Pierluisi se compromete en desarrollar un currículo con perspectiva de género

Ante la entrada en vigor de la orden ejecutiva que declara un estado de emergencia por violencia de género, el gobernador Pedro Pierluisi Urrutia afirmó este lunes que la medida contempla la creación de un currículo con perspectiva de género en las escuelas del país como una de las políticas públicas para atacar el problema.

A pesar de su aseveración, el primer mandatario no respondió si retomarán los trabajos del exsecretario de Educación Rafael Román Meléndez o impulsará un proyecto nuevo para incluir la perspectiva de género en las instituciones educativas. 

“Parte del trabajo del Comité PARE es asesorar en la implementación de un currículo con perspectiva de género. Estamos atendiendo todas las ramificaciones de este tema», sostuvo el primer ejecutivo en conferencia de prensa desde La Fortaleza. 

El Comité de Prevención, Apoyo, Rescate y Educación de la Violencia de Género (Comité PARE), creado a raíz de la orden ejecutiva anunciada ayer, domingo, tendrá el propósito de recomendar medidas y fiscalizar políticas establecidas para erradicar la violencia de género en Puerto Rico. 

Durante la administración gubernamental de Alejandro García Padilla, de 2013 a 2017, Román Meléndez desarrolló un currículo con perspectiva de género para su implementación en todos los grados y materias. 

Este plan del 2015 fue avalado por diversos sectores, incluida la Oficina de la Procuradora de las Mujeres, que, para ese entonces, era Wanda Vázquez Garced. Sin embargo, fundamentalistas y religiosos se opusieron a la incorporación de este currículo en aquel momento. 

“Estamos comprometidos con establecer un proceso para desarrollar un currículo de perspectiva de género que ayude a combatir las causas que contribuyen a la desigualdad, el discrimen y la violencia”, establece la orden ejecutiva.

El gobernador propuso que se discuta el currículo con perspectiva de género con la comunidad escolar y que se incorpore a nivel regional, progresivamente. Sin embargo, explicó que la responsabilidad recaía sobre la secretaría de Educación. 

“Esta orden es mucho más abarcadora y a tiempo con los reclamos que se han recibido de las organizaciones que atienden a las víctimas”, declaró Pierluisi Urrutia.

Sin embargo, esta declaración de urgencia por las diversas modalidades de la violencia de género es un reclamo que organizaciones feministas llevan solicitando desde el 2018. Tomó 793 días para que sus exigencias fueran recogidas en una orden ejecutiva con propuestas concretas. 

Lee aquí: Estado de Emergencia por violencia de género: un reclamo feminista por 793 días

“Yo puedo, en cualquier momento, emitir una orden ejecutiva, particularmente, para atender ese tema (el currículo con perspectiva de género). No lo descarto. En este momento, no lo ordeno porque está en manos de la secretaría y del Departamento de Educación, pero si lo tuviera que hacer, lo hago”, aclaró Pieluisi Urrutia sobre la incorporación de un currículo con perspectiva de género en las escuelas, una de las promesas de su campaña. 

Asimismo, Pierluisi Urrutia explicó que el presupuesto de la orden ejecutiva será la suma de las necesidades de cada agencia. Reiteró que convocará a los medios, en su momento, para compartir, públicamente, la petición presupuestaria a la Junta de Control Fiscal para la ejecución de las políticas incluidas en el documento del estado de emergencia.  

“Ha llegado el momento en que tenemos que trascender esto, cambiar conductas, cambiar patrones. Que se acabe el machismo y los crímenes de odio. Yo espero que, en la ejecución, hagamos la diferencia”, aseveró sobre la orden que termina en junio de 2022.

La secretaria de Educación, Elba Aponte Santos, compartió que ya en las escuelas se están abordando los temas de perspectiva de género en las clases de Salud y Civismo desde el programa piloto de las escuelas coeducativas. Sin embargo, no quedó claro cuáles han sido los resultados y si se considera extenderlo a más planteles.

 

“Aspiramos a trabajar con un enfoque preventivo. Sabemos que todas estas situaciones de violencia tenemos que trabajarlas desde la niñez y la infancia. Comenzar el manejo de emociones, la autoestima de las personas, esa seguridad tan importante que me permite comprender y respetar a los demás”, manifestó Aponte Santos.

El programa piloto de las escuelas coeducativas es una iniciativa, presentada por la exsenadora novoprogresista Zoé Laboy Alvarado, para promover y educar sobre la equidad en escuelas elementales para atacar los estereotipos de género. Al momento, se desconoce sobre los resultados y no se ha discutido su desarrollo en la Asamblea Legislativa.

Recalcan la educación con perspectiva de género transversal

La educación con perspectiva de género es otro reclamo de las organizaciones feministas que trabajan las violencia de género desde todas sus modalidades. La directora ejecutiva de Proyecto Matria, Amárilis Pagán Jiménez, explicó que la incorporación de este tipo de currículo debe darse de manera transversal y no en una sola clase como la de Salud.

“Un currículo con perspectiva de género, que quiera lograr la equidad, tiene que comenzar por presentarles a las niñas y a los niños el mundo, mirado desde esa perspectiva. Que se conozca el valor de las mujeres y de los hombres, en sí mismos como entes que pueden aportar a las ciencias, las matemáticas, la política, la economía. Tiene que reconstruir los roles estereotipados de género dentro del hogar y las comunidades”, manifestó Pagán Jiménez. 

 

La licenciada detalló que el currículo trabajado, en el 2015, puede ser pieza clave para idear uno mejor, porque había sido producto de la discusión y análisis de expertos en educación con perspectiva de género e incluía una implementación en todos los grados y materias.

“Yo aspiraría y me gustaría que ahora, en el año 2021, se partiera ya de ese trabajo. Que podría mejorarse, por supuesto. No es lo mismo darle una miradita y mejorarlo que empezar de cero”, sostuvo la activista feminista. 

Lee también: Estamos alertas ante la implementación del Estado de Emergencia

Falta de datos confiables sobre violencia de género

Por otro lado, la nueva orden ejecutiva incluye la elaboración de informes estadísticos actualizados sobre la violencia de género. La falta de datos certeros sobre los feminicidios y otras violencias en la isla es una preocupación constante de organizaciones que atienden el problema.

La secretaria de la Familia, Carmen González Magaz, quien presidirá el Comité PARE, compartió que la orden ejecutiva vislumbra publicar un informe cada 45 días, en el que se incluyan datos recopilados por agencia.  

Además, González Magaz reiteró que la desinformación sobre qué es la perspectiva de género es un problema social que irán abarcando desde diversos sectores. 

“Los jefes de agencia van a estar participando y van a estar siendo concienciados sobre la sensibilidad y la inclusión. Nosotros tenemos que ser el modelaje de lo que es sociedad y comunidad”, dijo la secretaria.

Asimismo, el gobernador auguró que si las políticas públicas rinden resultados, se podría salir del estado de emergencia. De todos modos, reiteró que las medidas incorporadas no quedan sin efecto, sino que vienen a mejorar los servicios de cada agencia que trabaja la violencia de género.

Pierluisi Urrutia compartió que se encuentran en el proceso de reclutamiento de los tres representantes de organizaciones sin fines de lucro dedicadas a la lucha contra la violencia de género en Puerto Rico. 

 “Hay un momento en el que tú tienes que dar atención particular a un tipo de delito y yo creo que llegó el momento de darle atención particular a la violencia de género”, concluyó el gobernador.

Comparte:
Adriana Díaz Tirado
Escrito por Adriana Díaz Tirado
Periodista e investigadora. Egresada de la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Río Piedras (UPRRP). Cuenta con un bachillerato en Periodismo y una segunda concentración en Ciencia Política. Actualmente, cursa sus estudios graduados en Periodismo en la Escuela de Comunicación de la UPRRP. Sus temas de interés son política, género, salud, educación y cultura.