crítica de Call Jane_Josie Meléndez

La película Call Jane estrenó en el Festival de Cine de Sundance de 2022, que, debido al alto contagio con la variante ómicron de COVID-19 a principios de año, se realizó de manera virtual. Fue así que tuve la oportunidad de verla. Aquí, mi conclusión: si bien su mensaje es importante y sus temas pueden considerarse inspiradores, no terminé siendo una gran admiradora de la pieza.

El filme – dirigido por Phyllis Nagy y escrito por Haley Shore y Roshan Sethi – trata sobre la lucha por el reconocimiento del derecho al aborto en Estados Unidos. 

En el Chicago de 1968, la ciudad y la nación eran escenarios de importantes cambios políticos. Joy (Elizabeth Banks), una ama de casa de suburbio, lleva una vida tradicional con su marido y su hija. Sin embargo, cuando el embarazo de Joy se vuelve potencialmente mortal, debe navegar entre las dinámicas de un establecimiento exclusivamente masculino que no está dispuesto a interrumpir su embarazo, priorizando la posibilidad de un niño sano por encima de salvar su vida. 

Su viaje en busca de una solución la lleva a Virginia (Sigourney Weaver), una mujer comprometida con la protección de la salud de las mujeres, y a Gwen (Wunmi Moasku), una activista que sueña con el día en que todas tengan acceso a abortos seguros, independientemente de su capacidad para pagar. Después de recibir su ayuda para interrumpir su embarazo, sus esfuerzos la inspiran y Joy decide unirse a ellas.

La película, a pesar de su gran contenido temático, se considera una comedia dramática. Equilibra con humor la difícil realidad de una falta de autonomía de los cuerpos de las personas con útero que es histórica. Call Jane definitivamente adopta un enfoque más alegre, ya que refleja la lucha por los derechos al aborto en comparación con Happening (2021), que fue mucho más intensa y, a veces, difícil de ver.

El enfoque de la película se siente lavado. Se basa en una visión romántica del empoderamiento femenino mientras seguimos a una mujer blanca, de privilegio, que experimentó una instancia de opresión. A partir de este momento, dedica su vida a proveer a los demás lo que antes le era negado. A menudo, se sentía como si Nagy y el equipo de redacción estuvieran canalizando la energía de Reese Witherspoon como Elle Woods en Legally Blonde cuando ingresa a Harvard y le pregunta a su ex: “¿Qué? ¿Como si fuera difícil?”

La Joy de Banks pasa de ser ama de casa suburbana a realizar abortos en mujeres después de haber sido asistente del doctor en su clínica secreta, quien luego se revela que no es un médico real. La película utiliza esto como un vehículo para mostrar la capacidad y el poder de las mujeres para defenderse a sí mismas y sus derechos, pero a menudo se pierde en una visión estrecha de lo que debería ser el feminismo.

Volviendo un poco al contexto histórico, las Jane eran reales. Se referían al colectivo como el “Jane Collective” o simplemente Jane, pero también se le conocía oficialmente como el Servicio de Asesoramiento sobre el Aborto de la Liberación de la Mujer. Era un servicio clandestino en Chicago, que funcionó entre 1969 y 1973. Se corrieron los rumores de los servicios que se estaban ofreciendo y las mujeres se enteraron de que había maneras de obtener estos abortos seguros. 

La carga de trabajo se volvió demasiado para una sola mujer, conocida como Heather Booth, por lo que solicitó la ayuda de otros activistas. En última instancia, el objetivo era proporcionar abortos más seguros y accesibles. Sus miembros aprendieron cómo realizar los abortos por sí mismas y pudieron realizar una cantidad estimada de más de 11,000. Muchas de ellas eran mujeres de bajos ingresos que no podían permitirse viajar a los estados de los Estados Unidos donde el aborto era legal, así como mujeres negras y latinas.

Sin embargo, la película solo aborda el tema de la falta de accesibilidad para la minoría. La mayor parte de la diversidad de la película recae sobre los hombros de Wunmi Moasku. Ella es la que a menudo le recuerda al colectivo la falta de acceso que enfrentan muchas mujeres racializadas, no solo por sus de bajos ingresos. A través de Gwen, la película aborda la disparidad entre las mujeres a las que intentan ayudar, y si son capaces de ayudar a las minorías étnicas que buscan un aborto, cae en la convención del salvador blanco con Joy.

Sin embargo, rápidamente se convierte en una discusión sobre quién necesita más el servicio que brindan, ejemplificando casos de mujeres jóvenes menores de edad que han sido víctimas de agresión sexual contra los casos de minorías. La crítica justificable que esto plantea es que el sistema no está construido para sostener los derechos de las mujeres bajo un lente patriarcal. Quizás, esto es lo que estaban intentando de establecer, pero la narrativa se quedó corta.

En 1972, la Policía allanó uno de los apartamentos de Jane Collective y siete de sus miembros fueron arrestados. Cada una podía enfrentar hasta 110 años de prisión. En 1973, cuando se decidió Roe v. Wade, eliminando muchas restricciones al aborto en el país, los cargos se retiraron y, poco tiempo después, el colectivo dejó de existir. 

La película sigue esta historia. Si bien es una comedia dramática ficticia, es fiel a la historia del colectivo.

Call Jane puede considerarse un intento noble de representar la ignorancia, la falta de conocimientos sobre los cuerpos de las mujeres y la violencia que les infligen los hombres en posiciones de poder. 

En una sociedad capitalista, el cuerpo de cualquier persona con útero se considera una ganancia de capital, contrario a la autonomía corporal como la única prioridad cuando se trata de discutir la salud y su lugar en la sociedad. Desafortunadamente, la película no logra establecer cómo esto afecta más a unas mujeres que a otras, y es aquí donde falla.

Call Jane se podrá ver en Fine Arts Popular, en Hato Rey, desde hoy, jueves, 27 de octubre de 2022. La película cuenta con un elenco integrado por Elizabeth Banks, Sigourney Weaver, Chris Messina, Wunmi Mosaku, Kate Mara, Cory Michael Smith, Grace Edwards y John Magaro.

Otras reseñas críticas de Josie Meléndez Hernández

Comparte:
Escrito por Josie Meléndez Hernández
Es guionista y crítica de cine. Obtuvo un bachillerato en literatura inglesa de la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Río Piedras, y una maestría en escritura dramática del Savannah College of Art and Design. Es la fundadora de Film Posers, un podcast boricua dedicado al análisis del cine y la televisión desde la perspectiva de cuatro puertorriqueños.