Comisión de Asuntos de las Mujeres del Senado documenta el rechazo al PS 693

Migdalia González Arroyo

La presidenta de la Comisión de Asuntos de las Mujeres en el Senado, Migdalia González Arroyo, catalogó como “un proceso de revitimización” la enmienda, en el proyecto del Senado 693 (PS 693), que obligaría a parir a las víctimas de violación que deseen interrumpir su embarazo, luego de las 22 semanas de gestación.

En un aparte con Todas, a horas de que se llevara a cabo la reunión ejecutiva para aprobar el informe negativo del PS 693 en su comisión, que tiene la medida en segunda instancia, la senadora del distrito de Mayagüez-Aguadilla adelantó que incluiría una “dura crítica” a la mencionada enmienda, además de la recomendación de que no se apruebe el proyecto.

Sin embargo, dado a que la comisión que González Arroyo preside está en segunda instancia, el pleno del Senado debe votar en contra del informe positivo que se aprobó en la Comisión de Asuntos de Vida y Familia para que se considere el informe negativo que presentó hoy, martes, la Comisión de Asuntos de las Mujeres. 

Usted estuvo presente en todas las vistas públicas sobre el PS 693, ¿qué lecciones cree que le ha dejado este proceso?

Fue un proceso bastante complejo. A mi juicio, fue un poquito atropellado, distinto a lo que yo hubiera querido y hubiera deseado, desde los inicios. Vimos cómo no se habían citado originalmente a vistas públicas. Posterior a eso, a base de reclamos que hicieron los diferentes sectores en la sociedad, incluso algunos senadores y senadoras, incluyéndome, se puso en segunda instancia a la Comisión de Asuntos de las Mujeres y, finalmente, se abrió a vistas públicas. 

En ese proceso, tuvimos de todo, gente que estuvo a favor y en contra de la medida, fue presidido por la compañera senadora Joanne Rodríguez Veve y copresidido por esta servidora. No obstante, tengo que señalar que la senadora trató de favorecer las ponencias a favor del proyecto, no así en el caso de aquellas personas que se posicionaron en contra. El proceso ha sido uno de mucho aprendizaje, pero también de aprender a valorar lo que significan los testimonios de las personas con experiencia y la capacidad para atender esos asuntos como son el Departamento de Salud, algunos facultativos médicos que estuvieron allí presentes e, incluso, el Departamento de Justicia.

¿Cómo fue el proceso de elaboración del informe de la Comisión de Asuntos de las Mujeres? ¿Cuán diferente es del que se aprobó en la comisión que preside la senadora Rodríguez Veve? 

Nosotros tuvimos la oportunidad de evaluar todas las ponencias, todos los memoriales explicativos que se recibieron, aquellos positivos y negativos. Evaluamos el testimonio que se vertió en las diferentes vistas públicas por los diferentes sectores y ponentes. Se escuchó todo, lo volvimos a escuchar, para finalmente hacer un análisis de lo que nosotros entendemos que sería lo correcto.

En este caso, estamos haciendo una dura crítica a la enmienda que insertó la senadora  Rodríguez Veve con relación a la inducción de los partos a las víctimas de violación, posterior a las 22 semanas. Pensamos que es un proceso de revictimización de la personas y no nos parece que sea propio poder aprobar un proyecto como ese.

Ella [la portavoz del partido Proyecto Dignidad] dice que incluyó algunos cambios y algunas recomendaciones que hicieron los distintos sectores. A mí no me parece que sea de ese modo. Me parece que, más bien, que es un juego y un cambio en la semántica que utiliza el proyecto, pero realmente todo sigue allí, incluyendo el registro, que lo ha sustituído por un certificado pero que, en efecto, incluye información como la licencia del médico y el lugar donde se realizó el procedimiento de terminación de embarazo. 

A mí, me sigue pareciendo exactamente lo mismo que desde el inicio, un proyecto que vulnera los derechos de las mujeres, que atenta contra la intimidad de las mujeres de poder decidir sobre sus propios cuerpos y de poder decidir el procedimiento médico que habrán de estar utilizando. 

¿Cuáles son los principales contrastes entre los dos informes?

En el caso de ella [Rodríguez Veve], está pidiendo la aprobación del proyecto, porque es un proyecto de su autoría. En el caso de esta senadora, es todo lo contrario. Nosotros no recomendamos la aprobación del proyecto, basándonos en las ponencias de todos los que estuvieron allí, pero particularmente en las del Departamento de Salud, el Departamento de Justicia y los diferentes médicos obstetras que estuvieron allí. 

A partir de lo expuesto en las vistas públicas y el informe positivo de la Comisión de Asuntos de Vida y Familia, ¿cuáles son sus estrategias para detener este proyecto y los demás que limitarían que las mujeres y personas gestantes decidan sobre sus cuerpos?

La realidad no es que haya una estrategia definida para detener los proyectos, sino que nosotros estamos siguiendo el reglamento tal y como se establece. De primera intención, una estrategia que utilizamos fue poner la Comisión de Asuntos de las Mujeres en segunda instancia, precisamente porque afecta a los derechos de las mujeres. 

No obstante, la comisión en primera instancia dio su informe, pasado el 2 de junio. Se supone que ellos notifiquen a Secretaría, y es allí donde Reglas y Calendarios advienen en conocimiento. Se supone que nosotros tengamos, la Comisión de Asuntos de las Mujeres, por estar en segunda instancia, tres días para radicar el [informe] nuestro. No antes, sino después de eso, se supone que la Comisión de Reglas y Calendarios proceda a incluir la medida en el calendario de órdenes especiales del día. 

Yo no sé, si [el PS 693] tiene o no tiene los votos en el pleno [del Senado]. Yo tampoco sé si el informe que va a presentar esta senadora tiene los votos para ser aprobado, pero creo que es importante, para el récord y para que la gente tenga conocimiento de lo que está sucediendo, que nosotros podamos radicar este informe y que vean por qué la Comisión de Asuntos de las Mujeres realmente se está oponiendo a la aprobación de la medida. 

¿Cuál es el procedimiento con los informes, dado a que la Comisión de Asuntos de las Mujeres está en segunda instancia?

La comisión en primera instancia debe presentar su informe, como ya lo hizo. Posterior a eso, nosotros tenemos los tres días para radicar el nuestro y que pueda bajar al calendario de órdenes especiales del día. 

Dependiendo de lo que suceda con el informe de la Comisión de Asuntos de Vida y Familia, es el trámite que se le da al informe de la Comisión de Asuntos de las Mujeres. Por ejemplo, de ser aprobado el informe de la comisión en primera instancia, entonces, el nuestro, que es un informe totalmente distinto y recomendando la no aprobación, quedaría descartado. En el caso de que no se aprobara en el pleno del Senado el informe y el proyecto que presentó  la senadora Rodríguez Veve, entonces, se le daría paso al informe que vamos a radicar para reunión ejecutiva mañana.  

¿Cómo describiría la influencia del movimiento fundamentalista antiderechos en el quehacer político de Puerto Rico?

En realidad yo no pienso que sea un movimiento conservador o fundamentalista, sino que es la agenda política propia de la senadora Rodríguez Veve. Así que, a mí no me gustaría adjudicar alguna responsabilidad a lo que pueda ser este sector, sino al interés político que tiene la senadora. 

Reconocemos que ella tiene un sector identificado, que sabe de sus posturas extremadamente conservadoras y apela al sentimiento de esa gente para mantenerlos  cautivos con ese mensaje, que, a final de cuentas, le dará, a ella, unas ventajas políticas. 

¿Cuán posible es, con la Legislatura actual, aprobar medidas de protección del derecho al aborto?

Hemos podido identificar que hay unos senadores y senadoras que son extremadamente conservadores, hay otros que son un poco más liberales y habemos otros que realmente nos interesamos por los derechos de los diferentes sectores, en este caso, de las mujeres puertorriqueñas. 

En el pleno del Senado, te puedo decir, por lo que hemos visto, por encima, que la opinión está bien dividida en cuanto a este tema. En la Cámara de Representantes, no podría decir. 

O sea, ¿que sería difícil aprobar una medida para la protección de este derecho?

Bueno para la protección del derecho al aborto, pues sí, resultaría bastante difícil. Ya lo vimos con la aprobación del informe positivo que se circuló en la Comisión de Asuntos de Vida y Familia, que tuvo 11 votos a favor. Faltan algunos otros senadores que no han votado porque no pertenecen a esa comisión, pero ya sabemos que mínimamente tendrá  esos 11 votos en el hemiciclo. 

¿Usted ve la limitación del derecho a la terminación voluntaria de un embarazo como una manifestación de violencia de género?

Sí y lo tengo que señalar así porque las diferentes personas que se han expresado de ese proyecto, vienen siendo hombres, cosa que a mí me llama muchísimo la atención. No hemos visto muchas voces defendiendo los derechos de las mujeres, con excepción de esta senadora y tengo que reconocer a la compañera del Movimiento Victoria Ciudadana, Ana Irma Rivera Lassén, a la senadora María de Lourdes Santiago, (José) Vargas Vidot y del Partido Popular, en adición a esta servidora, a quien he escuchado vehementemente defendiendo los derechos de las mujeres, es al senador Juan Zaragoza. 

¿Hay algo más que quiera añadir sobre el proceso y lo que espera que suceda mañana?

No tengo certeza de que pueda ser aprobado o no, pero ciertamente es importante que se pueda reconocer que habemos unas personas que defendemos lo que son los derechos de las mujeres y que el país tenga conciencia que más que proteger la viabilidad de la vida humana en el vientre, se trata de limitar los derechos de las mujeres, particularmente de aquellas que son víctimas de violación e incesto, que muchas veces son menores de edad.

Comparte:
Valeria María Torres Nieves
Escrito por Valeria María Torres Nieves
Periodista de Yauco, Puerto Rico. Egresada de la Universidad de Puerto Rico Recinto de Río Piedras con un bachillerato en Información y Periodismo. Le interesan temas de género, historia, política, cultura, raza y educación.