Construyamos Otro Acuerdo

(Foto: Facebook de Construyamos Otro Acuerdo)

Una mesa de siete hombres frente a otra mesa de cinco hombres. Eran seis de los ocho miembros de la Junta de Control Fiscal -la única mujer que integra el cuerpo, Ana Matosantos, estaba ausente, y Carlos García participó vía telefónica- ante cinco representantes del gobierno de Puerto Rico, en la decimosexta reunión del cuerpo, que se realizó en la mañana del jueves en el Centro de Convenciones.

En uno de los laterales, entre ambas mesas, la directora ejecutiva, Natalie Jaresko, junto con el representante legal de la Junta, Jaime El Koury. Desde su silla, en un salón con todas sus puertas custodiadas por personal de seguridad, Jaresko explicaba el nuevo plan fiscal para la isla cuando la abogada Mariana Nogales llegó y se sentó justo en el centro de una de las dos mesas que ubicaban inmediatamente detrás de los representantes del gobierno. Nadie más ocupaba sillas en esa mesa. En la otra, solo había miembros de la prensa. Sacó su libreta amarilla y comenzó a tomar notas.

Jaresko contó sobre los trabajos de la Junta desde la última reunión y abordó algunos detalles del plan fiscal que se certificaría más tarde, uno diferente al propuesto por el gobierno de Puerto Rico, y que, según el cuerpo que controla las finanzas de la isla, no cumplía con sus requerimientos.

Asimismo, habló de un incremento en compensaciones a policías y bomberos, y de la asignación de recursos para equipo en la Policía y el Negociado de Ciencias Forenses. Para los maestros y directores de escuelas, mencionó la partida que se incluyó para aumentar $500 a su salario anual y se creó un fondo de $240 millones para becas para estudiantes de la Universidad de Puerto Rico desde el año fiscal 2020 al 2024. Según dijo, la suma sería suficiente para cubrir la matrícula completa de cerca de 5,000 estudiantes en necesidad.

Las asignaciones son parte de un plan mucho más abarcador que incluye la eliminación del bono de Navidad, la reducción de licencias con paga a empleados públicos y la derogación de la Ley 80, que provee remedios de indemnización a trabajadores ante despidos injustificados, entre otras medidas de austeridad. Además, el plan fiscal para la Universidad de Puerto Rico, incluye un aumento en los costos del crédito subgraduado -de $115 a $124- y una reducción adicional a la aportación del patrono a los planes médicos de los empleados.

Cuando el presidente de la Junta, José Carrión, abrió turnos para comentarios del público, la abogada Nogales fue la primera en ponerse de pie.

“Mi nombre es Mariana Nogales Molinelli. Estoy aquí representando a Junte de Mujeres y tengo dos o tres preguntas. Me gustaría saber cuáles son los servicios esenciales de acuerdo con la Junta de Control Fiscal y de acuerdo con Natalie Jaresko. Me gustaría saber cómo un país puede desarrollarse sin el financiamiento adecuado para la educación y la Universidad de Puerto Rico. Me gustaría saber la visión de la Junta de Control Fiscal en cuanto a las leyes de cabotaje y me gustaría saber el propósito de incrementar el presupuesto y los dineros a la Policía de Puerto Rico y si tiene que ver con un régimen de represión”.

Carrión descartó que las asignaciones a la Policía tuvieran que ver con represión, sino “con la creencia compartida por la mayoría de las personas de Puerto Rico de que sin la seguridad no puedes tener desarrollo económico ni nada”.

El representante legal de la Junta, por su parte, consideró que no era necesario definir los servicios esenciales.

“No hemos definido los servicios esenciales porque Promesa en sí misma establece una estructura en la que tenemos que considerar 14 factores cuando trabajamos el plan fiscal. Los servicios esenciales son solo uno de esos factores. Lo que hemos tratado de hacer es balancear los 14 factores más que definir los servicios esenciales y presentar una nomenclatura estricta para eso. Creo que es en el beneficio de la gente de Puerto Rico no definir los servicios esenciales, sino manejarlo como uno de los factores a tomar en cuenta”, respondió.

El representante del gobernador en la Junta, Christian Sobrino, secundó la postura.

“Los servicios esenciales dependen de la cantidad de recursos. Lo que calificas como servicios esenciales depende de lo que tienes accesible. (…) Lo que hemos establecido es que los servicios esenciales son definidos presupuesto por presupuesto, plan fiscal por plan fiscal, dependiendo de la cantidad de recursos disponibles”, agregó Sobrino.

Mientras, Jaresko abordó el tema de educación.

Dijo reconocer la importancia de la Universidad de Puerto Rico para el país, pero “no es cuánto gastas, es cómo lo gastas”.

“No está en duda que el plan fiscal (el de la UPR) requiere incrementar la matrícula, requiere buscar otras fuentes, fuentes terciarias de ingresos, ya sea de exalumnos, ya sea de subvenciones federales para diferenciar y diversificar las fuentes de financiamiento, pero hay suficiente dinero, como describí hoy, en este presupuesto, en este plan fiscal, un fondo de $39 millones para estudiantes en necesidad, equivalentes a 5,000 o más matrículas completas y eso es en el plan fiscal por los próximos cuatro años”.

“La meta es fortalecer la Universidad de Puerto Rico para asegurar que tiene los recursos y la capacidad de continuar siendo la joya de esta isla, que todo el mundo cree que es, y que no tengo un peor destino por no haber hecho el trabajo difícil de reducir gastos, ser eficiente y diversificar sus ingresos”, sostuvo.

Luego, asumió el segundo turno otra mujer, Yadira Carrasquillo, quien mencionó que hablaba “en representación de miles, quizás millones de ciudadanos en Puerto Rico, Estados Unidos e internacionalmente”.

Lo primero que mencionó, en tono claro y pausado, fue que no sentía que los miembros de la Junta tenían la compasión para pensar en la nación puertorriqueña, afectada por todas las medidas de austeridad implementadas por los pasados años.

“Sabemos que ustedes no están aquí para el beneficio de la gente, sabemos que están aquí solo para el beneficio del capitalismo. Sabemos su agenda. No somos tontos. Ustedes creen que, porque la gente no esté aquí, no estamos escuchando. Sí estamos escuchando”, expuso.

“Gracias por darnos a los puertorriqueños aquí y en Estados Unidos, internacionalmente, la fuerza, la unidad, los cojones y las vaginas para unirnos contra ustedes. Sabemos que mienten, que aquí, probablemente, hay algunos bonistas que han servido al sistema”, continuó.

“A la señora Jaresko, sabemos lo que hiciste en Ucrania. Tú arruinaste por completo ese país. No vamos a permitir que hagas eso aquí. Estamos trabajando en coaliciones y uniones y quiero que sepas que no vamos a parar. No vas a apoderarte de nuestra isla, no vas a apoderarte de nuestro sistema. Vamos a luchar hasta el final. Gracias”, culminó su participación.

Carrión retomó la palabra con un “gracias” y preguntándole a los miembros de la Junta si alguien quería responder al comentario. Ninguno lo hizo.

Nogales y Carrasquillo fueron las únicas dos personas en asumir turnos en la parte de comentarios del público.

Minutos después, se presentó la moción para la aprobación del Plan Fiscal. Fue secundada y aprobada.

Comparte:
Cristina del Mar Quiles
Escrito por Cristina del Mar Quiles
Periodista y educadora de Caguas, Puerto Rico. Ha trabajado por los pasados 11 años en prensa escrita, radio, multimedios y de manera independiente como reportera, editora y productora.