Type to search

Un llamado a la denuncia y a la solidaridad contra la violencia sexual

El grito está debajo de la piel. Está luchando, retorciéndose, quiere escapar y liberarse. Viene acompañado de la desesperación y la incertidumbre. Queda forzosamente ahogado por la vergüenza, la culpa y el miedo.

La angustia silenciada se alberga en su estómago. Irremediablemente, crece y se alimenta por sí misma para revolcarle su estómago y causarle malestar. Le provoca un estado constante de expectativa, intranquila e inquieta, esperando el próximo cantazo que le reventará el estómago y la dejará sin aire.

La confusión abrumadora está latente en su mente. Es una enredadera de emociones y pensamientos imposibles de discernir. Le dan ganas de vomitar porque, entre el grito, la angustia silenciada, y la confusión, se le hace imposible entenderse; se le hace imposible explicarse. Y es que ella quiere salir corriendo, pero no puede. Está cumpliendo la sentencia del silencio.

El grito tiene que ser liberado, la angustia apalabrada, y la confusión esclarecida. Porque dentro de todo ese silencio impuesto, existen palabras estranguladas y suprimidas que están exigiendo ser verbalizadas, y existen tormentos que tienen que ser sanados.

El silencio impuesto por nuestras familias, los tribunales, las iglesias, las escuelas, es un asesino sigiloso. Callar la violencia nos aquieta, arrebata y quebranta. Y es que el silencio es poderoso, un castigo para quien lo acoge. El silencio es cómplice; el manto en el cual se recuesta la violencia. Es el dolor y la soledad acallada y arrinconada.

En un país en donde la indolencia e impunidad son las órdenes del día, donde ni las estadísticas de acoso y violencia sexual por parte de las agencias gubernamentales son correctas ni se aclimatan a las realidades que viven las cuerpas feminizadas y cuir en Puerto Rico, donde se nos revictimiza y acribilla, y se burlan de nuestras voces, es inminente la solidaridad, el cuidado colectivo y el acompañamiento.

Solo el 10% de las agresiones sexuales son perpetradas por personas desconocidas a la sobreviviente. Esto significa que la mayoría de las agresiones sexuales son cometidas por personas que conocemos, muchas incluso en nuestro círculo familiar. El silencio está haciendo sus fechorías, sosteniendo la violencia sexual intrafamiliar, entre amistades, en las iglesias. Es por esto que tenemos que entender una vez y por todas que lo que no se habla no desaparece, no deja de doler. Es hora de despotricar el silencio; de quitarle su poder. Es hora de salvar vidas, sanar y procurar el bienestar de las personas sobrevivientes.

En el mes de Concientización y Prevención del Hostigamiento y Acoso Sexual, apostamos por su dignidad y justicia, y le hacemos el llamado a nuestres pares, amistades, colegas, y demás personas que reten sus espacios. Incomoden. Problematicen. Que el silencio y el miedo no triunfen.  Que el temor a cuestionar no prevalezca. Que nunca cesa el fervor por la justicia, los derechos humanos y la dignidad.

Por todas las niñas a las que les han obligado a callar,

por todos los niños a quienes no les han creído,

por todas las mujeres, personas trans y no binarias que viven con miedo,

nos tenemos y nos defendemos.

Lee aquí, también de la autora, No es “piropo”, es acoso callejero

¿Puedes apoyar el periodismo feminista?

Nuestro trabajo de periodismo feminista es independiente y se sostiene, en gran parte, por el apoyo de nuestra audiencia. En tiempos en que los intereses antiderechos acechan nuestras libertades, el periodismo feminista es aún más pertinente. Puedes ayudarnos a fortalecerlo, con una aportación mensual o con un donativo, asegurando que todo nuestro contenido se mantenga accesible y gratis todo el tiempo, para todo el mundo.

Comparte este artículo:

¡APOYA NUESTRO TRABAJO!

HAZ TU APORTACIÓN MENSUAL

Haz una donación en

  • trending_upActivismo
    whatshot¡Cambia ya!
  • Madres contra la Guerra

    Madres contra la Guerra denuncia intento de intimidación del FBI a manifestantes pro Palestina

    Nosotras por nuestras vidas, 8 de marzo de 2024

    Toman el expreso para caminar libres y sin miedo

    8 de marzo de 2024, Coalición 8 de marzo

    Conmemoran 50 años de lucha por la justicia de las mujeres

    Lockheed Martin

    Cómo las mujeres están combatiendo a los fabricantes de armas del genocidio en Palestina

    Shariana Ferrer-Núñéz 8M2021_Claudia Carbonell7

    Shariana Ferrer Núñez es galardonada por su trabajo feminista

    Manifestación en apoyo a Palestina en Puerto Rico

    Palestina: “No se debe normalizar el dolor”

    Mujeres dominicanas se agarran de manos en la Jornada en el Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, en el 25 de noviembre de 2023.

    Denuncian las violencias contra las mujeres en el país de las Mirabal

    La activista viequense Katherine Martínez Medina al culminar su caso con un acuerdo comunitario

    Acuerdo novel da fin a caso contra la activista viequense Katherine Martínez Medina

    Colectiva Feminista en Construcción, Shariana Ferrer

    ¿Ocupar el gobierno o hacer revolución?: el debate de la izquierda feminista

    DIA DESPENALIZACION DEL ABORTO EN AMERICA LATINA Y EL CARIBE (28-SEPTIEMBRE-2023) 34

    #28S: Desmienten las frases “indignas” en defensa del derecho al aborto

    Vista preliminar Katherine Martínez Medina

    Katherine Martínez Medina no está sola. Toda una colmena la acompaña.

    Contra el desplazamiento

    Colectiva Feminista convoca a Día de Acción Comunitaria contra el Desplazamiento