La promesa de “estabilidad” de Wanda Vázquez ante un #EstadoDeEmergencia

Wanda Vázquez

Hace una semana, un par de horas después de haber juramentado como gobernadora de Puerto Rico el pasado miércoles, la abogada y exfiscal Wanda Vázquez Garced se dirigió al país con una promesa de estabilidad.

Asumía el cargo como consecuencia de la decisión del Tribunal Supremo de Puerto Rico que dejó al nombrado secretario de Estado de Ricardo Rosselló, Pedro Pierluisi, fuera del puesto porque constitucionalmente no le correspondía. Por ser secretaria de Justicia, y al quedar vacante la posición de secretario de Estado, se convirtió en la tercera persona en la gobernación en una semana, y la segunda mujer en la historia de la isla.

Desde ese día, la universitaria Aliana Margarita Bigio Alcoba lleva escrita en uno de los cristales de su carro la consigna “Wanda, renuncia”.

Bigio Alcoba es una de las mujeres que han estado consistentemente manifestándose frente a La Fortaleza desde que el reclamo por la dimisión de Ricardo Rosselló hizo eco en miles de puertorriqueños tras la publicación del chat de Telegram y la investigación sobre las redes de corrupción de sus allegados. También, ha aprovechado las cuentas de Instagram y Facebook de su proyecto Con(sentimiento) para educar sobre democracia y participación política a sus más de 12,000 seguidores, y establecer por qué, a su juicio, Pedro Pierluisi, Thomas Rivera Schatz y la ahora gobernadora de Puerto Rico, Wanda Vázquez Garced, no son personas aptas para dirigir el país.

“Queremos cambio verdadero, no un juego de sillitas”, lee una de sus publicaciones de Instagram más recientes, un mensaje en letras negras sobre fondo verde chatré.

 

View this post on Instagram

 

A post shared by 💜✨Aliana Margarita✨💜 (@con.sentimientopr) on

La estudiante está convencida de que la revolución del verano del ‘19 que logró sacar a Rosselló de su silla y del país no puede acabar con una caída de brazos conformista que podría tener que ver más con resignación y aceptación de “lo menos malo” que con la convicción de que el país está encaminado a un mejor porvenir.

Lee aquí: Soy hija de la crisis y no tengo nada que perder

En la misma línea, se expresó en Facebook la abogada Mariana Nogales Molinelli.

“Yo no compro ‘la paz figurativa’ que intenta venderme la prensa corporativa y algunos dizque influencers de cierta generación. Ni Silverio, ni Montero ni la madre de los tomates podrán convencerme de ‘las bondades de Wanda’ porque su trayectoria está pavimentada con verdadera maldad”, lee parte de su comentario.

En una semana al frente, Vázquez Garced ha pedido una oportunidad para hacer el trabajo y ha dejado claro que no tiene intenciones de renunciar. Sus expresiones de que no es política parecen apaciguar los ánimos y complacer a sectores que estuvieron militantes en las manifestaciones por sacar a Rosselló.

Ser mujer gobernadora es un mensaje importante en un país que día a día se exhibe como machista. Antes de que en el 2000 Sila María Calderón ganara las elecciones, añadirle una “a” al final de “gobernador” no parecía algo que podía pasar porque nunca había ocurrido.

Cuando Vázquez Garced visitó la escuela Abraham Lincoln, en San Juan, el lunes, el primer día de clases en el sistema público, su presencia como mujer gobernadora no pudo haber pasado desapercibida por estudiantes que nunca han vivido bajo una gobernación femenina. La primera ejecutiva del país, quien ha expresado muchas veces que es orgullosamente producto de la escuela pública de Puerto Rico, les dijo a las niñas: “Ustedes pueden estudiar lo que ustedes quieren, lo que a ustedes les guste”. Esto es un mensaje que, de su parte, tiene un matiz muy diferente al que tendría si lo hubiese pronunciado cualquier funcionario varón.

Vázquez Garced, sin embargo, no es una funcionaria electa. Según ha manifestado en distintas entrevistas (este medio solicitó una entrevista con la gobernadora y espera por confirmación de fecha por parte de su secretaria de Prensa), está consciente de que no llegó al poder mediante el voto del electorado puertorriqueño y apoyaría un cambio en la Constitución para crear el puesto de vicegobernador o vicegobernadora, que sí sería un puesto electivo. Por lo pronto, ha sabido darle la vuelta a este asunto y asegurado que, precisamente porque no es política, puede tomar decisiones en el mejor interés del país sin que le pesen posibles consecuencias electorales.

Trayectoria en cuestionamiento

Las primeras expresiones y gestiones de Wanda Vázquez Garced en la gobernación están a contraluz de su trayectoria como fiscal, procuradora de las Mujeres y secretaria de Justicia.

Las organizaciones feministas dedicadas a la defensa de los derechos de las mujeres conocen muy bien su trabajo. En un principio, cuando en 2010 el gobernador Luis Fortuño la designó procuradora de las Mujeres, su nombramiento no fue consultado con estos grupos, como ordena la Ley 20 de 2001, que creó la Oficina de la Procuradora de las Mujeres.

“Siempre favorecemos que las mujeres lleguen a puestos directivos, particularmente, a puestos que tradicionalmente han ocupado hombres. Sin embargo, en el caso de la licenciada Vázquez, su trayectoria en la Oficina de la Procuradora de las Mujeres fue desatinada, discriminatoria y antiobrera”, estableció Sara Benítez, una de las portavoces del Movimiento Amplio de Mujeres de Puerto Rico (MAMPR).

La organización de la cual Benítez es parte pidió la destitución de Vázquez Garced como procuradora a dos años de esta ocupar el puesto.

En una conferencia de prensa que se realizó el 30 de abril de 2013, el MAMPR denunció distanciamiento de Vázquez Garced con las organizaciones de mujeres y la falta de gestión para reunir la Comisión para una Política Pública Integrada sobre Violencia Doméstica y la Comisión Nacional para la Erradicación de la Violencia Doméstica, Agresión Sexual y Acecho, dos organismos que debe presidir la persona que ocupe el puesto de procuradora.

En ese momento, el MAMPR también expuso que Vázquez Garced fallaba en impulsar en su agenda temas como el discrimen por razón de género, inequidad salarial, hostigamiento sexual, pobreza, dependencia y hacer valer una carta circular del Departamento de Educación para implementar un currículo con perspectiva de género, gestión que aún hoy no se ha hecho.

Varias de las personas que trabajaban en la OPM presentaron querellas en la Comisión Apelativa del Servicio Público y una demanda por implementar un plan “arbitrario e ilegal” de horarios rotativos que incluían el turno de 12:00 a.m. a 8:30 a.m.

Además, la líder feminista Aida Iris Cruz ha denunciado en múltiples ocasiones a Vázquez Garced por plagio y hurto de derechos de autor del curso de intercesoría legal.

A la lista de fallas de la entonces procuradora de las Mujeres, se sumaron otras aún más graves que el MAMPR presentó al Senado, en enero de 2017, como parte de su ponencia en contra de que Vázquez Garced fuera confirmada como secretaria de Justicia.

“Realizó recortes discriminatorios en las asignaciones de fondos a organizaciones con vasta experiencia en el ofrecimiento de servicios a víctimas. También, estableció requisitos adicionales, a los requeridos por las fuentes financiadoras de fondos federales, que impidieron que muchas organizaciones recibieran dichos fondos. Algunas de estas organizaciones se vieron obligadas a cerrar sus puertas y a despedir personal. Incluso, ejerció presión indebida sobre organizaciones que recibían fondos de la OPM para que no expresaran públicamente su desacuerdo con actuaciones suyas como procuradora. Con ese propósito, citó a reuniones en las cuales utilizó tono intimidante y autoritario con las participantes. Esta actitud dista mucho del temple que debe tener la persona que ocupe la silla de la secretaría de Justicia”, lee la ponencia que presentó el MAMPR en las vistas de confirmación de Wanda Vázquez Garced como secretaria de Justicia.

La directora ejecutiva de Proyecto Matria, Amárilis Pagán Jiménez, utilizó sus redes para rescatar parte de esa trayectoria.

“Si luchamos para sacar a Rosselló por homofóbico, machista, insensible, deshonesto, violento en el manejo de la disidencia y las diferencias, político antes que gobernador, ¿por qué hay gente bajando la guardia y pidiendo oportunidades para Wanda Vázquez?”, expuso la directora ejecutiva de Proyecto Matria, Amárilis Pagán Jiménez en un post de Facebook en el que recordó que Vázquez “apoya la pena de muerte, que recortó fondos y persiguió organizaciones mientras fue procuradora, que tiene la costumbre de amenazar gente, que persiguió empleadas de OPM, que es pésima administradora, que desarticuló (por una mezcla de ineptitud y de agenda política partidista) el trabajo de consenso y coordinación que existió antes en la OPM, que radicó cargos a una niña que era víctima de bullying racista, apoyó el proyecto de #LibertadReligiosa”, comentó en un post de Facebook.

Pagán Jiménez hizo referencia al caso de una niña, de 11 años, contra la que el Departamento de Justicia, bajo la administración de Vázquez Garced, insistió en llevar a un proceso judicial por supuesta agresión. Trascendió que la niña se defendía de hostigamiento racista del que había sido víctima por cerca de dos años y que fue expulsada de su escuela sin que se utilizaran los procedimientos establecidos. Tiempo después, Justicia desistió del caso porque las madres de las presuntas víctimas de la niña no estaban de acuerdo con que sus hijas, de 10 años, declararan en corte abierta.

Vázquez Garced, además, apoyó la propuesta de enmendar la Constitución para limitar el derecho a la fianza en 2012 y, en 2013, se expresó en favor de la aplicación de la pena de muerte al culpable de la masacre de La Tómbola, Alexis Calendario.

Feministas en vigilancia activa

Durante esta semana, la gobernadora ha mantenido un tono conciliador y ha sido sumamente cautelosa en tomar decisiones.

Ha expresado que consideraría declarar un estado de emergencia por la situación de violencia de género que vive el país, un reclamo liderado por la Colectiva Feminista en Construcción desde el plantón que se realizó el 23 de noviembre de 2018 frente a La Fortaleza.

Lee aquí: Sí, el gobernador puede declarar emergencia por violencia de género

“Toda aquella medida que sea dirigida a proteger a las mujeres y a combatir la violencia de género la vamos a hacer. No necesariamente ninguna declaración nos va a impedir que eso ocurra. Si eso es necesario, lo vamos a considerar”, dijo la gobernadora en comparecencia pública en la escuela Ramón Marín de Guaynabo.

También, aunque no fue categórica, mostró apertura ante la posibilidad de implementar un currículo con perspectiva de género, la principal gestión que se requiere para atacar el problema de discrimen en su raíz.

Las organizaciones feministas dieron la bienvenida a las expresiones de Vázquez Garced y enfatizaron en la necesidad de que actúe ágilmente y que sus gestiones se traduzcan en la ejecución de planes concretos y en campañas de prevención.

Este año, al menos 13 mujeres han sido asesinadas en circunstancias de violencia de género.

Mapa de la violencia de género en Puerto Rico

Si actúa en esa dirección, Wanda Vázquez Garced podría reivindicarse con quienes todos los días luchan por los derechos de las mujeres y por un país de justicia para todas las personas.

Además de declarar el estado de emergencia, la portavoz del Movimiento Amplio de Mujeres estableció que Vázquez Garced debe iniciar una auditoría de la deuda de Puerto Rico, reunirse con las organizaciones feministas, implementar el currículo con perspectiva de género en las escuelas del país, monitorear y analizar el trabajo de la Oficina de la Procuradora de las Mujeres y declarar que no se va a dejar chantajear por entidades fundamentalistas.

“Debe gobernar para el país”, estipuló Benítez al enfatizar la postura de alerta y vigilancia fiscalizadora que mantendrá su organización.

Continuarán las protestas

Para la universitaria Aliana Margarita Bigio Alcoba, las manifestaciones deben continuar.

“Siempre, la gente que nos pongan a gobernar, va a tener algo que tenemos que velar y eso es un ejercicio de democracia”, declaró.

Bigio Alcova observó que el movimiento por sacar a Ricardo Rosselló del poder ocurrió en un período donde muchas personas tienen tiempo libre. Con el inicio de los semestres escolares y universitarios, parecería que la guardia baja. Pero, en muchos pueblos alrededor de la isla, se están celebrando asambleas para elaborar propuestas de país desde el corazón de la gente.

“Lo que tenemos que hacer ahora es acostumbrar las mentes, el cuerpo y nuestras actividades a que giren un poco en torno a lo político. A lo mejor no podemos sacar a cada gobernante, pero podemos hacer asambleas de pueblo, a seguir hablando del tema, a seguir evidenciando y a seguir velando que ella haga lo que dice que va a hacer”, apuntó Bigio Alcoba.

“No es una lucha contra Ricky ni contra Wanda, es una lucha contra la corrupción y es una lucha inmensa que no siempre vamos a ganar en dos semanas”.

Comparte:
Cristina del Mar Quiles
Escrito por Cristina del Mar Quiles
Periodista y educadora de Caguas, Puerto Rico. Ha trabajado por los pasados 12 años en prensa escrita, radio, multimedios y de manera independiente como reportera, editora y productora.