Una mirada emocional al infinito y el más allá

Hubo un tiempo en que no había nada como pasear por Toys “R” Us. Les rogabas a tus padres por el último juguete que habías visto recientemente en la televisión. Pero siempre era el mismo comentario: “Toys “R” Us es caro”. A pesar de lo anterior, la emoción y el anhelo nunca se iba. Para el filme Lightyear, esa es la fuente de inspiración.

Antes de Toy Story, en el universo de Pixar, “Andy” tenía una película favorita protagonizada por “Buzz Lightyear”. Esta es la razón por la que recibió a “Buzz” como regalo. Si bien Lightyear no es la historia con los juguetes que amamos tanto, esta es la película que tenía a “Andy” tan emocionado por este nuevo juguete.

Lightyear está dirigida por Angus MacLane y escrita por MacLane en colaboración con Jason Headley. El elenco cuenta con voces familiares como las de Chris Evans, Keke Palmer, Peter Sohn, James Brolin, Taika Waititi, Uzo Aduba y Efren Ramírez.

La narrativa sigue a “Buzz Lightyear” (Chris Evans) mientras pasa años intentando regresar a casa después de haber sido abandonado en un planeta alienígena. Mientras intenta encontrar la solución para llevar a su equipo y a él mismo a casa, el Space Ranger se encuentra con un ejército de robots despiadados, comandados por “Zurg”, que se ha propuesto robar su fuente de combustible.

Los clips que aparecen en las películas originales de Toy Story se inspiran en muchos otros proyectos. La historia de “Buzz”, a veces, era una parodia de Star Wars y se reveló que “Zurg” era el padre de “Buzz” en Toy Story 2 (1999) al estilo de Star Wars: Episode V: The Empire Strikes Back (1980). La versión más reciente de la historia de fondo del personaje todavía juega con Star Wars, pero también tiene toques de Gravity (2013), de Alfonso Cuarón, e Interstellar (2014), de Christopher Nolan, lo que la hace perfecta para los fanáticos de las aventuras de ciencia ficción.

Si bien la historia en sí puede parecer simple para algunos espectadores, tiene mucho que ofrecer. Pixar Animation es reconocido por estar a la vanguardia con sus narrativas creativas y originales. Su fórmula está siempre presente y es predecible, pero siempre hay algo nuevo que admirar de esta casa productora. Siempre se intenta ir más allá y ofrecer algo que nos obligue a mirar hacia adentro. Esta vez, han tomado de una propiedad intelectual existente, la más exitosa para ser específicos. Pero, a pesar de ser algo que hemos visto innumerables veces, la última incorporación a la historia de “Buzz Lightyear” pudo proporcionar algo nuevo.

Hay mucho que admirar de esta película, pero el protagonista no es su atracción principal. Las verdaderas estrellas son las que completan su historia. “Alisha Hawthorne” (Uzo Aduba), “Izzy Hawthorne” (Keke Palmer), “Mo Morrison” (Taika Waititi) y “Darby Steel” (Dale Soules) tienen más sustancia. A través de ellos, podemos ver la diversidad en el color de la piel, la edad y la sexualidad.

Por muchos años, se ha señalado la falta de diversidad en películas del mainstream. Para justificar la presencia de mujeres negras en los medios de entretenimiento, muchos estudios han asignado como propósito narrativo mostrarle al protagonista, usualmente blanco, cómo puede mejorar como persona. Lightyear continúa formando parte de esta muletilla. 

En concreto, “Alisha” e “Izzy” son la parte más importante de la historia. Sirven como elemento de la narrativa para mostrarle a “Buzz” lo que tiene que aprender. Pero, en este caso, «Buzz” no es un personaje interesante si no fuese por quienes lo rodean, especialmente por “Alisha”, quien evoca a una reacción emocional al ver su arco de personaje.

Aquí, “Buzz” es testarudo y está decidido a corregir todos sus errores para arreglar las cosas. Pero eso, tiene un costo. Se pierde la vida de sus seres queridos porque está muy concentrado en ser un héroe y en erradicar su propia culpa. “Alisha”, por otro lado, aprovecha al máximo sus circunstancias. Ella le admite a su amigo que él debería estar más presente y perdonarse a sí mismo.

La película enfrentó controversia con el personaje “Alisha Hawthorne”, porque Disney debatió incluir un beso entre personajes del mismo sexo en la trama, específicamente entre “Alisha” y su pareja. Si bien no me fijé durante mi tanda, a pesar de que anunciaron que de hecho está presente en la película, había mucho más que celebrar.

Desde el principio, la cinta establece que “Alisha” es lesbiana. Ella tiene una pareja que realmente le importa y tienen una familia juntas. También, es una mujer negra en una posición de poder. Nada es cuestionado o explicado. Simplemente, es y así es como debe ser.

Al final, es posible que Lightyear ni siquiera sea diferente a proyectos anteriores del estudio como Big Hero 6 y Up en términos de sus narrativas y obstáculos emocionales. Aún así, no la celebro por su protagonista, sino por los demás. Es una demostración de por qué deberíamos seguir contando historias con personajes de diferentes culturas y orígenes. Hasta el ahora famoso gato “Sox” (Peter Sohn) es más interesante que “Buzz”. 

Sin embargo, el filme presenta mensajes importantes para los espectadores más jóvenes y adultos. Es importante perdonar no solo a los demás por sus errores, sino también perdonarnos a nosotros mismos. También, está el aspecto de aprovechar al máximo lo que tenemos ahora porque cada momento es fugaz. Nunca sabemos realmente cuánto durarán las cosas o cuánto tiempo permanecerán las personas en nuestras vidas. Solo tenemos el ahora y la familia que elegimos para nosotros.

Lee otras críticas de cine de la autora

Comparte:
Josie Meléndez Hernández
Escrito por Josie Meléndez Hernández
Es guionista y crítica de cine. Obtuvo un bachillerato en literatura inglesa de la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Río Piedras, y una maestría en escritura dramática del Savannah College of Art and Design. Es la fundadora de Film Posers, un podcast boricua dedicado al análisis del cine y la televisión desde la perspectiva de cuatro puertorriqueños.