La noche que el público regresó a una cancha para ver a las 12 olímpicas

Equipo de baloncesto de Puerto Rico AmeriCup 2021

“Necesito ver su tarjeta de vacunación e identificación con nombre”. 

Con esa solicitud, un joven ujier con camisa de la FIBA (Federación Internacional de Baloncesto), recibió al público frente a la boletería del Coliseo Roberto Clemente en San Juan en la noche del viernes. Era el inicio del torneo AmeriCup. Además de la taquilla oficial para el partido entre los equipos de Puerto Rico y Venezuela, el público debía presentar evidencia de haber recibido la vacuna de la COVID-19. 

La inmunización y uso de mascarilla eran los requisitos para tener acceso a la instalación más importante del baloncesto puertorriqueño. No era para menos. La pandemia todavía no acaba y es menester seguir los debidos protocolos para poder presenciar a las 12 olímpicas de Borinquen. El AmeriCup 2021 es el primer evento deportivo profesional en el que se permite público dentro de una instalación cerrada en Puerto Rico. 

La saturación de virtualidad por el pasado año y medio, quizás, provocó olvidar el olor a empanadillas y sorullos en las cantinas de las canchas. Faltaban cinco minutos para las 8:30 p.m. y desde la vitrina se veía un surtido de frituras que convocaría dos horas después a quienes previo al partido compraban su primer trago presencial en meses. El juego comenzaría a las 9:10 p.m.

“Se ponen la mascarilla. Bueno, cuando terminen el trago se la ponen de nuevo”, ordenó una ujier de FIBA a un grupo de personas que disfrutaba de la antesala al juego en el área de entrada general. 

Los himnos nacionales de Puerto Rico y la República Bolivariana de Venezuela sonaron a las 9:05 p.m. Afortunadamente, la música era instrumental y no hubo oportunidad de escuchar los elogios a Cristóbal Colón en la entonación de La Borinqueña. Esa noche era para celebrar a las mujeres deportistas y no había cabida para ensalzar la figura de alguien que ejerció tanta violencia en nuestra América. 

El partido inició con tres canastos de triple valor protagonizados por las boricuas Pamela Rosado, Jennifer O’Neill y Jazmon Gwathmey. El comienzo dio indicios de que el juego sería dominado ampliamente por un equipo de Puerto Rico con más experiencia que sus rivales y con la alegría de saber que el próximo mes participarán por primera vez de unos Juegos Olímpicos de Verano. 

La asistencia de público en el Coliseo Roberto Clemente no fue tan amplia. Probablemente, no fueron más de 1,000 personas. Sin embargo, el entusiasmo era palpable. El retorno de fanáticos a eventos deportivos no es un asunto de poca monta.

“El deporte nos trae mucha alegría, y más en estos tiempos tan difíciles. Es bien especial que el regreso sea precisamente un equipo femenino, un equipo olímpico. Es una emoción bien grande, verlas aquí haciendo un papel extraordinario y estoy bien contenta de volver a las canchas”, expresó la joven de Bayamón, Glorisabel Hernández, quien asistió el juego junto a su familia. Su madre coincidió en lo especial que era la noche para ella y para el resto de Puerto Rico.

“Estamos felices de estar aquí. Es una emoción bien grande y una bendición de que ya estemos saliendo de la pandemia. Para mí, es bien importante este tiempo que estemos en salud”, dijo Glorisa López, mientras aplaudía un canasto de la jugadora Ali Gibson. 

La primera mitad culminó con una amplia ventaja para las puertorriqueñas. Dominaban el juego con marcador de 52-23. 

El choque representó también el retorno de la armadora Dayshalee Salamán, quien entró a cancha restando 4:15 del primer parcial. En febrero 2019, la jugadora se lesionó su rodilla izquierda durante un partido clasificatorio olímpico celebrado en Francia. Semanas después, Salamán fue operada y descartada para participar en los Juegos Olímpicos, originalmente pautados para el verano del 2020. Sin embargo, la pandemia provocó la posposición por un año de la justa mundial deportiva, permitiendo así que la fogosa canastera se rehabilitara y fuera incluida entre el grupo de 12 jugadoras que representará a Puerto Rico en Tokio el próximo mes.

El deseo de hacer una gran demostración deportiva ante su público era evidente en los rostros y gestos de las jugadoras puertorriqueñas. Luchaban cada jugada a ambos lados de la cancha. Incluso, restando 3:15 de juego, una alegación de la jugadora y abogada, Michelle González, provocó que uno de los árbitros la penalizara con una falta técnica. La decisión fue abucheada por un grupo de fanáticos, quienes reaccionaron gritando, “Puerto Rico, yo voy a ti”. 

El partido llegaba a su fin y Puerto Rico debutaba en el AmeriCup 2021 con un amplio triunfo. El marcador final fue de 88-50, con una ofensiva balanceada y cuatro jugadoras puertorriqueñas que anotaron en doble dígito. Era solo el inicio de un torneo que se extenderá hasta el sábado 19 de junio. 

Diez equipos de América participan, pero solo los que terminen en las primeras cuatro posiciones obtendrán un boleto para un torneo clasificatorio al próximo Mundial de FIBA, que se celebrará en Australia el próximo año. 

Mientras se disputa el AmeriCup 2021 en San Juan, las puertorriqueñas sueñan con la noche en que pasearán detrás de la monoestrellada durante la ceremonia inaugural de los venideros Juegos Olímpicos en Tokio. Jugar ante su gente antes de esta importante cita les brinda el apoyo y respeto que siempre han tenido entre quienes se solidarizan con sus reclamos en favor de la equidad deportiva.

En el AmeriCup, ellas son las que escriben otra importante página deportiva en el emblemático Coliseo Roberto Clemente.

“No te puedo decir que [estaba] un poquito nerviosa, luego de año y medio de no jugar con público, de no jugar en Puerto Rico, y hacerlo con fanaticada yo creo que es un orgullo enorme poder sentir el calor de nuestra gente. Sin duda estamos muy contentas y agradecidas porque este torneo se esté dando en casa y vamos a darlo todo por Puerto Rico, así que esperen grandes cosas”, sentenció con entusiasmo, la jugadora y capitana de la Selección Nacional de Puerto Rico, Pamela Rosado, durante la conferencia de prensa celebrada minutos después del juego frente a Venezuela.

Comparte:
Rafael Díaz Torres
Escrito por Rafael Díaz Torres
Es periodista del Centro de Periodismo Investigativo y profesor universitario, graduado del doctorado en Historias del Centro de Estudios Avanzados de Puerto Rico y el Caribe.