Type to search

“Érase una vez en el Caribe”: épica historia del oeste boricua

Fotos de la página eraseunavezenelcaribe.com / Kenneth Rexach

Cuando pensamos en el jíbaro puertorriqueño en la cultura popular, tenemos interpretaciones limitadas. Personajes sin dimensión, víctimas de su pobreza y controlados por sus deseos: baile, botella y baraja. Un disfraz importado de Latinoamérica que puedes comprar en Walmart.

La película Érase una vez en el Caribe comienza con una huelga. Los trabajadores de la Hacienda están reclamando mejor paga y trato. El líder es alguien que reconocemos inmediatamente como el “Idealista” y al lado suyo el “Oportunista”. La multitud se mueve para darle paso a nuestro “Héroe”, con machete en mano. Al otro lado del camino, los “Rompehuelgas” se preparan para picotear.

El director y escritor Ray Figueroa nos trae una película puertorriqueña influenciada por los vaqueros de Sergio Leone y los samuráis de Akira Kurosawa. En la montaña, las cosas se resuelven de frente con machetes que tienen nombre y piden sangre. Este es el mundo de “Juan Encarnación”, interpretado por Héctor Aníbal, un excapataz y ahora un simple trabajador de la caña.

La trama es sencilla, pero compleja a la vez. “Juan Encarnación” regresa de un día de trabajo y encuentra que se han llevado a su pareja “Pura” (Essined Aponte). “Juan”, ya sospechando a los culpables, comienza un peregrinaje de venganza con su hija “Patria” en mano (felicito a la niña que interpretó a “Patria” que a sus pocos añitos se robó todas sus escenas).

“Juan”, literalmente, corta un camino hacia “Pura” mientras los secuestradores le envían más y más obstáculos. Las peleas con los machetes son variadas, violentas, pero no gráficas. La coreografía está basada en el cocobalé, un baile de bomba con machetes. No voy a entrar en todos los detalles del camino de “Juan” y “Patria”, pero les digo que está lleno de acción, música, comedia y cariño por la montaña y los que la viven.

El otro lado de la historia, la carga “Pura” ahora secuestrada en una casona lujosa, donde se le tienta con trajes de seda, baños de jazmín y dulces de “afuera”. Todo esto puede ser su vida, solo tiene que ser la esposa del hombre que la arrancó de su familia.

“Pura” podría ser el personaje femenino pasivo, la razón para que “Juan” busque el machete de debajo de la cama y regrese a su vida violenta. Sin embargo, la película nos presenta una mujer activa e inteligente que tiene fe en su pareja, que ama a su niña por encima de todo.

“Pura” no es el único personaje femenino bien realizado. “Celia” (Kisha Tikina Burgos) es un personaje trágico, puesta para convencer a “Pura” de su gran suerte porque, en su experiencia la vida fuera de la hacienda, no es para mujeres. “Rosa”, interpretada por Dolores Pedro, es una mujer negra realista y luchadora, lista para pelear por una causa justa.

Le doy mención honorífica a “Mayoral Correa” (Néstor Rodulfo), o el vende patria tenaz y atrapado en el pasado; a “Mr. Beekman” (Modesto Lacén), trágicamente leal a su jefe gringo; y a “Lázaro” (Yussef Soto Villarini), el defensor de los trabajadores convertido trovador.

En los últimos años, hemos sido bendecides por los dioses del cine con producciones originales boricuas como Picando alante, Perfume de gardenias, La pecera y, sí, hasta Zack: enfrentamiento mortal, entre otras, y ahora podemos añadir Érase una vez en el Caribe a la lista.

El cine puertorriqueño está creciendo gracias al sacrificio y trabajo de cineastas, actores y personal que lo dan todo para darnos películas que nos representan y entretienen. Saquen sus machetes* y vayan a ver Érase una vez en el Caribe en el cine y prepárense para una épica historia del oeste boricua.

*Por favor, no lleven machetes a Caribbean Cinemas.

Lee otras críticas de Rosa Colón 

 

 

 

¿Puedes apoyar el periodismo feminista?

Nuestro trabajo de periodismo feminista es independiente y se sostiene, en gran parte, por el apoyo de nuestra audiencia. En tiempos en que los intereses antiderechos acechan nuestras libertades, el periodismo feminista es aún más pertinente. Puedes ayudarnos a fortalecerlo, con una aportación mensual o con un donativo, asegurando que todo nuestro contenido se mantenga accesible y gratis todo el tiempo, para todo el mundo.

Comparte este artículo:

¡APOYA NUESTRO TRABAJO!

HAZ TU APORTACIÓN MENSUAL

Haz una donación en

  • trending_upActivismo
    whatshot¡Cambia ya!
  • Madres contra la Guerra

    Madres contra la Guerra denuncia intento de intimidación del FBI a manifestantes pro Palestina

    Nosotras por nuestras vidas, 8 de marzo de 2024

    Toman el expreso para caminar libres y sin miedo

    8 de marzo de 2024, Coalición 8 de marzo

    Conmemoran 50 años de lucha por la justicia de las mujeres

    Lockheed Martin

    Cómo las mujeres están combatiendo a los fabricantes de armas del genocidio en Palestina

    Shariana Ferrer-Núñéz 8M2021_Claudia Carbonell7

    Shariana Ferrer Núñez es galardonada por su trabajo feminista

    Manifestación en apoyo a Palestina en Puerto Rico

    Palestina: “No se debe normalizar el dolor”

    Mujeres dominicanas se agarran de manos en la Jornada en el Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, en el 25 de noviembre de 2023.

    Denuncian las violencias contra las mujeres en el país de las Mirabal

    La activista viequense Katherine Martínez Medina al culminar su caso con un acuerdo comunitario

    Acuerdo novel da fin a caso contra la activista viequense Katherine Martínez Medina

    Colectiva Feminista en Construcción, Shariana Ferrer

    ¿Ocupar el gobierno o hacer revolución?: el debate de la izquierda feminista

    DIA DESPENALIZACION DEL ABORTO EN AMERICA LATINA Y EL CARIBE (28-SEPTIEMBRE-2023) 34

    #28S: Desmienten las frases “indignas” en defensa del derecho al aborto

    Vista preliminar Katherine Martínez Medina

    Katherine Martínez Medina no está sola. Toda una colmena la acompaña.

    Contra el desplazamiento

    Colectiva Feminista convoca a Día de Acción Comunitaria contra el Desplazamiento