¿Cuáles son las prioridades del gobernador?

Plantón contra la violencia machista / Colectiva Feminista en Construcción / Ana María Abruña

(Fotos y vídeo de Ana María Abruña)

No se trataba de una sorpresa. Hace más de un mes, se anunció la manifestación Plantón 23N contra la violencia machista, que convocó la organización política Colectiva Feminista en Construcción. Medios impresos, digitales y audiovisuales se hicieron eco de la convocatoria. Se informó en las redes sociales y hubo pasquines por San Juan y otros pueblos.

Sin embargo, el viernes, “no había nadie” en La Fortaleza, en el Viejo San Juan, donde un grupo diverso reclamó al gobernador Ricardo Rosselló que firmara una orden ejecutiva que exigía que declarara un estado de emergencia nacional por la situación de violencia de género que se vive en el país.

¿Dónde estaba el primer ejecutivo? Quizás, en una panadería, a juzgar por una de las fotos, en la cuenta de Instagram de la primera dama Beatriz Rosselló, quien, irónicamente, en esa misma red social invitó a sus seguidores a visitar La Fortaleza al colocar una imagen familiar con el hashtag #VisitUs.
Beatriz Rosselló

Mientras, en Twitter, Ricardo Rosselló estaba tuiteando sobre su respaldo a otro referéndum y retuiteando una noticia sobre un crucero que llegó a Ponce.

Ni una sola palabra sobre las 22 mujeres asesinadas por sus parejas o exparejas en el 2018 como consecuencia de la violencia de género.

Ese silencio contrastó con los potentes reclamos del grupo de manifestantes que llegó, el viernes, a partir de las 4:00 de la tarde, a la plaza Colón.Plantón contra la violencia machista / Ana María Abruña

“Y tiemblan los machistas, América Latina será toda feminista” y “a la policía le quedan dos caminos: unirse a las mujeres o ser sus asesinos”, cantaban, al son de los panderos, mujeres con camisas en las que se leía: “Nosotras paramos para construir otra vida” o “Abajo el patriarcado. ¡Puñeta!”.

Les hacían eco féminas de distintas edades, algunas de ellas con pañuelos verdes que simbolizaban su defensa al derecho a abortar. Les acompañaban hombres, en su mayoría jóvenes, y parte de la comunidad LGBTT.

“Sin vulva pero todavía soy mujer. El feminicidio afecta a trans-mujeres también”, se podía leer en uno de los letreros.

Antes de arrancar en ruta a La Fortaleza, Shariana Ferrer, portavoz de la Colectiva Feminista en Construcción, explicó por qué se convocó esta marcha y, advirtió, no se irían hasta lograr la firma del gobernador. Sabían que la posibilidad de que sus reclamos fueran ignorados era real, por lo que cargaron con sus casetas de campaña que, más tarde, montaron en la calle.

Plantón contra la violencia machista / Colectiva Feminista en Construcción / Ana María AbruñaA las 4:40 de la tarde, el grupo inició su caminata por la calle San Francisco, mientras retumbaba: “Si nosotras paramos, el país se detiene”, “Respeta mi existencia”, “Se siente la presión, mujeres en la calle en una revolución”. Dos policías en motoras iban frente a las participantes.

Se detuvieron frente a la Casa Alcaldía de San Juan. Ferrer aprovechó para explicarles, en inglés, a los turistas, algunos con sus celulares listos para grabar o hacer fotos, que en Puerto Rico 22 mujeres han sido “matadas por sus parejas o exparejas y el gobernador no ha hecho nada”.

En la calle Fortaleza, esperaban más de 30 policías, algunos muy serios y otros con una sonrisa que unas interpretaban como nerviosa y otros como burlona. Se quedaron detrás de una verja justo donde inicia el despliegue de sombrillas de colores que buscaban los visitantes, a juzgar por sus comentarios de alegría al verlas, y quienes se toparon con la manifestación.

“Dónde estaban cuando nos mataban, dónde estaban cuando nos violaban”, les cantaban a los policías. También, les recordaron que “tres de sus agentes han asesinado a sus parejas, y que 180 de sus agentes tienen casos de violencia”.

Lee también: Nunca es tarde para hablar

Ferrer, con los papeles de la orden ejecutiva en la mano, ofreció detalles del documento que le redactaron al gobernador que, entre otras cosas, declara un estado de emergencia nacionalPlantón contra la violencia machista / Coletiva Feminista en Construcción / Ana María Abruña por la situación de violencia de género en el país, ordena a la secretaria de Educación que incorpore al currículo escolar la educación con perspectiva de género, y ordena al superintendente de la Policía que se trabaje de forma eficaz y estructurada el procesamiento de los delitos de agresión sexual y violencia de género.

“Al gobernador, si realmente quiere establecer una cultura de paz y respeto a la mujer, que venga”, gritó Ferrer, quien, junto a sus compañeras de la Colectiva, contó con el respaldo del Movimiento Socialista de Trabajadoras y Trabajadores, Comedores Sociales de Puerto Rico, Olla Común, Educamos, Jornada se Acabaron las Promesas, Movimiento Solidario Sindical, Movimiento Amplio de Mujeres de Puerto Rico y otras organizaciones.

Minutos más tarde, un agente les informó que en La Fortaleza no había nadie.

“El capitán me dijo que sabía de la protesta y que le diéramos la orden ejecutiva. Le dije que no. Entonces, me dijo que el problema era que no había nadie. Llevamos más de un mes anunciándolo y el tipo no está. Ahí, vemos dónde están sus prioridades. Nos vamos a quedar entonces”, reaccionó Vanesa Contreras, representante de la Colectiva.

Plantón contra la violencia machista / Colectiva Feminista en Construcción / Ana María AbruñaY como habían anticipado este escenario, continuaron su agenda de actividades con un bombazo y una vigilia para recordar a las 22 mujeres asesinadas por sus parejas o exparejas. Montaron las casetas para esperar por la firma del gobernador, y aseguraron, con firmeza, que no se irían sin cumplir su propósito. Y, una vez más, se preguntaron: “¿Dónde están las prioridades del gobernador?”

La espera continuó el sábado

Ayer, a las 10:15 de la mañana, representantes de la Colectiva Feminista en Construcción dieron un ultimátum de 24 horas al gobernador para que firmara la orden ejecutiva.

En ese momento, las mujeres llevaban 17 horas en espera de una respuesta de Rosselló o del acercamiento de un funcionario. Advirtieron que, una vez se cumpliera el plazo, tomarían otras medidas para lograr su objetivo.

“En muchos momentos, nos dicen que hay que protestar menos y traer más propuestas, pues les hemos traído propuestas. Es la segunda vez que le traemos propuestas y que las ignora”, expresó Vanesa Contreras, quien instó al pueblo a darse cita para que participe de charlas, lectura de cuentos y el concierto Vivas nos queremos.

Esta es una lucha de pueblo y de Puerto Rico en contra de la violencia machista, y nos vamos a quedar aquí porque nuestras vidas son importantes, porque no vamos a seguir permitiendo la precariedad, porque vamos a luchar en contra de la austeridad, porque la vida de las mujeres es más importante que el dinero de los bonistas”, añadió Contreras.

No se quitan

El domingo, Día de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, siguió la espera por el gobernador Ricardo Rosselló.

En la mañana, el primer ejecutivo no se había acercado al grupo de manifestantes ni se había expresado sobre el reclamo. Ayer, solo le dio un retuit al mensaje de la abogada Johanne Vélez, quien, en compañía de Ileana Aymat, se reunió con representantes de la Colectiva.

“Sin importar qué hagamos el día de hoy, si nos vamos o nos quedamos, nosotras sí tenemos el compromiso probado porque no nos hemos quitado desde el año pasado de que vamos a seguir dándole seguimiento a esos reclamos y orden ejecutiva”, expresó Zoán Dávila por medio de un video, en el que dijo que les notificaron que Rosselló se encontraba en una “celebración familiar”.

“Qué vergüenza nos da que no se haya asomado aun sabiendo que el día en que empezó esta jornada mataron a una mujer en Cidra y apuñalaron a otra en Cabo Rojo, y el número de muertes sigue aumentando y hoy es el Día de No Más Violencia contra las Mujeres, y ni siquiera ha dado un mensaje en ningún medio”, agregó al establecer que se quedarán en la calle Fortaleza.

Violenta represión

Las mujeres continuaban su manifestación frente a la valla que la Policía y agentes de la Unidad de Operaciones Tácticas mantenía en la calle Fortaleza. Un hombre que no portaba identificación de policía golpeó con una macana en las manos a varias de las que se encontraban en la primera línea. La multitud reaccionó en defensa del grupo y el mismo hombre lanzó gas pimienta mientras otros oficiales forcejeaban, afectando a activistas y periodistas.

Varias personas pudieron identificar en fotos al sujeto.

Tras la agresión del cuerpo policíaco, se realizó un piquete.

Contreras, una de las mujeres de la Colectiva Feminista en Construcción que estuvo en el plantón los tres días, anticipó que, ante el silencio del gobernador, el reclamo que las llevó a Fortaleza el viernes escalará.

“Aunque el gobernador ha hecho caso omiso de nuestro reclamo, nos hemos enterado que la Procuradora de las Mujeres (Lersy Boria) tiene una reunión de emergencia con los secretarios de las agencias para lidiar con la violencia machista. Esto no lo tenían planeado, de esto nadie estaba hablando hasta que las compañeras feministas nos tiramos a la calle y empezamos a exigir que tenían que declarar un estado de emergencia”, apuntó.

“Tratamos de tender canales de comunicación, pero el gobernador decidió ignorarnos y el 25 de noviembre nos tiró a la Fuerza de Choque. Hoy, arreciamos la lucha y seguimos para conseguir la justicia para todas las personas”, puntualizó al finalizar la manifestación.

El periodista Rafael Díaz Torres colaboró en esta crónica.

Comparte:
Amary Santiago Torres
Escrito por Amary Santiago Torres
Periodista y profesora. Cuenta con 20 años de experiencia en la prensa puertorriqueña con énfasis en temas culturales. También, se ha desempeñado como editora de textos periodísticos y comerciales.