Type to search

Mujeres defienden la soberanía alimentaria desde el feminismo campesino popular

Santo Domingo, República Dominicana.-  A ritmo de salves dominicanas y de atabales, niñas, adolescentes y jóvenes de zonas rurales y de barrios populares cerraron la presentación del libro Feminismo campesino popular: acción y pensamiento de lucha de las mujeres del campo, indígenas y afrodescendientes.

La obra, puesta en circulación en Santo Domingo, recoge la historia y la propuesta política de la Articulación Continental de Mujeres de la Coordinadora Latinoamericana de Trabajadores del Campo (CLOC/LVC). Esta Articulación celebró la VI Escuela Continental de Mujeres del 24 al 31 de mayo en San Cristóbal, centrada en la soberanía alimentaria, el feminismo campesino popular y la agroecología, para producir alimentos y a la vez cuidar la naturaleza.

En el encuentro, participaron 108 delegadas de Suramérica, Centroamérica y El Caribe, e invitadas de la Vía Campesina de Estados Unidos, España y Canadá. Las delegadas de Haití, país que comparte la isla Hispaniola con la República Dominicana, no pudieron asistir, no obtuvieron la visa.

En su comunicado de solidaridad con Haití, las delegadas rechazan la intervención extranjera en el país caribeño al considerar que provoca crisis que “no son naturales ni inevitables; son el resultado de políticas neoliberales y de una lógica imperialista que busca explotar y controlar al pueblo haitiano”. También expresaron su solidaridad con las delegadas haitianas que no pudieron participar del encuentro regional. “Las compañeras haitianas que fueron impedidas de participar en esta escuela son testigos y víctimas directas de estas dinámicas opresivas”, enfatizan en el documento.

La soberanía alimentaria y la agroecología como propuesta política

Elsa Sánchez Ramírez, dominicana, de la Articulación Nacional Campesina, y Adriana Mezadri, del movimiento campesino brasileño, resaltaron que, en gran medida, la seguridad y la soberanía alimentarias del continente dependen de los pequeños agricultores y agricultoras y que, por lo tanto, es clave protegerles.

Para la Vía Campesina la soberanía alimentaria “es el derecho de los pueblos a alimentos nutritivos y culturalmente adecuados, accesibles, producidos de forma sostenible y ecológica, y su derecho a decidir su propio sistema alimentario y productivo”.

En el libro, de autoría colectiva, se afirma que “la soberanía alimentaria es parte de la estrategia de autonomía de los pueblos, es el derecho de los pueblos, así como lo es la participación igualitaria de las mujeres al decidir sobre sus territorios, su producción y sus vidas”.

De acuerdo con la visión del movimiento, para lograr esta soberanía es necesario realizar reformas agrarias o profundizarlas, de modo que la tierra se reparta con justicia y según las tradiciones productivas de cada país y comunidad. “La soberanía alimentaria no es posible sin una reforma agraria profunda, integral y popular, que acabe con la concentración de la tierra y el agua, haga realidad la función social de la tierra y vuelva a unir el cuidado de la Madre Naturaleza con la producción, como hemos hecho las mujeres desde el principio de la agricultura”, explican en la obra. Resaltan que agroecología es, en general, un nombre contemporáneo para prácticas y tradiciones ancestrales que combinan producción y cuidado de la naturaleza.

Yolanda Areas Blass, de Nicaragua, agregó que la agroecología no solo es importante para cuidar la naturaleza, también es fundamental para garantizar alimentos sanos a la población.

Y Petita Ortiz, de Panamá, contó que uno de los propósitos del encuentro fue “compartir e intercambiar saberes y semillas”. Además, explicó que “es una cosa muy importante la protección de las semillas originarias. Es una lucha conservar las semillas y no dejar que nos compren esas semillas y la patenticen como de ellos (de las grandes compañías), sino que hay que mantenerlas dentro de nuestras regiones dentro de nuestras organizaciones”.

En tanto que en el libro colectivo las productoras agropecuarias proclaman: “Nuestra lucha feminista trae en su seno la defensa de las semillas originarias, las semillas como patrimonio de los pueblos al servicio de la humanidad, en defensa de la vida, de la biodiversidad. Construimos históricamente la agroecología”.

El feminismo campesino popular

“Somos tan fundamentales como los compañeros, y cuando estamos hablando de Feminismo Campesino Popular visualizamos la valorización de las mujeres, de nuestro cuerpo y también nos ubicamos políticamente en el centro de esta construcción política que es colectiva”, indican las representantes de la Vía Campesina.

Así, reconocen que como mujeres sufren violencias machistas y opresiones de género dentro y fuera de sus familias y comunidades; y a la vez resaltan la importancia de transformar sus espacios junto a los hombres y con toda la comunidad para combatir otras injusticias estructurales de clase y raza en el marco de un mundo marcado por el colonialismo.

“Entendemos  que  para  comprender  el  Feminismo  Campesino  Popular, es necesario conocer cuáles son las estructuras que organizan nuestra sociedad, porque así es posible comprender las luchas como mujeres  campesinas,  indígenas,  pescadoras  y  afrodescendientes,  en  defensa  de  las  semillas,  de  la  soberanía  alimentaria  construida  con  agroecología, por la reforma agraria integral y popular que posibilita el acceso a la tierra y la defensa de los territorios”, reflexionan en el capítulo I, titulado Comprendiendo la sociedad en la que vivimos.

Reivindicación política de las identidades negras, campesinas e indígenas

Las mujeres de la Articulación reconocen la importancia de sus identidades como campesinas, indígenas, afrodescendientes o negras, pero advierten que se debe estar alerta ante la trampa de la romantización y la despolitización de estas.

“Comprendemos que hay esencialismo y romanticismo en relación a las identidades indígenas, campesinas y negras que niegan o intentan ocultar las relaciones jerárquicas y  de  desigualdad  y  que  se  han  incorporado y son reproducidas en el interior de estas comunidades hacia las mujeres. Las expresiones de violencia que ocurren en el interior de las familias y comunidades deben ser desveladas y eliminadas”, explican.

Llaman a no analizar las opresiones por separado. “Así, de la misma manera que el sistema capitalista junto al patriarcado se alimenta de una división sexual del trabajo que genera explotación del trabajo femenino, la unión entre el capitalismo y el racismo también instituye una división sexual del  trabajo y genera explotación de los cuerpos colonizados”.

Tanto durante el encuentro en San Cristóbal, como durante la presentación del libro en el que se celebró la afrodominicanidad y la cultura campesina del país con artistas del colectivo Así soy arte y cultura cimarrona y del grupo Mamá Tingó de la Confederación Nacional de Mujeres del Campo (CONAMUCA), se hicieron llamados a la esperanza y a construir, de forma colectiva, una sociedad centrada en relaciones solidarias y en el cuidado de la naturaleza.

¿Puedes apoyar el periodismo feminista?

Nuestro trabajo de periodismo feminista es independiente y se sostiene, en gran parte, por el apoyo de nuestra audiencia. En tiempos en que los intereses antiderechos acechan nuestras libertades, el periodismo feminista es aún más pertinente. Puedes ayudarnos a fortalecerlo, con una aportación mensual o con un donativo, asegurando que todo nuestro contenido se mantenga accesible y gratis todo el tiempo, para todo el mundo.

Comparte este artículo:

¡APOYA NUESTRO TRABAJO!

HAZ TU APORTACIÓN MENSUAL

Haz una donación en

  • trending_upActivismo
    whatshot¡Cambia ya!
  • Madres contra la Guerra

    Madres contra la Guerra denuncia intento de intimidación del FBI a manifestantes pro Palestina

    Nosotras por nuestras vidas, 8 de marzo de 2024

    Toman el expreso para caminar libres y sin miedo

    8 de marzo de 2024, Coalición 8 de marzo

    Conmemoran 50 años de lucha por la justicia de las mujeres

    Lockheed Martin

    Cómo las mujeres están combatiendo a los fabricantes de armas del genocidio en Palestina

    Shariana Ferrer-Núñéz 8M2021_Claudia Carbonell7

    Shariana Ferrer Núñez es galardonada por su trabajo feminista

    Manifestación en apoyo a Palestina en Puerto Rico

    Palestina: “No se debe normalizar el dolor”

    Mujeres dominicanas se agarran de manos en la Jornada en el Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, en el 25 de noviembre de 2023.

    Denuncian las violencias contra las mujeres en el país de las Mirabal

    La activista viequense Katherine Martínez Medina al culminar su caso con un acuerdo comunitario

    Acuerdo novel da fin a caso contra la activista viequense Katherine Martínez Medina

    Colectiva Feminista en Construcción, Shariana Ferrer

    ¿Ocupar el gobierno o hacer revolución?: el debate de la izquierda feminista

    DIA DESPENALIZACION DEL ABORTO EN AMERICA LATINA Y EL CARIBE (28-SEPTIEMBRE-2023) 34

    #28S: Desmienten las frases “indignas” en defensa del derecho al aborto

    Vista preliminar Katherine Martínez Medina

    Katherine Martínez Medina no está sola. Toda una colmena la acompaña.

    Contra el desplazamiento

    Colectiva Feminista convoca a Día de Acción Comunitaria contra el Desplazamiento