Senado urge al gobernador que declare un estado de emergencia por violencia de género

Ana Irma Rivera Lassén-Senado

(La senadora Ana Irma Rivera Lassén durante el debate sobre la Resolución 54)

A dos días de la confirmación del feminicidio de Angie Noemí González Santos, el Senado aprobó este jueves la Resolución 54 para que el gobernador Pedro Pierluisi Urrutia declare un estado de emergencia y destine todos los recursos para dar una respuesta efectiva al problema.

La resolución, presentada por el presidente del Senado, José Luis Dalmau Santiago, contó con 22 votos a favor, dos en contra y dos abstenidos. Hubo un senador ausente. La senadora de Proyecto Dignidad, Joanne Rodríguez Veve, y el senador Thomas Rivera Schatz, del Partido Nuevo Progresista (PNP), emitieron los votos en contra. Keren Riquelme y Gregorio Matías, también del PNP, se abstuvieron.

Esta medida también solicita que la orden ejecutiva que declare el estado de emergencia incluya un plan nacional para atacar la problemática en diferentes ámbitos, capacitar a las agencias gubernamentales que atiendan a las víctimas y concretar alianzas con organizaciones y grupos que provean atención a mujeres en situaciones de violencia.

La declaración de un estado de emergencia mediante orden ejecutiva es un reclamo que organizaciones feministas han llevado por más de dos años para que se atienda con urgencia y recursos la crisis de violencia de género en Puerto Rico.

“La razón de ser de este tipo de resolución es reconocer lo que es la invisibilidad de la violencia con apellidos. (…) Estamos viendo un país donde, solo por el hecho de ser mujeres, en toda su diversidad, incluyendo a las mujeres trans, somos objeto de posible violencia”, sostuvo la senadora del Movimiento Victoria Ciudadana (MVC) Ana Irma Rivera Lassén en la primera sesión ordinaria del Senado.

Resolución del Senado 54 (no incluye las enmiendas de lenguaje realizadas en sala)

La senadora de Proyecto Dignidad explicó que se opuso a la resolución porque consideró que “invisibiliza la violencia hacia los hombres”.

“Lo que no podemos permitir es que unas muertes indignen más que otras, porque, el día que lo permitamos, habremos creado categorías de seres humanos superiores”, insistió la legisladora sobre la resolución que busca también fortalecer la capacitación y formación del personal que interviene en los casos de violencia de género.

La nueva legisladora, junto a un grupo de líderes religiosos, envió una carta el 30 de noviembre de 2020 al gobernador de Puerto Rico para que “declarara un Estado de Emergencia inclusivo por la violencia generalizada” y “atender las diferentes manifestaciones de la violencia desde sus respectivas particularidades, sin distinción de sexo o edad”.

Ante sus planteamientos, la senadora Rivera Lassén rebatió que esta resolución no tiene la intención de invisibilizar otras violencias en Puerto Rico ni de posicionar a las mujeres por encima de los hombres, como ha insistido la legisladora de Proyecto Dignidad.

“Claro que estamos de acuerdo con que existe violencia generalizada. Vivimos en un país violento, donde tenemos que acabar la violencia. Pero, si no se le ponen apellidos a las diferentes violencias, entonces, no se reconocen los problemas, las fuentes y el origen de las mismas”, recalcó Rivera Lassén.

En su turno, la senadora del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP), María de Lourdes Santiago, también le ripostó a Rodríguez Veve.

“Aquí, no se trata de que haya unos seres humanos superiores. ¿Dónde está la superioridad en la muerte de Rosimar? ¿Qué hace superior a Angie? ¿Qué hace superior a Nilda? ¿Cómo vamos a decir que eso las hace superiores, si fueron asesinadas por ser mujeres, como lo somos nosotras?”, cuestionó Santiago.

“Es difícil ser mujer. Es difícil vivir en estas alturas de la historia con el discrimen y la marginación. Como una posibilidad aún, y mucho más difícil, es saber que nosotras, hermanas, sobrinas e hijas podemos ser una más en esa terrible lista de las mujeres que son violentadas solamente porque son mujeres”, manifestó la también portavoz del PIP en el Senado.

El presidente del cuerpo subrayó la falta de acción del gobernador ante la incidencia de feminicidios en la isla. Señaló que, a tres semanas de haber asumido el cargo, no se ha visto ninguna orden ejecutiva que atienda la violencia de género.

“Yo comparto la idea de que hay violencia en otras áreas, pero, puntualizo, hace unos meses secuestraron a una jovencita y la asesinaron. Hay una particularidad, pero las agencias no están integradas, no están comunicadas. Por lo menos, esa es la percepción que tiene el país”, recalcó el senador Dalmau Santiago en respuesta a preguntas de la senadora del Partido Nuevo Progresista Migdalia Padilla.

Luego de escuchar las contestaciones de Dalmau Santiago, Padilla indicó que votaría a favor. 

Por su parte, la senadora del Partido Popular Democrático (PPD) Migdalia González Arroyo expresó que los senadores deben ser empáticos con las víctimas de violencia de género.

“La violencia tiene distintas manifestaciones, pero también tenemos que reconocer que sus causas son distintas y que tienen que ser atendidas de manera distinta. No debe ser un problema para esta Asamblea Legislativa reconocer que hay un problema de discrimen en nuestra sociedad que finaliza con el asesinato de las mujeres”, declaró la legisladora popular.

Ataques a las organizaciones que atienden la violencia de género en el país

La exposición de motivos de la resolución establece que en la lucha para la erradicación de la violencia de género, es fundamental el rol de la Oficina de la Procuradora de la Mujeres (OPM). Añade que “en estos esfuerzos, deberá concretar alianzas con organizaciones y grupos que provean atención a mujeres en casos de violencia de género”. Esta parte es una reiteración de lo que ha sido un deber de la OPM desde su creación en 2001, según se incluyó en la legislación que facultó su creación.

Sin embargo, Rodríguez Veve rechazó la integración de organizaciones que proveen atención a mujeres en casos de violencia de género en la declaración de un Estado de Emergencia.

“No puede ser un cheque en blanco para organizaciones y grupos cuyas propuestas ideológicas obstaculizan la puesta en marcha de medidas que realmente puedan ser efectivas en combatir la violencia contra las mujeres”, insistió la senadora.

Ante esta aseveración, el senador del MVC Rafael Bernabe Riefkohl respondió que son necesarias las organizaciones que posean la pericia en violencia de género y que defiendan los derechos de las mujeres.

“Estos grupos no son secretos. Son las organizaciones de la mujer. Son las organizaciones que luchan en contra de la subordinación de la mujer. Son grupos públicos. La gente los conoce. La gente sabe cuáles son sus propuestas”, declaró el legislador.

Antes de su aprobación, Resolución 54 se incorporaron enmiendas al uso del lenguaje en el texto. La senadora Rivera Lassén propuso también hacer constar en el documento los seis transfeminicidios perpetrados en 2020, agregar en el título “mujeres en todas sus diversidades”, entre otros cambios.

Lee aquí: Digamos sus nombres: los feminicidios que hay que contar

Comparte:
Adriana Díaz Tirado
Escrito por Adriana Díaz Tirado
Periodista e investigadora. Egresada de la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Río Piedras (UPRRP). Cuenta con un bachillerato en Periodismo y una segunda concentración en Ciencia Política. Actualmente, cursa sus estudios graduados en Periodismo en la Escuela de Comunicación de la UPRRP. Sus temas de interés son política, género, salud, educación y cultura.