Intercesoras legales: apoyo esencial para sobrevivientes de violencia doméstica

Denunciar un acto de violencia doméstica, agresión sexual, hostigamiento o alguna otra manifestación de la violencia de género es un proceso descrito por muchas sobrevivientes como tedioso, difícil y agotador. Ante este panorama, el acompañamiento y la intercesión legal son esenciales para no dejar solas a las personas que buscan ayuda y protección del Estado. 

“Nuestro trabajo es escuchar, validar, apoyar, dirigir, garantizar, empoderar y explicar todo lo que conlleva un proceso civil o criminal para una víctima de violencia doméstica. Estamos también para evaluar las necesidades emocionales, económicas, sociales, culturales, académicas que pueda tener una víctima”, enfatizó la intercesora legal Ángela Jiménez Hernández. 

Una intercesora legal es una persona que recibe adiestramiento o estudios acreditados en el campo de la Consejería y Orientación, Psicología, Trabajo Social o Intercesión Legal. Además, debe estar certificada por la Oficina de la Procuradora de las Mujeres (OPM), a tenor con la Ley Núm. 18 de 2017.

“Cuando un sobreviviente toma la difícil decisión de salir del ciclo de violencia y denunciar a su agresor(a), ciertamente, comienza otro proceso, el cual, si no se toman las medidas apropiadas, puede convertirse en uno que victimiza nuevamente a la persona maltratada. En este proceso es que cobra especial atención la figura del intercesor o intercesora. Esta figura tiene la encomiable y necesaria función de acompañar a las víctimas al Tribunal, acompañarlas a las vistas, proveer apoyo emocional, orientación y cualquier asistencia que sea necesaria durante el difícil proceso judicial”, lee la ley.

Jiménez Hernández insistió en que su trabajo es ser intermediaria entre el sistema y la víctima.

“Creo que nuestro trabajo debe ir enfocado a que esa víctima pueda entender lo que está pasando. Los derechos que tiene y responsabilidades como asistir a las vistas a tiempo”, agregó.

La intercesora enfatizó en lo importante y vital que es escuchar para que las víctimas puedan sentirse seguras y acompañadas en el proceso. Asimismo, indicó que los intercesores deben identificar figuras de apoyo en el área familiar o de amistades de las víctimas.

Por otra parte, Jiménez Hernández dijo que la experiencia del sistema judicial virtual ha sido valiosa para las víctimas porque les ayuda a denunciar sin tener a su agresor al frente todo el tiempo. 

Además, explicó que los intercesores ayudan a las víctimas a identificar alternativas de vivienda, de educación para emprender con un negocio, para buscar vías alternas de sostenibilidad económica y de cuidado para sus hijos. 

“La víctima tiene el derecho de estar acompañada por un intercesor legal todo el tiempo. La única persona en sala civil que puede determinar que no quiera nuestra presencia es la víctima”, detalló.

Denuncian merma en intercesoras legales

Una de las preocupaciones para la Rama Judicial y las organizaciones que brindan servicios directos a sobrevivientes de violencia de género es la merma en la cantidad de intercesoras legales en Puerto Rico. Esta situación es aún más alarmante dado el contexto de un Estado de Emergencia por la violencia de género.

Como parte de los servicios de apoyo en los casos de violencia doméstica en los tribunales, el Poder Judicial coordina con entidades y organizaciones que ofrecen servicios de intercesoras legales certificadas por la OPM.

La Rama Judicial identificó unas 35 intercesoras legales a nivel isla, distribuidas por los centros judiciales y salas especializadas de violencia doméstica. 

Jiménez Hernádez comentó que más del 50% de las intercesoras legales están contratadas por organizaciones sin fines de lucro o de base feminista. Ante esto, enfatizó en que el gobierno debe proveer recursos para incorporar la intercesión legal en oficinas especializadas en violencia de género por municipio.

¿Te interesa ser intercesora legal?

La Academia de Intercesoría Legal de la OPM prepara a profesionales para la intervención con personas que soliciten remedios en los tribunales debido a situaciones de violencia doméstica, agresión sexual, acecho, entre otros, mediante una certificación en el área de intercesión legal.

Para recibir información adicional o conocer acerca del proceso para la Certificación o Recertificación de Intercesoría, te puedes comunicar con la Oficina de Gerencia de Recursos Humanos al 787.721.7676 (ext. 2843 ó 2845) o acceder al portal de la OPM.

“Más que una profesión tiene que ser vocación y tú tienes que creer en la causa. Tú tienes que tener pasión por la causa con la que trabajas. La causa es creerle a las víctimas, validar lo que ellas sienten y lo que están pasando, no criticarlas. A las víctimas: hay recursos, estamos para ayudarlas. Estamos para escucharlas, que se atrevan, que tomen la iniciativa y escuchen otras alternativas de vida”, concluyó Jiménez Hernández.


Si tú o alguna persona conocida está en situación de violencia, llama a la Línea de ayuda 787-489-0022. Mira más recursos de ayuda aquí.

Si tú o alguna persona conocida ha sido víctima de agresión sexual, tienes derecho a recibir ayuda. Puedes llamar a la Línea de Orientación y Ayuda Contra la Violencia Sexual (LOA), al 787 337-3737, o al Centro de Ayuda a Víctimas de Violación, al 787-765-2285; a la Oficina de la Procuradora de las Mujeres, al 787-722-2977, o a la Línea de emergencia y ayuda 939 CONTIGO (266-8446). Mira más recursos de ayuda aquí

Comparte:
Adriana Díaz Tirado
Escrito por Adriana Díaz Tirado
Periodista e investigadora. Egresada de la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Río Piedras (UPRRP). Cuenta con un bachillerato en Periodismo y una segunda concentración en Ciencia Política. Actualmente, cursa sus estudios graduados en Periodismo en la Escuela de Comunicación de la UPRRP. Sus temas de interés son política, género, salud, educación y cultura.