Filantropía con perspectiva de género fortalece a las organizaciones

A principios del 2020, el mundo entero se enfrentó a una de las mayores crisis de salud que se haya enfrentado en mucho tiempo. En el planeta, se propagaba la pandemia del COVID-19, con consecuencias nefastas para la salud individual y colectiva, pero, además, con repercusiones en los sistemas formales e informales. 

El archipiélago puertorriqueño no fue la excepción. Solo que, antes de que el país se sumara al resto del mundo con la pandemia, ya se sufría localmente a causa del peor temblor que se haya sentido en más de 100 años, y que dejó una serie de réplicas que, en ocasiones, aún se sienten. 

En medio de ese tumultuoso comienzo del 2020, justo el fin de semana antes del cierre total obligado por la pandemia, un grupo de mujeres boricuas en Puerto Rico y la diáspora identificó ese momento como uno en el que tenían que estar presente para las organizaciones que atienden a las comunidades de mujeres y LGBTTIQ+. De ahí pasaron, en marzo de 2020, a lanzar la Fundación de Mujeres en Puerto Rico (FMPR). 

En un principio, la Fundación Comunitaria de Puerto Rico (FCPR) se convirtió en auspiciador fiscal de la incipiente organización, pero por muy poco tiempo, ya que la FMPR rápidamente logró sus certificaciones locales y federales, lo que les permitió despuntar como una institución filantrópica para facilitar recursos económicos a la diversidad de organizaciones que atienden a las poblaciones seleccionadas y que son altamente vulnerabilizadas. 

Desde su lanzamiento, se pensó en un fondo de emergencia, que pudiera activarse en casos de eventos de gran magnitud, como lo representó el huracán Fiona. “Como Puerto Rico ha estado en una emergencia tras otra, es inevitable que nosotras tengamos dentro de nuestros componentes de subvenciones ya pensado una estrategia de emergencias. […] Tuvimos que sacar el fondo por la preocupación de que se quedaran atrás”, explicó Verónica Colón Rosario, directora ejecutiva de la FMPR.

Esta partida especial de la FMPR –cuyo lanzamiento se adelantó por el paso del huracán Fiona, en septiembre de 2022– busca fortalecer a las entidades locales que respalda, aquellas que sirven, se organizan y abogan por las mujeres, niñas y la comunidad no-binaria local, de forma tal que para la próxima emergencia estén más preparadas. Según Colón Rosario, las organizaciones que ofrecen servicios a mujeres quedan, en muchas ocasiones, rezagadas de las subvenciones filantrópicas. “Globalmente, reciben menos de un 2% de todas las donaciones filantrópicas”, aseguró.

Por tal razón, la FMPR realizó un inventario de necesidades e identificó a dos grupos particulares que no recibirían el apoyo que necesitaban: organizaciones de servicios a mujeres y mujeres agricultoras. Así, eligieron otorgar subvenciones a 14 entidades con las que ya habían trabajado para acelerar los procesos. 

Para lograr su cometido, contaron con el apoyo del Fondo de Recuperación Comunitaria para Puerto Rico de la FCPR, ya que se les otorgó un donativo de $50,000 para cinco de organizaciones: Casa Protegida Julia de Burgos, Siempre Vivas del Recinto Universitario de Mayagüez, el Centro de la Mujer Dominicana, Paz para ti y Casa Juana Colón. 

Estrategias con equidad de género

La FCPR ha incorporado el lente de equidad de género para el desarrollo de sus estrategias internas y externas, reconociendo que alcanzar la equidad de género es una de las metas de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, impulsados por la Organización de las Naciones Unidas (ONU). Para optimizar el alcance de la estrategia de equidad de género de la FCPR, se recurrió al capital social de la institución, que se basa en las relaciones que ha desarrollado la FCPR en su trayectoria de 37 años. Y aunque la FMPR tiene una corta trayectoria, las mujeres detrás de la organización sí tienen un largo camino de trabajos con el tema de equidad de género, convirtiéndose así en una aliada esencial de la FCPR.  

“Fortalecen el alcance de su estrategia de equidad de género a través de nosotras porque no hay que reinventar la rueda. Ellos nos pasan el dinero y nosotras hacemos las contribuciones de acuerdo con lo que sabemos que es la necesidad”, aseveró Colón Rosario sobre el apoyo que reciben de la FCPR. 

Por su parte, la vicepresidenta senior de la FCPR, Mary Ann Gabino, explicó que, desde hace poco más tres años, decidieron “fortalecer la estrategia de equidad de género, que, desde la Fundación Comunitaria, se traduce en otorgar donativos estratégicos para cerrar las brechas de inequidad en nuestras comunidades y desarrollar relaciones de colaboración estrecha con organizaciones que permitan optimizar el alcance de lo que se desea lograr. La Fundación de Mujeres en Puerto Rico, se ha convertido en una organización aliada”.  

Más allá de las emergencias: apoyar para fortalecer

Pese a que el fondo de emergencias se estableció para atender las necesidades inmediatas ante distintos eventos, la FMPR está enfocada en dirigir sus esfuerzos al fortalecimiento de las 33 organizaciones que apoyan a las poblaciones de mujeres y LGBTTIQ+. 

Colón Rosario explicó que, pocas veces, se suelen destinar fondos para el apoyo de la administración de la organización, en vez, con frecuencia, se enfocan en apoyo programático, y están olvidando que para correr los programas hace falta una estructura administrativa. 

“Sé de organizaciones que están haciendo un trabajo magistral en las comunidades, sin embargo, su dirección administrativa no ha cobrado por meses”, destacó Colón Rosario. “Vamos a empezar a invertir en organizaciones para que sean estables, fuertes e identificar ejemplos como Taller Salud. Al día siguiente del huracán, ellas tenían una cocina comunitaria corriendo”, dijo sobre la organización feminista de base comunitaria que les sirve como inspiración. 

Aunque ese es el enfoque, la directora ejecutiva de la FMPR fue enfática en que, desde la filantropía feminista, se promueve un diálogo bidimensional en el que las comunidades y organizaciones expresen cuáles son sus necesidades y, de ahí, se evalúan las posibilidades de apoyo. 

Un ejemplo de lo anterior es la Casa Juana Colón, que ofrece servicios como orientación, acompañamiento y asesoría legal a mujeres en Comerío, y que existía a base de trabajo voluntario. Cuando comenzó a colaborar con la FMPR, tenía $12,000 en su cuenta como presupuesto global. 

“Todo su trabajo era voluntario, sin embargo, su trabajo es bien importante porque, en el centro de Puerto Rico, no hay muchas organizaciones feministas”, puntualizó Colón Rosario, quien informó que, en diversas subvenciones, le ha otorgado sobre $30,000. 

“Ahora, Casa Juana Colón es una organización formalizada, con un presupuesto de $300,000. Ahora, pueden recibir dinero para seguir creciendo”, abundó quien entiende que el caso de esta organización ejemplifica lo que la FMPR aspira realizar. 

*En ruta hacia la equidad es una serie auspiciada por la Fundación Comunitaria de Puerto Rico (FCPR) para destacar las historias de mujeres que aportan al país desde sus respectivas organizaciones sin fines de lucro, apoyadas por la FCPR como parte de su compromiso con promover la equidad de género, y la Fundación de Mujeres en Puerto Rico.

Comparte: