“¡Hospital para Vieques ya! ¡Justicia para Jaideliz!”

Jóvenes viequenses reclaman justicia para su compañera Jaideliz Moreno Ventura, quien murió ante la falta de servicios de salud dignos.

(Mía Zenón Guadalupe, Amaya Cruz Ventura, Yamiralis Laó Abreu y Alana Feliciano Ventura)

El 12 de enero de 2020, Jaideliz N. Moreno Ventura, de 13 años, murió en el refugio que se ha habilitado en Vieques luego de que el huracán María destruyera hace más de dos años el centro de salud. Su muerte fue la evidencia más reciente de la falta de servicios de salud dignos para los residentes de la isla municipio y motivó una protesta liderada por jóvenes en reclamo de un hospital, que se realizó esta mañana frente al Capitolio. Allí, sus amigas y primas leyeron la siguiente declaración. 

Yamiralys Laó Abreu:

Soy Yamiralys Laó Abreu, una niña viequense, sin la oportunidad de haber nacido en Vieques. Así como toda mi generación. Hoy me acompaña Mía Zenón Guadalupe, Alana Feliciano Ventura, Amaya Cruz Ventura y otros niños y jóvenes viequenses. Estamos aquí para expresarles nuestro sentir sobre la situación actual con el hospital en Vieques.

Como ya saben, el pasado 12 de enero, mi compañera, Jaideliz Moreno Ventura fue llevada de emergencia a lo que conocemos como el hospital de Vieques. Cinco horas y diez minutos más tarde, la perdimos por lo que hoy sabemos que fue una combinación de negligencias de distintas personas llamadas a servir.

Aunque sabemos que la vida no es eterna, también sabemos que Jaideliz no tuvo la oportunidad de recibir los servicios de emergencia necesarios para salvarle la vida. Eso no tiene perdón.

Mis compañeros y yo estamos hoy aquí para decirle al Gobierno y al Departamento de Salud que no importa cuántas veces ellos quieran hacer ver que las cosas están bien y que los servicios de salud se están brindando, nosotros sabemos y sufrimos la verdad. A nuestra corta edad somos testigos de cómo el gobierno nos ha abandonado.

Mía Zenón Guadalupe:

Escuchamos muchos cuentos, muchas excusas, muchas promesas, pero a la hora de la verdad ninguno de estos nos sirve. Voy a empezar por aclarar que este problema existe desde mucho antes del paso del huracán María. María lo agudizó y lo trasladó de un edificio con más comodidades a un refugio con camillas y vagones. Muchos de nuestros padres y madres evitan a toda costa llevarnos a la sala de emergencias en Vieques. Prefieren arriesgarse tomando la lancha (con todos los problemas que eso conlleva) y traernos una sala de emergencia aquí, en la isla grande. Pero, hay veces que eso es imposible y no tienen otro remedio que llevarnos al refugio en Vieques, donde nos enfrentamos a la insensibilidad, el abandono y la escasez.

Alguna de las situaciones que podemos encontrar en la sala de emergencia incluyen: personal no especializado, espacios reducidos, trato hostil y amenazas, falta de medicamentos y equipos, problemas al coordinar traslados de emergencias, entre otros. No se confundan. No todo el personal que trabaja allí es malo. Contamos con algunos profesionales que dan el máximo dentro de la escasez. Pero, con buenas intenciones no sobrevive un pueblo. ¡Tenemos que asegurar que estos servidores públicos hagan el trabajo que les corresponde, porque su negligencia nos cuesta vidas! ¡No podemos permitir que los responsables de la muerte de Jaideliz sean protegidos y permanezcan en sus labores poniendo así en riesgo la vida de otros!

Alana Feliciano Ventura:

Mi familia y yo, acompañados por el pueblo de Vieques, exigimos una solución real a esta situación. La muerte de mi prima tiene que servir para desenmascarar el continuo abuso y abandono en que vivimos los viequenses. Exigimos que se investigue responsablemente y tomen acción contra todos los culpables. ¡Que se investigue el médico que no la trató por más de una hora! ¡Que se investigue al pediatra, que llegó una hora y media tarde! ¡Que se investigue a la administradora del hospital, que dijo que todo estaba bien! ¡Que se investigue al Departamento de Salud, que nos tiene en el abandono! ¡Que se investigue a la gobernadora, que visitó al refugio y vio en qué condiciones estaba! Tal vez, mi prima estará viva si estas personas hubieran hecho el trabajo por el cual el pueblo les está pagando.

Pedimos un hospital donde podamos sentirnos seguros de recibir servicios de calidad. Pero, en lo que tenemos en este hospital, que sabemos tardará unos años, exigimos que se atiendan todas las faltas que hemos mencionado y todas las que el departamento de salud conoce que existen.

Por último, exigimos que las islas municipio cuenten con una ambulancia aérea equipada y accesible en todo momento.

Al gobierno le toca proveernos de sistema de salud confiable para tener la certeza de que cuando lo necesitemos, estaremos en buenas manos.

A ustedes, la prensa, le pedimos que llegue nuestro mensaje que no lo dejen caer que sean un medio para llevar nuestros reclamos y que le den seguimiento estas investigaciones que no permitan que el gobierno que salga una vez más con la suya.

Amaya Cruz Ventura:

Al pueblo de Puerto Rico, le pedimos, empatía y solidaridad. Sabemos que hay muchas injusticias ocurriendo, pero no se olviden de nosotros. No nos merecemos este abandono. Somos seres humanos.

A nosotros, los viequenses, nos toca continuar esta lucha. Que no haya duda que, tal como hicieron nuestros padres y abuelos en la lucha contra la Marina, nosotros no descansaremos hasta obtener los resultados deseados. ¡Iremos a donde haya que ir, haremos lo que haya que hacer!

A mí y a los compañeros de clase de Jaideliz, nos toca terminar un año escolar viendo a diario una silla vacía, extrañar su sonrisa y necesitar su mano amiga. Nos enfrentamos a una graduación de escuela intermedia sin su compañía, pero con la certeza que celebra con nosotros desde un lugar especial.

Hay eventos en la vida que te cambian. Este es uno de esos, ha cambiado nuestra sonrisa por llanto, nuestra alegría por miedos y nuestro pupitre por protesta. Ustedes no están acostumbrados a ver a niños y adolescentes levantar su voz de protesta, nosotros tampoco estamos acostumbrados a protestar. Pero, hoy nos toca. Siempre me enseñaron que la única batalla que se pierde es la que no se da.

Esto es por Jaideliz, por mí y por todo Vieques. Lucharemos para asegurar que si perdemos a otra vida viequense no sea por negligencia o dejadez del gobierno.

¡Hospital para Vieques ya!

¡Justicia para Jaideliz!

¡Equipen el refugio como es debido si lo quieren llamar la sala de emergencia, no hay tiempo que perder! Cada día que dejan pasar, arriesga nuestras vidas.

Gracias.

Comparte: