Type to search

Sobre desvelos colectivos y sueños antirracistas

MARCHA MAREA VERDE (28-MAYO-2022) 22

Foto de archivo de Ana María Abruña

“Hace unas noches, no podía conciliar el sueño pensando en la familia de Canóvanas…”, me confesó una amada compañera mientras conversábamos sobre el entrecuido colectivo como práctica liberadora. Y esa confesión se me quedó grabada en la mente, hasta ahora que escribo estas líneas, semanas después.

Una familia en Canóvanas se levanta y se acuesta en un círculo interminable de violencia racista por parte de su vecina Carmen García. Una familia joven, que a diario -y por los pasados cuatro años- recibe el golpe frontal del racismo. Golpe que resisten con la armadura de intenciones profundas de permanecer y construir sus vidas allí en su casa. Una de las formas predilectas de violencia racista de su vecina es encender radios a volumen extremo para interrumpir el sueño -y los sueños- de esta familia.

El sueño y los sueños.

La palabra sueño designa tanto el acto de dormir como la actividad de la mente durante ese periodo de descanso. Es una función natural del cuerpo humano, una de las más importantes y necesarias. Los sueños son historias e imágenes que proyecta nuestra mente mientras dormimos. Pueden ser vívidos. Pueden hacerte sentir feliz, triste o asustada. Y pueden parecer confusos o perfectamente racionales. Los sueños entonces son como la vida misma.

Dicen también que un sueño lúcido es aquel en el que sabes que estás soñando. He leído que el sueño está íntimamente relacionado con las memorias y que algunas soñadoras expertas pueden influir en su sueño, cambiando la historia. En ocasiones, esta puede ser una buena táctica, especialmente durante una pesadilla. He leído también sobre la posibilidad de que dos personas -cercanas o desconocidas- compartan el mismo sueño. A esto le han llamado el “fenómeno del sueño compartido”.

También, cuando hablamos de sueños, nos referimos a aspiraciones y deseos. El lenguaje nunca es inocente.

Por esto, la anécdota de mi compañera me parece hermosamente poética y muy práctica a la vez. Si nuestros sueños pueden interconectarse, ¿podrán también así conectarse nuestros desvelos?

Imagino a las niñas -hijas de esta pareja- desveladas. Porque el estruendo que escuchan a diario es una costra que amenaza con asentarse en sus oídos, en sus espaldas, en todos sus pliegues.

Intenta crecer como un hongo insidioso en sus párpados para que se les dificulte descansar. 

Para que el odio sea lo único que vean. Les pienso y les siento como mujer que una vez fue niña y como madre que actualmente cría a una niña. 

Desde mi desvelo solidario, con ternura y amor a las hijas de Chanelly y Luis, les recordaría que no merecen ese maltrato. Que no hay nada malo en su familia, ni en su papá, ni en su color, ni en la textura de su cabello. Les recordaría que hay una comunidad grande que les defiende y que les piensa. Les aseguraría que no están solas. Que estamos conectadas en este sueño que es imaginar un país justo, conectadas en la rabia que nos causa ver que la justicia no les llega y abrazadas en la certeza de que hay mundos posibles que no incluyen el racismo, y que los estamos construyendo.

Les confesaría que el cansancio, en ocasiones, nos abruma. Pero que, a pesar de nuestras contradicciones y dolores, somos muchas, y que cada vez seremos más, las que nos unimos a sus desvelos. Sostenernos en este sistema racista, implica que compartamos sueños y memorias ancestrales. Reconocernos como merecedoras de gozo y alegría. Sabernos herederas de dones, fuerza y belleza. Requiere que agarremos las pesadillas por los cuernos y que imaginemos nuevas historias para nosotras y para las que vendrán después.

Desde mi desvelo solidario, les besaría la frente y les prometería que así -amanecidas y cansadas- caminaremos junto a ellas. Porque no podemos continuar dormidas mientras ellas no concilian el sueño. Porque nuestra humanidad es indebatible y la justicia la logramos despiertas… y juntas.

Lee otras columnas de la autora

¿Puedes apoyar el periodismo feminista?

Nuestro trabajo de periodismo feminista es independiente y se sostiene, en gran parte, por el apoyo de nuestra audiencia. En tiempos en que los intereses antiderechos acechan nuestras libertades, el periodismo feminista es aún más pertinente. Puedes ayudarnos a fortalecerlo, con una aportación mensual o con un donativo, asegurando que todo nuestro contenido se mantenga accesible y gratis todo el tiempo, para todo el mundo.

Comparte este artículo:

¡APOYA NUESTRO TRABAJO!

HAZ TU APORTACIÓN MENSUAL

Haz una donación en

  • trending_upActivismo
    whatshot¡Cambia ya!
  • Madres contra la Guerra

    Madres contra la Guerra denuncia intento de intimidación del FBI a manifestantes pro Palestina

    Nosotras por nuestras vidas, 8 de marzo de 2024

    Toman el expreso para caminar libres y sin miedo

    8 de marzo de 2024, Coalición 8 de marzo

    Conmemoran 50 años de lucha por la justicia de las mujeres

    Lockheed Martin

    Cómo las mujeres están combatiendo a los fabricantes de armas del genocidio en Palestina

    Shariana Ferrer-Núñéz 8M2021_Claudia Carbonell7

    Shariana Ferrer Núñez es galardonada por su trabajo feminista

    Manifestación en apoyo a Palestina en Puerto Rico

    Palestina: “No se debe normalizar el dolor”

    Mujeres dominicanas se agarran de manos en la Jornada en el Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, en el 25 de noviembre de 2023.

    Denuncian las violencias contra las mujeres en el país de las Mirabal

    La activista viequense Katherine Martínez Medina al culminar su caso con un acuerdo comunitario

    Acuerdo novel da fin a caso contra la activista viequense Katherine Martínez Medina

    Colectiva Feminista en Construcción, Shariana Ferrer

    ¿Ocupar el gobierno o hacer revolución?: el debate de la izquierda feminista

    DIA DESPENALIZACION DEL ABORTO EN AMERICA LATINA Y EL CARIBE (28-SEPTIEMBRE-2023) 34

    #28S: Desmienten las frases “indignas” en defensa del derecho al aborto

    Vista preliminar Katherine Martínez Medina

    Katherine Martínez Medina no está sola. Toda una colmena la acompaña.

    Contra el desplazamiento

    Colectiva Feminista convoca a Día de Acción Comunitaria contra el Desplazamiento