“Black Panther: Wakanda Forever” y el costo del duelo

Wakanda Forever

Black Panther revolucionó el universo cinematográfico de Marvel. También, cambió el panorama de las películas de superhéroes y cómics en su conjunto. Fue la primera película de superhéroes en ser nominada a Mejor Película en los Premios Óscar. Si bien había una gran presión sobre la producción de la secuela, al menos no parece que Marvel dejó le afectara. Todo el equipo de Black Panther, incluyendo a los recién llegados al elenco, pudo ofrecer un seguimiento memorable de la revolucionaria primera película de la historia de Wakanda.

En esta instalación, dirigida una vez más por Ryan Coogler, la reina Ramonda (Angela Bassett), Shuri (Letitia Wright), M’Baku (Winston Duke), Okoye (Danai Gurira) y Dora Milaje luchan para proteger a su nación de la intervención de otros países a raíz de la muerte del rey T’Challa. Los habitantes de Wakanda se esfuerzan por abarcar su próximo capítulo y forjar un nuevo camino para el reino de Wakanda. 

Wakanda Forever rinde homenaje al difunto Chadwick Boseman, cuya muerte dejó a muchos en luto. Esto, a su vez, dio paso a una película que aborda ampliamente el tema del duelo. Es una exploración visual del dolor y la rabia que puede causar la pérdida, y cómo, si no se atiende como una herida, puede empeorar y convertirse en ira y odio.

Este es el caso de Shuri, nuestra protagonista esta vez. Ha perdido a su hermano, y esto la ha afectado profundamente. Imagínate siendo una de las personas más inteligentes de este universo y no poder salvar a tu propio hermano. Después de su fallecimiento, ella no se permite la oportunidad de procesar sus sentimientos adecuadamente, admitiendo que si piensa demasiado en su muerte, preferiría quemar el mundo. Esto llama la atención del principal antagonista de la película: K’uk’ulkan, como lo llama su gente, o Namor (Tenoch Huerta), como lo hacen sus enemigos.

Muchos desafíos llegaron a esta película. Ryan Coogler compartió durante una entrevista con Variety que originalmente había escrito un guión de más de 300 páginas porque le gusta poner todo en la página y luego recortar lo que no se necesita. Había compartido el guión con Boseman solo unas semanas antes de que este falleciera, sin estar al tanto de su estado. Tomó mucho tiempo procesar qué historia querían contar después de su fallecimiento. Cuando se trata de Marvel, todo está conectado en estos días, lo que significó que Coogler y su coguionista, Joe Robert Cole, tuvieron que tomar en cuenta que tenían que presentar sus respetos a Boseman y honrar su legado; estar a la altura del movimiento que habían establecido con la primera entrega y simplemente hacer una buena película.

Lo que resultó de esto fueron 162 minutos sobre dos civilizaciones prósperas, no tocadas por la colonización, que terminaron luchando entre sí. Namor es presentado como el villano de la película, pero es más un antihéroe con un complejo de dios debido a sus mutaciones, ya que nació con orejas puntiagudas y pies alados. Es fuerte, duradero, puede respirar bajo el agua e incluso volar. Pone todo esto a prueba cuando su reino submarino de Talokan se ve amenazado por una posible exposición. Han vivido sin ser detectados en las sombras del fondo del océano hasta hace poco.

Wakanda, según la reunión de las Naciones Unidas celebrada al principio de la película, “se niega” a compartir sus recursos. Wakanda, bajo el gobierno de la reina Ramonda, ha tomado esta decisión porque países como Francia y Estados Unidos quieren aprovechar el vibranio de Wakanda, y apropiárselo a la fuerza. Como no pueden obtenerlo por medio de la reina Ramonda, buscan en otro lado, específicamente en el fondo del Atlántico.

Namor acude a la reina Ramonda y Shuri en busca de ayuda, pero no llega en paz. En cambio, llega con amenazas. Si no lo ayudan, amenaza con traer a todo su ejército a Wakanda. Varias travesuras, tramas secundarias e introducciones de personajes se derivan de esta secuencia, al estilo Marvel, que realmente distraen de la narrativa principal. A pesar de estos momentos para configurar cualquier spin-off que venga en forma de otra película o un original de Disney+, hay una trama profunda que analizar en esta película.

Es una historia sobre la colonización, que tocó muchas costas y derramó inmensas cantidades de sangre, y su legado venenoso. Esta vez, se habla de cómo las culturas negras africanas y latinoamericanas, aun con la afrodescendencia que tienen en común, chocan a menudo cuando intentan sobrevivir en una sociedad moldeada por  los estragos de la supremacía blanca. Busca elevar las culturas negras e indígenas y plantearse la pregunta sobre cómo se vería el mundo hoy si hubieran podido evitar el genocidio de la expansión imperial.

Con frecuencia, dirigimos nuestra ira hacia quienes representan minorías en un mundo dominado por las sociedades europeas y norteamericanas, cuando esa ira debería redirigirse a quienes intentan aprovecharse de nuestros recursos. No es casualidad que en la reunión de Naciones Unidas sitúen a Francia como uno de los países que suponen una amenaza. Luego, la película presenta a Nakia (Lupita Nyong’o) trabajando en Haití, un país que sufrió y aún vive los estragos de la violencia colonial francesa.

Coogler y Cole permiten que esta película vuelva a imaginar un reino africano no tocado por los horrores de la colonización y pinta a su diáspora como próspera y cuidada en lugar de tratarlo como un país del tercer mundo sumido en la pobreza, a diferencia de la mayoría de las representaciones en los medios occidentales.

En última instancia, Black Panther: Wakanda Forever es un tributo conmovedor a un alma que se fue demasiado pronto. También, es una hermosa película que celebra a las culturas que resisten y a las mujeres como las protectoras más feroces, dándoles agencia y fuerza durante todo el tiempo de ejecución.

Black Panther: Wakanda Forever ya se puede ver en los cines de Puerto Rico.

Comparte:
Escrito por Josie Meléndez Hernández
Es guionista y crítica de cine. Obtuvo un bachillerato en literatura inglesa de la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Río Piedras, y una maestría en escritura dramática del Savannah College of Art and Design. Es la fundadora de Film Posers, un podcast boricua dedicado al análisis del cine y la televisión desde la perspectiva de cuatro puertorriqueños.