Recuerdan a Lersy Boria como “una procuradora de las Mujeres invisible”

Lersy Boria, procuradora de las Mujeres

La renuncia de Lersy Boria Vizcarrondo esta tarde como procuradora de las Mujeres era esperada hace tiempo. Su término de 10 años en el cargo, que inició en 2011 la hoy acusada exgobernadora Wanda Vázquez Garced, venció el año pasado. 

Sin embargo, Boria Vizcarrondo permaneció al frente de la Oficina de la Procuradora de las Mujeres (OPM) sin que el gobernador Pedro Pierluisi nombrara una sucesora.

Boria Vizcarrondo fue nombrada por el renunciante exgobernador Ricardo Rosselló en 2018, luego de un interinato de Carmen Lebrón González, quien sucedió a Vázquez Garced cuando esta fue nombrada secretaria de Justicia. Recibió la confirmación del Senado sin contar con la recomendación de las organizaciones que trabajan por los derechos de las mujeres, como recomienda la Ley 20 de 2001, que creó la OPM.

La abogada de profesión dijo, mediante comunicado de prensa, que su renuncia era inmediata y que dejaba la OPM “para emprender nuevos caminos”.

“Una procuradora invisible” 

Desde su nombramiento hace cuatro años, las líderes de organizaciones feministas criticaron su falta de experiencia para el trabajo que debía hacer, lo que, además, dijeron, fue evidente durante toda su gestión. 

“Fue un trabajo muy flojo”, resumió Romelinda Grullón, directora del Centro de la Mujer Dominicana y miembro del Comité Prevención, Apoyo, Rescate y Educación (PARE).

Con ella, coincidieron Vilma González Castro, directora ejecutiva de Coordinadora Paz para las Mujeres; Sara Benítez, del Movimiento Amplio de Mujeres, y Amárilis Pagán Jiménez, directora ejecutiva de Proyecto Matria. 

“Ella nunca se ubicó como procuradora, siempre se vio como una funcionaria de confianza del gobierno”, estableció González Castro.

“No fue una procuradora de las Mujeres. Fue una administradora más”, señaló Sara Benítez.

“Nunca entendió que era una oficina independiente. Al no haber entendido cuál era su rol,  lo que tiene es una larga lista de errores y omisiones en su desempeño”, sostuvo Pagán Jiménez

Y es que la Ley 20 establece que la procuradora es una figura para promover y defender los derechos de las mujeres, y representa a las mujeres de Puerto Rico en toda su diversidad. No es una integrante del gabinete del gobernador que la nombra ni el de turno.

“Deberá ser una mujer de reconocida capacidad profesional e independencia de criterio que se haya distinguido por su compromiso en la defensa de los derechos de las mujeres, en la lucha por la eliminación de todas las manifestaciones de opresión, marginación y discrimen, por su respeto a las diferencias y que esté dispuesta a hacer un análisis continuo de la situación de las mujeres desde una perspectiva de género”, lee la legislación de 2001.

“Lersy Boria no reunía esos criterios”, evaluó Benítez.

Además, la saliente procuradora rehuyó de identificarse con las organizaciones. 

Cuando en 2019, Vázquez Garced asumió la gobernación, tras la renuncia de Rosselló, le tocó atender el reclamo de la declaración de un estado de emergencia por la violencia de Puerto Rico que desde 2018 habiá lanzado la Colectiva Feminista en Construcción y al que se unieron otras organizaciones feministas. Boria Vizcarrondo estuvo del lado de Vázquez Garced, quien se resistió a la declaración y apenas emitió una orden ejecutiva que establecía un “alerta” que no tuvo mayor trascendencia. 

Ausente en los contextos de mayor vulnerabilidad de las mujeres

Las líderes feministas entrevistadas por Todas no recuerdan la voz de Lersy Boria ni siquiera en los momentos de mayor vulnerabilidad para las mujeres en Puerto Rico.

“Cuando pasó el huracán María, desde la OPM, lo que hubo fue silencio”, apuntó la directora ejecutiva de Matria. Faltó, dijo, su voz, de manera enérgica, procurando condiciones dignas y de seguridad para las mujeres, y una respuesta coordinada para atender el incremento en la violencia de género en un contexto de desastres. No hubo tampoco campañas educativas que orientaran sobre cómo buscar ayuda, y faltó la fiscalización de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencia (FEMA) y demás entidades del gobierno. Luego de la emergencia, no hubo investigaciones sobre la respuesta ni cómo tenía que mejorar en el futuro. 

“Cuando lees la ley, lo tenía que haber hecho”, aseveró Pagán Jiménez.

La situación no fue distinta cuando se implementó la orden de confinamiento como medida contra la propagación del Covid-19.

“No solo guardó silencio frente al ‘lockdown’, tampoco fortaleció su línea de ayuda ni asumió posturas públicas para favorecer los derechos humanos de las mujeres, los niños y las niñas”, sostuvo.

De espalda a las alianzas

Le Ley 20 de la Oficina de la Procuradora de las Mujeres también creó un Consejo Consultivo que debe reunirse, al menos, tres veces al mes. Entre sus funciones está asesorar a la OPM, hacer propuestas para garantizar los derechos humanos de las mujeres y evaluar política pública. 

Lersy Boria incumplió con esta parte de la ley, que también había ignorado Wanda Vázquez, recordó Pagán Jiménez. Asimismo, “terminó de desmantelar” la Comisión Nacional para Erradicar la Violencia Doméstica, Violencia Sexual y Acecho. 

“Dejó de hacer un trabajo interagencial y en alianza para erradicar la violencia de género”, añadió Pagán Jiménez.

Para la directora ejecutiva de Proyecto Matria, si Lersy Boria hubiera hecho el trabajo que estipula la Ley 20, la declaración de Estado de Emergencia que hizo el gobernador Pierluisi en 2021 y la creación del Comité PARE no hubieran sido necesarios. 

Aun en PARE, Boria Vizcarrondo delegó en una sola empleada su participación en todas las reuniones y subcomités del Comité PARE. 

“Ella parece que colgó los guantes como procuradora hace tiempo, pero se quedó en la silla y eso es terrible y eso deshonesto”, catalogó Pagán Jiménez.

De una procuradora, también se esperaba que se convirtiera en una defensora férrea de la educación con perspectiva de género, uno de los mandatos de la orden ejecutiva con la que Pierluisi declaró el estado de emergencia y función del Comité PARE. Además, su trabajo le permitía fiscalizar al Departamento de Educación ante la resistencia a su implementación. Eso tampoco pasó.

En su comunicado, Boria Vizcarrondo expresó sentirse satisfecha por el trabajo realizado.

Las líderes feministas entrevistadas por Todas reclamaron que la persona que nombre el gobernador próximamente para ocupar la silla de procuradora de las Mujeres cumpla con todos los criterios establecidos por la ley, y que cuente con el aval de quienes día a día trabajan en favor de los derechos humanos de las mujeres. 

Comparte:
Cristina del Mar Quiles
Escrito por Cristina del Mar Quiles
Periodista y educadora de Caguas, Puerto Rico. Ha trabajado por los pasados 12 años en prensa escrita, radio, multimedios y de manera independiente como reportera, editora y productora.