Ponen trabas al desarrollo del fútbol femenino en Puerto Rico

quitana vs pr sol jam4 PORTADA

Fotos por Juan Alicea / Centro de Periodismo Investigativo

Unidad Investigativa de Género

La falta de continuidad en las estructuras que rigen el fútbol femenino, la mínima representación de las jugadoras en la Federación Puertorriqueña de Fútbol (FPF), la ausencia de un entrenador fijo y las recientes enmiendas a los estatutos de la Federación han estancado el progreso de este deporte lo que amenaza la participación de la Selección Nacional a los Juegos Centroamericanos y del Caribe (JCC) 2023 a celebrarse en El Salvador. 

En febrero del 2016, la Selección Nacional de fútbol femenino de Puerto Rico obtuvo un logro inédito para este deporte a nivel nacional. Consiguió su cuarta victoria consecutiva en las eliminatorias caribeñas que le garantizaron su participación en el torneo clasificatorio para los Juegos Olímpicos de ese verano. Al final, la meta de llegar a las olimpiadas de Río de Janeiro 2016 no se logró en ese torneo, pero la semilla para desarrollar el fútbol puertorriqueño estaba ahí con jugadoras jóvenes encabezadas por Karina Socarrás, Selimar Pagán, Laura Suárez y otras.

Pero, seis años después, los goles para las clasificaciones a torneos importantes no han llegado. La FPF ni siquiera tiene un dirigente en propiedad, lo que dificulta la continuidad de este proyecto deportivo. 

Tras la salida de David Guillemat exentrenador de la Selección Nacional femenina en el 2019, la FPF no ha vuelto a tener un entrenador fijo. 

“Después de cada competencia, viene una inactividad”, expresó la jugadora de la Selección Nacional y mediocampista del club Caribbean Stars de Caguas, Adriana Tirado.   

Queda fuera el Tribunal Apelativo y de Arbitraje del Copur

Decisiones recientes de la FPF amenazan la participación de la Selección Nacional femenina de fútbol en los JCC que se llevarán a cabo el año próximo, de acuerdo a un grupo de jugadoras entrevistadas por el Centro de Periodismo Investigativo (CPI). 

La más reciente de esas decisiones, tomada el pasado sábado, 5 de noviembre durante una asamblea extraordinaria de la FPF, fue no reconocer la jurisdicción del Tribunal Apelativo y de Arbitraje Deportivo (TAAD) del Comité Olímpico de Puerto Rico (Copur) sobre las controversias de la federación. En su lugar, la FPF reconocería al Tribunal de Arbitraje Deportivo de la Federación Internacional de Fútbol Asociación (FIFA), con sede en Suiza. Al hacer esto, eliminó el TADD del reglamento federativo, a pesar de que el Copur exige que sea ese foro el que atienda las controversias de sus federaciones. 

“No reconocer el Comité de Arbitraje del Copur conlleva a excluirte del Copur”, expresó David Guillemat, exentrenador de la Selección Nacional femenina. 

La sección D del Artículo 307 de la Constitución del Copur establece que aquel miembro que no acate las decisiones finales del TAAD “podrá ser sancionado, amonestado o expulsado”.

Según expresiones del presidente de la FPF, Iván Rivera, la decisión de manejar los procesos a través de la FIFA y no con el TAAD, responde a un supuesto mandato de la FIFA a sus federaciones afiliadas. Rivera no atendió múltiples peticiones de entrevista del CPI. 

La versión de que fue la FIFA quien ordenó que los procesos apelativos se eleven al organismo en Suiza es cuestionada por varias jugadoras y por Guillemat. Las dudas surgen tras una reunión en septiembre de delegados de la FPF con la Manejadora de Asuntos de Gobernanza de Asociaciones Miembros de la FIFA, Sofía Malizia, donde según Guillemat, una de las preocupaciones planteadas fue la propuesta de eliminar la jurisdicción del TAAD sobre el fútbol puertorriqueño.

En una segunda reunión realizada en octubre, se planteó que la Federación también pretendió eliminar la Comisión Femenina de ese organismo. No obstante, ante la presión pública y el reclamo de las jugadoras, la propia FPF terminó retirando esa enmienda. Las jugadoras entrevistadas por el CPI no fueron informadas de la reunión 

“Si quieren una Comisión de Mujeres, eso no es en contra de FIFA, ni FIFA lo está sugiriendo, ni yo lo estoy sacando”, aclaró Malizia durante el encuentro virtual cuyo audio el CPI pudo escuchar.

A diferencia de lo que dijo Rivera, Malizia indicó que las enmiendas propuestas son iniciativas locales dirigidas a “reflejar la realidad de la Federación [Puertorriqueña de Fútbol]”.

Laura Suárez, delegada de las jugadoras como grupo de interés, y Bernice Nieto, líder del club Caribbean Stars, que es la única organización fútbol puertorriqueña exclusivamente femenina, votaron en contra de la enmienda que deja fuera al TAAD, así como los delegados de Caguas Sporting y Edusoccer. Otros 20 delegados que participaron de la asamblea votaron a favor. 

Desde junio, la FPF ha estado desobedeciendo las órdenes de TAAD. Por ejemplo, ese tribunal le ordenó a la Federación la reinstalación inmediata del entrenador Miguel Cornejo, quien había sido expulsado de las posiciones que ocupaba, incluyendo su silla en el Comité Ejecutivo. La FPF se ha negado a acatar esta determinación del tribunal de arbitraje, y este declaró a la federación incursa en desacato la semana pasada. 

Para la exjugadora de la Selección Nacional, Selimar Pagán, no es casualidad que las enmiendas surjan tras el conflicto entre Cornejo y la Federación. 

Preocupa si quedará fuera del COPUR

La Constitución del Copur establece que la entidad “tendrá la autorización exclusiva de la representación de su país en los Juegos Olímpicos y los Juegos regionales, continentales o competencias mundiales multi-deportivas patrocinadas por el COI [Comité Olímpico Internacional]”. Al referirse a “juegos regionales”, el texto incluye a los JCC.

A las jugadoras entrevistadas por el CPI les preocupa que una consecuencia de eliminar la jurisdicción del TAAD sea la desafiliación del Copur, y por ende, la pérdida de la oportunidad de representar a Puerto Rico en los JCC del 2023. Esto afectaría de inmediato al equipo femenino. Prospectivamente, podría afectar también a los equipos masculinos.

Por medio de la participación de la Selección Nacional sub-20 en marzo de este año, el onceno adulto de las puertorriqueñas obtuvo por primera vez un boleto por mérito propio a la justa regional. El equipo ya había competido en el torneo de fútbol de los JCC del 2010, pero no fue por clasificación, sino por el privilegio de país sede, ya que el evento tuvo a Mayagüez como la ciudad huésped del evento.

El presidente de la FPF, expresó que la intención de la federación no es desafiliarse del Copur y aseguró que la clasificación a los Juegos de El Salvador 2023 está garantizada.

“El mérito deportivo ya está concretado, el derecho a participar más que ganado, fueron reconocidas por el Senado [de Puerto Rico], por CONCACAF [Confederación de Norteamérica, Centroamérica y el Caribe de Fútbol] y por FIFA, por qué no podrían participar”, indicó la FPF en un comunicado de prensa

La jugadora de la Selección Nacional de Puerto Rico e integrante del club CS Marítimo de la liga de Portugal, Karina Socarrás, afirmó que la FPF miente cuando afirma que la participación del equipo femenino está garantizada.

“¿Cómo la Federación de Fútbol quiere ir a unos [Juegos] Centroamericanos [y del Caribe] sin ser parte del COPUR?”, cuestionó Socarrás. “¿Cómo vamos a clasificar a un Mundial si no jugamos primero en los Centroamericanos?”, insistió. 

La también jugadora de la Selección, y colega de Socarrás en el CS Marítimo, Mirianeé Zaragoza, tampoco se explica la determinación de la FPF y cuestionó por qué el interés de alterar los estatutos de la organización. 

Representación histórica

La Selección Nacional femenina de Puerto Rico ocupa el puesto #104 en el escalafón mundial de la FIFA. El equipo nunca ha clasificado a un Mundial o a unos Juegos Olímpicos. Los JCC son el inicio del ciclo olímpico para los países de la región.

“Es un paso [clasificar a los JCC del 2023]. Es una forma de exponer a las jugadoras. Es una competición más asequible. Además, es algo histórico para la representación femenina de Puerto Rico”, expresó Guillemat.

El CPI habló con la presidenta del Copur, Sara Rosario, y le preguntó si la participación de las futbolistas puertorriqueñas en El Salvador 2023 está sujeta a que la FPF continúe afiliada al Copur. La líder del movimiento olímpico puertorriqueño, no contestó sobre las consecuencias de la enmienda que le quita la jurisdicción al TAAD.

“No voy a entrar en detalles todavía”, dijo Rosario.

La FPF entregó al Copur una versión actualizada de sus estatutos el pasado viernes. 

“Hay que leer [el documento], hay que analizarlo, hay que mirarlo. Todavía queda mucho y siempre yo soy una fiel creyente de que conversando uno se puede entender”, añadió Rosario.

Ya existe un precedente en el cual el Copur desafilió a la FPF. En el año 1992, se acusó a esa federación de violar disposiciones reglamentarias relacionadas a los jugadores nacionalizados. Aunque el organismo rector del fútbol puertorriqueño fue admitido nuevamente en el Copur 10 meses después de su expulsión, la controversia puso en peligro la celebración de los partidos de fútbol en los Juegos Centroamericanos y del Caribe celebrados en Ponce en el año 1993, según reseñó el medio Fútbol Boricua.

Cuestionan la asamblea extraordinaria de la FPF 

El CPI conversó con Elizabeth Figueroa, quien entre el 2012 y 2013 fue contratada por la FIFA para crear el departamento de mercadeo y comunicaciones en Puerto Rico. Según su experiencia trabajando con el fútbol puertorriqueño, la forma en que se llevó a cabo el proceso de las enmiendas a los estatutos no fue uno participativo y contrasta con la manera en que se aprobó el reglamento de la FPF en 2016.

“Los estatutos del 2016 sí fueron compulsorios por la FIFA, pero fue un proceso que tomó [tres] años. FIFA mandaba un promedio de cuatro abogados al mes a Puerto Rico a trabajarlos. Se reunían con los abogados de Puerto Rico para atemperar esos estatutos a la realidad legal de Puerto Rico. Se hicieron vistas públicas. Se fue región por región, club por club, explicando los estatutos”, explicó Figueroa.

“Les vendieron a las chicas que [la clasificación a los JCC] es un derecho adquirido. ¿Adquirido de qué? Ustedes van simplemente porque están afiliados al Copur”, agregó Figueroa.

El cuestionamiento sobre la manera en que se manejó el proceso de las enmiendas también fue señalado por Guillemat y las jugadoras entrevistadas por el CPI. 

Denunciaron que se cambió la reunión de presencial a virtual apenas dos días antes. Originalmente, la asamblea extraordinaria se celebraría en Mayagüez, pero fue cambiada a la plataforma virtual de Zoom porque se esperaban “grandes volúmenes de lluvia”. También criticaron que, siendo una asamblea extraordinaria con una agenda fija, la FPF cambió la agenda.

“En la misma asamblea extraordinaria, presentan allí en diapositivas una serie de nuevas enmiendas a las enmiendas, y no fueron enviadas ni discutidas con los clubes. No se puede alterar el orden del día [en una asamblea extraordinaria]. Esas enmiendas, que las vimos como por 30 segundos, pues se metieron en algo tan importante como los estatutos. Pero nadie se opuso y [al final] se votó con todo incluido”, explicó Guillemat. 

Reclaman mejor gobernanza y continuidad a programas de fútbol femenino

Uno de los reclamos que las jugadoras han hecho a la FPF es que se coordinen partidos amistosos, de manera que puedan tener fogueos, durante las fechas que la FIFA establece para juegos de las selecciones nacionales femeninas, lo que imparte experiencia y desarrollo a las selecciones. 

Según Tirado, la FPF le indicó a las jugadoras que las últimas fechas de la FIFA de mujeres fueron canceladas debido a la cercanía del inicio de la Copa Mundial masculina que se celebrará a partir de este domingo 20 de noviembre en Catar. No obstante, otros países no detuvieron sus juegos, como muestran las transmisiones televisivas de la pasada semana que presentaron partidos amistosos en vivo entre selecciones femeninas de países como Estados Unidos y Alemania.

Así también, la falta de continuidad al proyecto deportivo se refleja en que la FPF solo contrata un entrenador cuando se acerca un compromiso deportivo en el cual el onceno puertorriqueño decide participar. Según explicó Guillemat al CPI, esto significa que, una vez acaba el compromiso del equipo, el contrato del entrenador de turno termina, y con esto igualmente culmina su relación con la Selección Nacional.

El actual entrenador del Recinto de Mayagüez de la UPR indicó que uno de los aspectos que más afecta el desarrollo de las jugadoras es la ausencia de una liga profesional en Puerto Rico. Actualmente, las futbolistas locales tienen la oportunidad de participar en la Liga Puerto Rico, pero dicho circuito no es profesional y solo cuenta con cinco clubes.

Desbalance en la representatividad por género

Otro de los aspectos cuestionados por las jugadoras, y que no cambiaron tras la asamblea pasada, es la inequidad en la representatividad de delegados del fútbol femenino en la FPF.  

El Congreso de la FPF autoriza un total de 55 delegados pero solo se permiten personas delegadas en representación de un máximo de tres clubes de la primera división femenina. 

La representación femenina también permite otras dos delegadas de clubes de segunda división, por lo cual los delegados de clubes masculinos son 16 frente a sólo cinco para los clubes femeninos. Sin embargo, al final, el número de representantes de las organizaciones de mujeres será menor a cinco ya que un club no puede tener duplicidad de delegados. Por ejemplo, el club Puerto Rico Sol tiene equipos de primera división tanto en hombres como en mujeres. Según los estatutos federativos, ese club no puede tener delegadas debido a que ya tienen una persona con derecho a voz y voto entre los diez delegados de la primera división masculina.

“Lo que sucede es que de estos tres equipos [de primera división femenina], hay uno que es exclusivamente femenino, que es el Caribbean Stars. Dos de esos equipos tienen masculinos, por lo cual ya tienen representación de delegados masculinos. Entonces perdemos voz, voto, hasta dignidad diría yo”, lamentó Socarrás.

Las jugadoras piden que la Comisión Femenina de la FPF sea reactivada y represente la voz de las jugadoras.

“Una se cansa de levantar la voz constantemente porque no tenemos lo que merecemos”, puntualizó Tirado, quien junto a sus compañeras de la Selección Nacional ha participado de varias protestas durante partidos con mensajes en favor del fútbol femenino en Puerto Rico.

El pasado 3 de noviembre, el representante Eladio Cardona Quiles presentó la Resolución de la Cámara 870, que ordena a la Comisión de Recreación y Deportes realizar “una investigación exhaustiva sobre los cambios propuestos por la Federación Puertorriqueña de Fútbol a los estatutos regentes de esta, en especial aquellos que afectan directamente al Fútbol Femenino”. La Resolución fue remitida a la Comisión de Calendario y Reglas Especiales de Debate de la Cámara de Representantes.

Lee aquí más investigaciones de la Unidad Investigativa de Género

Comparte:
Escrito por Rafael Díaz Torres
Es periodista del Centro de Periodismo Investigativo y profesor universitario, graduado del doctorado en Historias del Centro de Estudios Avanzados de Puerto Rico y el Caribe.