Team 821: guaniqueñas asumen la respuesta ante desastres

Fotos y vídeo de Ana María Abruña Reyes

“Al padrastro mío, la casa se le fue”, dice una mujer adulta mayor, desde un balcón en el casco urbano de Guánica. A la vez, indica la dirección donde está refugiado, con la esperanza de que le llegue la ayuda que necesita. 

El mensaje está dirigido a Yeisimar León Martínez y Marlyn Rodríguez Velázquez, dos de las mujeres que lideran el Team 821, una organización de base comunitaria que autogestiona las necesidades del municipio sureño desde que comenzaron los terremotos en la zona en diciembre de 2019. Ahora, trabajan en la recuperación tras el huracán Fiona que pasó, en septiembre de este año, por Puerto Rico.  

Diligentemente, las mujeres anotan la dirección para ver cómo pueden ayudar al hombre, quien se alberga con su hermana, luego de perder su hogar, por el huracán categoría uno. 

“Nosotras estamos aquí para servir. Independientemente de lo que pase, somos una mano facilitadora a las personas que más nos necesitan”, expresó Rodríguez Velázquez. 

El nombre replica el título de un chat que permitió organizar a los líderes comunitarios guaniqueños durante los terremotos. El 821 representa el prefijo de las líneas telefónicas fijas del municipio. 

Como en muchas instancias, las mujeres guaniqueñas se han echado sobre sus hombros la recuperación de sus familias y comunidades. Algunas tenían experiencias de liderazgo; otras comenzaron con los terremotos, pero a todas les mueve el amor por su pueblo y la responsabilidad que asumen desde el respeto y la equidad. 

Jaime Almodóvar Flores, otra de las lideresas del Team 821, compartió que trabajar con sus compueblanas “es un honor”. “Son muchas mujeres líderes maravillosas, pulpos, como dicen, porque se lidera en la calle, en el negocio, en la familia, se lidera desde tantos aspectos”, añadió.

En su caso, Almodóvar Flores ha asumido luchas ambientalistas y feministas. Además, trabaja en la finca de jardinería que tiene junto a su familia.

Para León Martínez, quien también maneja su propio negocio, la labor con el Team 821 es su primer acercamiento a la acción comunitaria.  “Es bien bonito. A mí, por lo menos, esto me cambió la vida por completo”, admitió.  

Entretanto, las tres reconocen que queda mucho por hacer, pues la recuperación del huracán Fiona se suma al proceso inconcluso, particularmente después de los terremotos. En el casco urbano aún hay postes en el piso, escombros y casas completamente agrietadas.

Proyecto de hogares semilla

A raíz del desastre de los temblores que comenzaron en diciembre de 2019, algunas familias sureñas perdieron los hogares que habían forjado con esfuerzo y sacrificio. El Team 821 identificó a cinco familias lideradas por mujeres que estaban viviendo en sus patios por la destrucción de sus casas.

Con el programa Te cambio tu caseta, la organización construyó cinco módulos semilla, diseñados por el arquitecto Edwin Quiles, para que estas familias tuvieran una estructura segura para pernoctar. Las viviendas son de madera con techo en dos aguas y algunas integraban un balcón.

Una de las personas que han apoyado es Álida Vega, quien vive en El Fuig, un barrio en Guánica. Desde su casa, hay una vista privilegiada a la bahía. Por cuatro meses, luego de los terremotos, durmió con su familia en una guagua, pues su casa tuvo daños estructurales. Hace dos años, el Team 821 brindó los materiales para que construyeran un pequeño hogar seguro en el mismo patio donde ya dormían. 

“Hicieron ese team que ha ayudado a todo el mundo en Guánica y han estado siempre pendientes. Les doy las gracias porque, cuando yo las necesité, estuvieron, me dieron la ayuda y siempre me dan el soporte”, apalabró la sexagenaria. 

León Martínez explicó que la iniciativa tuvo como propósito ser semilla para que las personas pudieran tener un hogar seguro y continuar con sus vidas. 

Sonia Mercado, otra de las participantes del programa, tomó como punto de arranque el módulo que le donó la organización para la construcción de su casa. Ya va por la segunda expansión de su ahora vivienda permanente.

El proyecto Te cambio tu caseta contó con el apoyo de organizaciones como la Fundación Comunitaria de Puerto Rico (FCPR), a través de una subvención a la Fundación de Mujeres en Puerto Rico Inc. para colaborar con iniciativas que se gestaran desde una perspectiva de género.  

Ayuda ininterrumpida

Aunque los embates de desastres naturales han sido incesantes, Rodríguez Velázquez destacó que el problema principal de Guánica es la gran cantidad de personas empobrecidas y de adultos mayores que no cuentan con la ayuda de sus familias.

Según datos del Censo, 66.2% de las personas en el pueblo del municipio sureño viven bajo el nivel de pobreza. 

Por estas razones, desde su formación, el grupo, que organizó la autogestión comunitaria guaniqueña, no ha parado de trabajar. Para la respuesta ante el huracán Fiona, el Team 821 –liderado por mujeres, pero que también integra a hombres– ya tenía una serie de casos identificados que, sabían, necesitaban mayor atención por condiciones de salud o edad. 

“No solamente estamos hoy porque pasó Fiona o porque pasaron los terremotos. Estamos hoy porque la gente nos solicita. Somos la primera ayuda para todos”, puntualizó Rodríguez Vázquez.

Almodóvar Flores afirmó que el compromiso se afianza cada vez que la ayuda es dirigida a las personas con las que crecieron.

Yeisimar León Martínez, Marlyn Rodríguez Velázquez y Jaime Almodóvar Flores

*En ruta hacia la equidad es una serie auspiciada por la Fundación Comunitaria de Puerto Rico (FCPR) para destacar las historias de mujeres que aportan al país desde sus respectivas organizaciones sin fines de lucro, apoyadas por la FCPR como parte de su compromiso con promover la equidad de género, y la Fundación de Mujeres en Puerto Rico. 

Comparte: