Es Domingo de Ramos, inicio de Semana Santa, en la tradición judeocristiana. Pasé dos décadas, este domingo, en alguna iglesia. El cuerpo a veces lo recuerda. Mis últimos meses se supone que los pasé dando ‘clases bíblicas’ a niños. No las daba. Les ponía Drexler, y coloréabamos. Supe, entonces, que ya me había ido de aquel lugar.

Cuando vuelven jalones energéticos de lo que escuché, vi y viví allí, me calma siempre saberme mía, libre, en este tiempo, que elijo. Querida, amada, respetada, protegida, en mí. Abrazo y amo a quien quiero, cuando y como puedo.

Ya no creo en la culpa; creo en la responsabilidad. No creo en el miedo; creo en la libertad. No creo en el pecado; creo en la pulsión. No creo en ‘Dios’; creo en mis ancestras. No creo en el infierno; creo en la tierra.

No creo en los vacíos de información; creo en mis identidades. No creo en las dudas; creo en las preguntas. No creo en milagros; creo en nuestra brujería, en nuestro poder de convocatoria. Creo en extrañar; no siempre en reconectar. 

Creo en la luz, cuando sugiere rutas; en la oscuridad, cuando nos protege; en el aire, cuando me des-atraganta en pleno ataque de ansiedad; en el agua, cuando me acuerda que a la sequía siempre hubo que ganarle desde adentro; en el aura de una llama, y en su hálito de tiempo. 

Creo en que nos tenemos. 

Creo en crear.

Creo en el arte; 

en la artistería. 

En esa divinidad que llevamos dentro, y extendemos. 

Para y por ella, 

desde hace media década, todos los domingos, 

con y sin crayolas, 

pero siempre con hojas, 

creo. 

Comparte:
Alejandra Rosa
Escrito por Alejandra Rosa
Es periodista, escritora, productora y teatrera. Ganadora de la Beca Gabriel García Márquez de Periodismo Cultural, otorgada por la Fundación Gabo. Narra, desde las intersecciones de género, raza, nacionalidad y religión, las experiencias de grupos LGBTTIQ+, y otras poblaciones. Produce episodios y documentales para Vice News, HBO, y gesta proyectos de teatro social alrededor de Puerto Rico. Es una de las 48 puertorriqueñas en la historia en haber recibido una beca Harry S. Truman.