Estamos alertas ante la implementación del Estado de Emergencia

El estado es responsable / Ana María Abruña / Todas

“¿Hasta cuándo el estado sosteniendo el patriarcado?”

“¿Dónde estaban cuándo nos mataban?”

“Tranquila hermana, aquí está tu manada”

“No fue la hora, no fue el lugar, no fue la falda, FUE EL MACHARRÁN”

“A la Policía, le quedan dos caminos, unirse a las mujeres o ser sus asesinos”

“Por nuestras muertas, toda una vida de lucha”

“Nos matan, nos violan y el gobierno nos ignora”

“Contra la violencia, ESTADO DE EMERGENCIA”

– Manifestaciones exigiendo un Estado de Emergencia, 2018-2020

Recibimos ayer la noticia de que el gobernador, Pedro Pierluisi, declararía un estado de emergencia para atender la violencia de género. Debo decir que me tomó por sorpresa. Luego de dos años y dos meses, de más de 100 mujeres, entre ellas mujeres trans asesinadas, parecía que seguíamos exigiendo y proponiendo al vacío. Ayer, al ver la notificación, no podía creerlo. Parecía irreal que luego de repetir tantas veces “ESTADO DE EMERGENCIA” en la calle, en las reuniones, en La Fortaleza, en el hemiciclo del Senado, a quienes a estas alturas se atreven a continuar con su agenda negacionista, el gobernador hubiera escuchado el reclamo.

Y no lo podía creer por una simple razón: Pedro Pierluisi está señalado de dos de las tantas violencias que supuestamente intentará combatir con esa declaración de estado de emergencia. Pareciera que irá contra él mismo. No olvidamos -aunque le hayan lavado bien la cara- la denuncia de acoso sexual y abuso emocional que vio la luz pública días antes de las elecciones. A cualquier otra persona con menos poder y dinero, esto le hubiera costado hasta la candidatura. Sin embargo, Pedro Pierluisi junto a su hermana querida, Caridad Pierluisi, decidieron simplemente negar las denuncias –a la vez que revictimizaron a la querellante- y acusaron al Partido Popular Democrático de haberles fabricado el caso. Había mucho que perder y no estaban dispuestos a permitirlo. Luego de esa conferencia, no se volvió a tocar el tema.

Ya sabemos qué pasó después de aquellas tremendas elecciones en las que todavía en diciembre no teníamos números oficiales. Hoy, le pagamos la renta a Pedro Pierluisi -y también a Caridad- en la Fortaleza. Se me hace difícil creer que, en poco más de dos meses, este señor pudo reconocer la violencia de género que vive el país y no la que se le señaló contra otra mujer. Lo que no se me hace difícil comprender es que Pedro Pierluisi tiene un gobierno compartido en la Legislatura y lo sabe. Tan reciente como esta semana, hubo intensos debates entre senadoras y posturas que una pensaría que se quedaron en otro siglo. Sin embargo, el Senado, en una votación de 22 a favor, 2 en contra y 2 abstenidos le envió un mensaje contundente al gobernador en cuanto a su postura sobre la violencia de género.

La implementación de esta orden ejecutiva está por verse. No olvidamos el pedigrí de Pierluisi. Aún así me aferro a la esperanza.

Hace exactamente dos meses, rodeadas de antorchas y muchas emociones, nombramos a las mujeres que habían sido asesinadas hasta ese momento. Recuerdo con claridad las caras de mis compañeras, las lágrimas y el estruendo que producía la palabra “PRESENTE” en cada nombre. Todavía veo el altar, las flores y las tantas notas que mucha gente dejó en el buzón para sus mariposas. Luego, la risa, el abrazo distante por la pandemia, la certeza de tenernos. A ellas, regreso cuando dudo, cuando me confunden las movidas políticas para quedar bien.

Estamos alertas. La calle siempre está abierta y a ella volveremos.

Lee aquí: Estado de Emergencia por violencia de género: un reclamo feminista por 793 días

Comparte:
Xiomara Torres Rivera
Escrito por Xiomara Torres Rivera
Hispanista, educadora y comunicadora en formación de Hormigueros, Puerto Rico. Le interesan los temas de las maternidades, la educación con perspectiva de género, la raza y la clase.