Trabajadoras sexuales y aliadas van contra red de pornovenganza en Twitter

Mi cuerpo mi decisión

Ambar, seudónimo para proteger su identidad, es trabajadora sexual. La semana pasada, se enteró de una red de pornovenganza en Twitter. Una amiga le envió un mensaje que decía: “A las personas que tengan OnlyFans, tengan cuidado con la cuenta @Estoesprnoti, que está publicando el contenido de las trabajadoras sexuales”.

La pornovenganza o revenge porn, en inglés, es una forma de violencia sexual. Se trata de la difusión sin consentimiento, a través de medios electrónicos, redes sociales o servicios de mensajería instantánea, de fotografías o vídeos que, la mayoría de las veces, se captaron o compartieron en la confianza de una relación íntima.

“El creador de @Estoesprnoti lo que hacía era recibir aportaciones de personas que estaban suscritas a OnlyFans y publicaba el contenido que le compartían. Cuando subían las fotos, también ponían el nombre de les trabajadores sexuales y sus perfiles”, contó la mujer de 22 años.

La complicidad que actúa contra las mujeres

Además de publicar material de las trabajadoras sexuales, la cuenta de @Estoesprnoti estaba publicando fotos y vídeos de mujeres que les fueron suministradas por sus exparejas.

Según la descripción de la página de internet de OnlyFans, esta plataforma es un servicio de suscripción de contenido con sede en Londres.

Los creadores de material, que puede ser de cualquier índole, ganan dinero de los usuarios que se suscriben a su contenido. No obstante, en el contexto de la pandemia por COVID-19, algunas trabajadoras sexuales han acudido a este medio digital para poder seguir generando ingresos.

Luego que @Estoesprnoti fuera reportada consistentemente por usuarios de la red social Twitter, la persona creadora de la cuenta publicó un tuit que decía: “Estaré haciendo un grupo en Kik: LaNoti_PR. Voy a cerrar el TW”. A raíz de esto, se crearon múltiples cuentas en la red social con el mismo propósito.

Todas constató que, de las 14 cuentas en Twitter de pornovenganza denunciadas por la activista y creadora de la plataforma educativa Con(Sentimiento), Aliana Margarita Bigio Alcoba, solo cuatro ya no existen. Las otras 10 continúan publicando contenido sexual sin consentimiento de las implicadas.

“Yo no fui directamente víctima de ese atropello, pero yo, como trabajadora sexual solidarizada con las compas afectadas, también hay un riesgo que me pasa por encima de que ‘esto me puede pasar a mí’. Yo asumo otras maneras y otros cuidados a raíz de esto que está pasando, porque no quiero que me pase a mí. Así, que esta situación nos apela a todas, porque pudo pasarme a mí o porque puede pasarme a mí”, expresó Ambar.

Lee aquí: Cómo solicitar a distancia órdenes de protección y órdenes al amparo de la Ley de Salud Mental

Limitada defensa para las víctimas de pornovenganza en Puerto Rico 

A pesar de que el Senado intentó en abril de 2018 tipificar como delitos graves la venganza pornográfica y la extorsión pornográfica, Puerto Rico carece de una legislación penal que atienda con especificidad la pornovenganza.

El Proyecto del Senado 813 de la autoría de la senadora Zoé Laboy Alvarado se aprobó en el Senado de Puerto Rico con unanimidad. No obstante, la medida se quedó en la Comisión de lo Jurídico de la Cámara de Representantes.

“El proyecto murió, lamentablemente. Muchas víctimas están sin remedio. Las alternativas son casi ninguna. Tan pronto comience la próxima sesión en enero, la nueva legislatura tiene que prestarle atención a este o a cualquier proyecto parecido. Esto tiene que ser un delito grave“, explicó Laboy Alvarado en entrevista con Microjuris.com.

La medida describe la pornovenganza como “la publicación o divulgación de una imagen con contenido sexualmente explícito de otra persona sin su consentimiento. Esto incluye imágenes contenidas sin consentimiento -por ejemplo, grabaciones ocultas- así como las imágenes obtenidas o compartidas en una relación privada o confidencial y que posteriormente son distribuidas para otro uso que va más allá de esa relación privada entre las partes”.

La pieza legislativa proponía crear los artículos 171A y 171B en el Código Penal de Puerto Rico para tipificar como delitos graves la venganza pornográfica y la extorsión pornográfica.

Además, la propuesta recomendaba una reclusión por un término fijo de tres años a quien violara el artículo. Si la persona convicta era una persona jurídica (organización o institución), sería sancionada con una multa no menor de $10,000, ni mayor $25,000.

En Estados Unidos, ya existen 40 jurisdicciones que tienen leyes específicas para atender la venganza pornográfica. Inclusive, el Congreso de Estados Unidos tuvo bajo su consideración el Ending Nonconsensual Online User Graphic Harassment Act, expone el texto de MicroJuris.com, titulado ¿Qué remedios están disponibles para las víctimas de violencia pornográfica?

Alternativas para las víctimas de pornovenganza

El artículo de MicroJuris.com expone que algunas de las alternativas para atender los reclamos de las víctimas de pornovenganza es realizar una querella bajo la Ley para la Prevención e Intervención con la Violencia Doméstica, mejor conocida como la Ley 54.

También, se podría radicar un pleito por una violación al derecho de la intimidad o una acción en daños y perjuicios.El texto señala que las víctimas, además, podrían considerar un pleito por violaciones a la Ley Federal de Derechos de Autor o Copyrights Act, ya que las víctimas podrían ser las dueñas de la imagen, el vídeo o el audio que se ha publicado.

Una red de denuncias en solidaridad con las afectadas

En una publicación en Instagram, la organización feminista Taller Salud expresó que “las personas que han distribuido el contenido íntimo de estas personas, a sabiendas de la falta de consentimiento y su origen, son legalmente responsables por el daño causado a las víctimas. Más allá del problema moral y el problema de violencia de género que debería de preocuparnos a todas las personas, la conspiración de este contenido te hace cómplice de un delito estatal y federal”.

 

 
 
 
 
 
View this post on Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 

#MiCuerpoMiDecisión • Lee con atención e invita a reflexión.⁠⠀ ⁠⠀ Distribuir contenido íntimo de una persona sin su consentimiento es inmoral, pero también puede llevar a vías judiciales por daños y distribución de contenido ilegal. ⁠⠀ ⁠⠀ No enumeraremos las cuentas y les pedimos que por favor no las etiqueten en los comentarios. Para nosotras es vital no darle más atención a estas plataformas debido a la lentitud de respuesta de las plataformas sociales.⁠⠀ ⁠⠀ «Take-aways» más importantes:⁠⠀ 👉 El trabajo sexual es trabajo.⁠⠀ 👉 Nadie tiene el derecho a distribuir el contenido íntimo de una persona sin su conocimiento y/o consentimiento.⁠⠀ 👉 La monetización de un acto sexual no significa la libertad para amenazar a esa persona.⁠⠀ 👉 Tu habilitación y apoyo a estas conductas, sea con un ‘Like’ o ‘Compartir’, te hace igual de cómplice y legalmente responsable.⁠⠀ ⁠⠀ #TallerSalud #MiCuerpoMisDerechos #PuertoRico #RevengePorn

A post shared by Taller Salud (@tallersalud) on

Por su parte, la activista Bigio Alcoba se expresó, en un vídeo en su cuenta de Instagram, con referencia a comentarios que estaba recibiendo de sus seguidores justificando la publicación de contenido sexual sin autorización.

“A quienes tenemos que ponerle responsabilidad, culpabilidad y dedicarles energía en educar es las personas que no respetan la privacidad, no entienden el consentimiento y las que piensan que está bien compartir contenido que no les pertenece. Las que piensan que tienen agencias en el cuerpo de las mujeres y otras personas. Ahí, es donde tenemos que prestar atención y trabajar”.

 

 
 
 
 
 
View this post on Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 

-Nadie se merece que le violen su privacidad. -Todes tenemos derecho a practicar nuestra libertad sexual de la manera que queramos. -Nada te da derecho a faltarme el respeto, a violar mi privacidad, ni a creerte que tienes agencia sobre mi cuerpo. ¡Pongamos la culpa donde va! -Enseñemos a respetar y a practicar el consentimiento. -Dejemos atrás el pensamiento de que tenemos que ajustar nuestra ropa y nuestra forma de vivir para no ser -violentadas. -Entendamos de una vez que el problema son los acosadores y abusadores, ahí deberíamos invertir nuestra energía—en responsabilizar (y si podemos educar) a quienes nos violentan.

A post shared by 💜✨Aliana Margarita✨💜 (@con.sentimientopr) on


El periodista estadounidense David Begnaud informó a través de sus redes que el Negociado Federal de Investigaciones (FBI, por sus siglas en inglés) le confirmó que investigará y contactará a Twitter para tomar acción. Indicó que las personas con información sobre el asunto, o que hayan sido afectadas en el proceso, deben comunicarse al 787-754-6000.

Comparte:
Alejandra Lara Infante
Escrito por Alejandra Lara Infante
Periodista interesada en temas de estudios feministas y decoloniales. Estudiante graduada en Estudios de Género con una especialidad en Investigaciones Feministas.