mundial de vuelta al caso de Puerto Rico en la recién creada Organización de las Naciones Unidas (ONU).

En 1953, la ONU creyó a Estados Unidos que el Estado Libre Asociado era el fin del coloniaje y el logro del autogobierno.

Como significaba que la comunidad internacional dejaría de ver nuestro caso colonial cada año, el Partido Nacionalista eligió hacer una demostración armada en la que no se pudiera ignorar: el Congreso que ejerce poder plenario sobre nuestro territorio.

La líder de ese ataque fue aquella costurera lareña: Lolita. Nos referimos a ella como líder, ya que uno de sus compañeros ese día, Rafael Cancel Miranda, expresó que hubo dudas de último minuto ante las condiciones desfavorables del día. Y afirmó que fue Lolita quien dijo que si ellos no iban, ella iría sola.

Además, aunque tanto la Policía como sus compañeros coincidían en que ella había disparado para el techo sin herir a nadie, no pidió trato distinto.

En la rueda de prensa, Lolita dijo: “Vine a Washington a morir, no a matar”.

En su cartera, llevaba una nota al lado de un rosario, un crucifijo y una bandera de Puerto Rico. En la misma, asumió toda responsabilidad:

“¡Ante Dios y el mundo mi sangre clama por la independencia de Puerto Rico! Doy la vida por mi patria. Este es un grito de victoria en la lucha por la independencia, que por medio siglo ha luchado por la tierra que nos pertenece.

Declaro que Estados Unidos ha traicionado los principios humanos sagrados con la subyugación continua de mi país, en violación de su derecho de ser una nación libre y en las torturas a nuestro apóstol de la independencia: Don Pedro Albizu Campos.

(En el reverso) Yo soy responsable de todo”. 

 Lolita pasaría 25 años en prisión, al igual que sus compañeros. Ante las distintas oportunidades de pedir clemencia al gobierno, reiteró su firme postura de líder:

“No tengo nada por lo que pedir perdón y nunca le pediré clemencia a un gobierno que mantiene a mi pueblo esclavizado”. 

Inamovible frente el machismo

“La consagración no es al obstáculo ni a esos hombres”. 
-Lolita Lebrón Sotomayor,
Entrevista (1979)

¿Era Lolita Lebrón una vocal feminista? No nos atrevemos a realizar tal aseveración, pues no encontramos una referencia directa de ella asumiéndose como tal.

Sí, encontramos que la desigualdad de género estuvo presente en su despertar político. Dijo la siguiente observación de su tiempo en Nueva York: “La opresión de las mujeres puertorriqueñas, que además de cuidar sus casas y familias, tenían que trabajar fuera para regresar a casa a bregar con esposos difíciles”.

En una entrevista a Gloria Waldman al salir de prisión, demuestra una conciencia más firme de la opresión machista en su vida y en nuestra sociedad. Sobre la recepción a su liderazgo dentro del Partido, respondió así:

“Fue un poco negativa. Pues, siempre existe el machismo, tú sabes. Es el machismo tradicional a través de todos los siglos y aún está bastante arraigado en Puerto Rico y en el movimiento de liberación (…) Ese sistema de que la mujer es inferior al hombre; que si la pudiéramos callar cuando ella habla; que ella no debía de hablar porque ella va y dice algo que a nosotros no nos cae bien o ella tiene un estilo diferente. El hombre desea que una obre con el pensamiento de él. Todavía el hombre no ha realizado que nosotros estamos liberándonos, ¿verdad? Ahora, la mujer nacionalista está liberada, yo quiero que tú sepas eso. A nosotros no nos detiene nadie. Absolutamente nada nos detiene en la senda de la lucha. Encontramos muchísimos obstáculos pero no nos importa porque la consagración no es al obstáculo ni a esos hombres, sean quienes ellos sean. Es a la lucha, la causa, la Patria”.

La lucha continua y colectiva

“En Puerto Rico las mujeres estamos luchando”.
-Lolita Lebrón Sotomayor
Convocatoria a su actividad: 100 mujeres por la independencia (2008)

Lolita regresó a su patria y, aunque nunca se arrepintió de aquel 1 de marzo, redirigió su visión hacia la poesía y la lucha no-violenta.

Uno de sus últimos actos públicos fue en apoyo de la lucha viequense en contra de la permanencia de la Marina estadounidense. Allí, entró a los terrenos y ejerció desobediencia civil, por lo que fue arrestada en su tercera edad.

En sus últimos días, nos dejó estas palabras, explícitamente sobre las luchas colectivas dirigidas por mujeres puertorriqueñas:

“Que todo el mundo sepa que en Puerto Rico las mujeres estamos luchando por como trabajadoras, por un ambiente sano, por las comunidades, por los presos políticos, por la niñez, en defensa de la cultura y de todo derecho que pretenden quitarnos constantemente. Queremos que todo el mundo sepa que las mujeres en Puerto Rico apoyamos, exigimos y estamos luchando por la independencia de Puerto Rico”. (100 mujeres por la independencia, 2008)

Lolita ha pasado a ser un símbolo para nuestro país: la costurera vuelta líder, la inamovible ante el machismo de sus propios colegas, la continua lucha hasta el descanso eterno.

Ella nos deja un legado patriota y feminista que emular hoy.

 ¡Qué viva la lareña: Dolores Lebrón Sotomayor!


Te pudiera interesar

Guía Educativa GRATIS: Puertorriqueñas Históricas. Haz download aquí.

Referencias:

Nationalist Heroines: Puerto Rican Women History Forgot, 1930 – 1950s (2016) Olga Jiménez de Wagenheim

Entrevista con Lolita Lebrón, 1979, Gloria Waldman, CUNY

Homenaje en Vieques, 2005, José Rivera
Convocatoria a actividad: 100 mujeres por la independencia, 2008,  Lolita Lebrón

Carta en su cartera, 1 de marzo de 1954, Lolita Lebrón

 

¿Puedes apoyar el periodismo feminista?

Nuestro trabajo de periodismo feminista es independiente y se sostiene, en gran parte, por el apoyo de nuestra audiencia. En tiempos en que los intereses antiderechos acechan nuestras libertades, el periodismo feminista es aún más pertinente. Puedes ayudarnos a fortalecerlo, con una aportación mensual o con un donativo, asegurando que todo nuestro contenido se mantenga accesible y gratis todo el tiempo, para todo el mundo.

¡APOYA NUESTRO TRABAJO!

HAZ TU APORTACIÓN MENSUAL

Haz una donación en

  • trending_upActivismo
    whatshot¡Cambia ya!