Senadores y senadoras del PPD y del PNP se unen a Rodríguez Veve contra el derecho a decidir

Senadores antiderechos

Siete senadores y tres senadoras votaron, el martes, en favor del Proyecto del Senado 693 (PS 693), que limitaría el derecho que actualmente tienen las mujeres y personas gestantes de acceso a un aborto seguro luego de la semana 22 de gestación.

La medida, de la autoría de la senadora del partido Proyecto Dignidad, Joanne M. Rodríguez Veve, se llevó a votación de la Comisión de Asuntos de Vida y Familia, que ella misma preside, sin vistas públicas.

Solo hubo un informe que se nutrió con ponencias a favor y en contra del proyecto. El Departamento de Salud y la Campaña Nacional por el Aborto Libre, Seguro y Accesible se opusieron al proyecto. Por lo atropellado del proceso, otras organizaciones feministas no pudieron someter, a tiempo, su opinión. 

Por el Partido Nuevo Progresista (PNP), votaron a favor Thomas Rivera Schatz y Henry Neumann. Mientras que los senadores y senadoras del Partido Popular Democrático (PPD) votaron en bloque, según lo hizo el presidente del Senado, José Luis Dalmau. El bloque PPD incluye a Albert Torres, Rubén Soto, Marially González y Gretchen Hau.

Con esta acción, Gretchen Hau va en contra de lo que dijo a Todas en agosto de 2020, cuando estaba aún en campaña por cargo que ocupa ahora, y aseguró que, de ser electa, protegería el derecho al aborto.

Lee aquí: Candidatas revelan sus posturas

Votaron en contra la senadora del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP), María de Lourdes Santiago; la senadora del Movimiento Victoria Ciudadana, Ana Irma Rivera Lassén; y el senador independiente José Vargas Vidot.

Detrimental la medida para el derecho en Puerto Rico

“Esto forma parte de una agenda política de un partido y de una estrategia para ganar más adeptos al partido Proyecto Dignidad. Más allá de una agenda política, no hay una necesidad en salud o social en Puerto Rico. No hay justificación alguna”, puntualizó Frances Collazo Cáceres, codirectora ejecutiva de Profamilias. 

Además, opinó que el proyecto está influenciado por la ola de políticas públicas conservadoras que se vive actualmente en Estados Unidos. 

Los autores del proyecto también incluyen a otros seis legisladores antiderechos, los novoprogresistas Rivera Schatz y Keren Riquelme Cabrera; y los populares Dalmau, Torres, Soto y Ruiz.

Los abortos que la legislación intenta limitar son la excepción. El 97% de los abortos, en Puerto Rico, se realizan durante el primer trimestre del embarazo. Entre 2019 y 2020, hubo 13 abortos a las 21 semanas, según datos del Departamento de Salud. 

Todas consultó con expertas para identificar, entonces, las implicaciones del PS 693 en la vida de las personas gestantes y de los profesionales en la medicina. 

22 semanas como medida única de viabilidad no tiene base científica

El proyecto determina, sin base científica, que 22 semanas de gestación son suficientes para que el feto sobreviva fuera del cuerpo de la persona gestante. Incluso, señala que podría ser antes.

Sin embargo, no existe un consenso que determine el momento en que los fetos tendrían la capacidad de subsistir fuera del cuerpo gestante. Todo depende del estado de salud tanto de la persona embarazada como del feto. 

Incluso, en la opinión del Departamento de Salud que se integra en el informe positivo sobre el PS 693, se cita al Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos para sustentar que “es una determinación médica la decisión de si existe o no esta capacidad, puede variar con cada embarazado y es un asunto para el juicio del proveedor de salud responsable”. 

La ginecóloga obstetra Yarí Vale Moreno explicó que la sobrevivencia de los fetos de 23 a 24 semanas es de 20%. Luego de las 25 semanas, las probabilidades de que un neonato sobreviva aumenta, pero las complicaciones son “brutales, en términos de morbilidad”.

“Sin duda, también depende muchísimo de los recursos tecnológicos que se tengan, en los hospitales e instituciones de salud para poder llevar a cabo ya sean cirugías intrauterinas, de ser el caso, [o] para la supervivencia de fetos prematuros. Hay muchos factores, no es algo que uno puede dar en blanco y negro, de manera estándar”, explicó, por su parte, Collazo Cáceres. 

La doctora Vale Moreno especificó que, en Puerto Rico, no hay la estructura para poner a disposición estos recursos tecnológicos para toda la población. 

“Ante un Puerto Rico en el que estamos viviendo hoy en día, que está en quiebra y en el que el Recinto de Ciencias Médicas está perdiendo mucho dinero, preocupa que estemos quitando tecnología a potenciales neonatos que pueda sobrevivir con una mejor calidad porque estamos sobreutilizándola”, expresó la médica, quien entiende que este proyecto tendría una carga económica significativa para el Estado. 

Lee también: 9 mitos sobre el derecho al aborto

Atenta contra el criterio médico

Si bien determinar cuándo es el momento correcto para que los fetos sobrevivan ya incide en el criterio clínico de los médicos, el PS 963 también pretende definir, sin base científica, qué constituye una emergencia médica que justificaría la práctica de abortos a partir de las 22 semanas de gestación. 

“Es un problema porque no nos deja flexibilidad para nosotros poder adaptar individualmente el tratamiento a cada paciente”, indicó la ginecóloga obstetra, quien aseguró que el proyecto denota falta de conocimiento médico. 

Añadió que “solamente fue modelado a lo que ha pasado en otros estados de Estados Unidos, donde se han dado las mismas situaciones. Estamos repitiendo los mismos errores de otros estados”. 

Crea un registro arbitrario e innecesario

La medida que pretende crear la Ley para la Protección del Concebido en su Etapa Gestacional de Viabilidad también crearía el Registro de Terminación de Embarazo en Etapa Gestacional de Viabilidad, una nueva dependencia del Departamento de Salud que recogería información detallada de los abortos realizados durante la determinada “etapa gestacional de viabilidad”. 

Las instituciones hospitalarias que ofrezcan esos servicios, deben detallar, en sus informes, lo siguiente: indicaciones médicas para practicar el aborto, etapa de gestación, edad de la persona embarazada, fecha del procedimiento, dirección del lugar donde se practicó el aborto, método utilizado, y la firma y número de licencia del profesional de la salud que realizó la terminación del embarazo. 

“Es totalmente arbitrario. No hay una necesidad de salud que vaya detrás de hacer una certificación con una explicación de por qué se escogió el determinado método”, señaló Collazo Cáceres. 

Añadió que, además, “crea temor a ejercer su profesión, en los propios médicos, a ofrecer un servicio de salud. Es un registro que funciona muy bien para el carpeteo. Es una manera de obtener el nombre de un profesional de salud que, por simplemente hacer su trabajo, puede exponerse a una persecución política directa”. 

Vale Moreno coincidió, en entrevista separada, al catalogar este registro como un “carpeteo”. 

Igualmente, explicó que “es una lista bien detallada para saber si yo puedo ir en contra tuya a raíz de algo que pueda parecer que no va con la práctica que la [posible] ley dispone”.

Limitaría, también, que las personas gestantes puedan recibir un servicio accesible, seguro y, en muchos casos, necesario en una etapa tan delicada del embarazo. 

“Es lamentable que [los legisladores] no se detengan a reflexionar porque quieran pasar un proyecto para las gradas conservadoras de sus partidos”, subrayó la ginecóloga. 

Las personas gestantes no son solo mujeres y no se convierten en madres al momento de la concepción

El proyecto reiteradamente se refiere a las personas gestantes como “madres” y “mujeres”. Es clave aclarar que entre las personas con capacidad de quedar embarazadas se deben incluir a personas no binarias y a hombres trans.

Para Collazo Cáceres, esta exclusión responde a la cuirfobia y a una falta de educación en perspectiva de género que pueda asimilar la diversidad de las identidades de género. 

Además, referirse a los cuerpos gestantes como “madres” solo sustenta la estigmatización del aborto y romantización de la maternidad. 

“Ser madre o no ser madre es una decisión que nace del deseo de maternar y que le corresponde a la persona que, en efecto, está cargando un embrión o un feto, y desea continuar ese proceso de embarazo. Es incorrecto asumir que, por el hecho de tener un estado de embarazo, automáticamente se es madre”, aclaró la codirectora de Profamilias.

Va en contra del derecho vigente

La también abogada explicó que el PS 693 va en contra del derecho vigente. Explicó que en el caso de Pueblo de Puerto Rico vs. Duarte se protege la decisión de la persona gestante sobre continuar o no un embarazo, siempre y cuando medie un consentimiento informado, sin distinción de edad y/o etapa gestacional. 

“En Puerto Rico, ese derecho es mayor de lo que ha sido reconocido en los Estados Unidos. Este proyecto viene a limitar y a crear un obstáculo en la decisión de las mujeres y personas gestantes”, acotó Collazo Cáceres. 

Asimismo, señaló que, en la mayoría de los casos, cuando se practican abortos en etapas tan adentradas de la gestación, la decisión parte de que el feto tiene alguna enfermedad congénita o que hay riesgos reales para la vida de la persona embarazada.

De esta manera, la legislación no hace más que vulnerabilizar, aún más, a estas personas en un momento doloroso y difícil.  

“La imagen malvada de la persona que quiere voluntariamente abortar en una etapa avanzada del embarazo, sin duda, viene de unas ideologías conservadoras que llevan mucha misoginia dentro de ellas”, comunicó. 

Lee también: Insisten en legislar contra el derecho al aborto y seguir camino de la ley de Texas

Posible detener la medida

Antes de que baje a votación al pleno del Senado, las personas que defienden el derecho al aborto libre, seguro y accesible pueden hacer valer su posición y presionar a los legisladores a que voten en contra de la medida.

Aquí, cinco formas.

Llama al Senado, al 787-724-2030, y deja saber su oposición al #PS693

Puedes procurar por las oficina de las senadoras y senadores y decir lo siguiente:

“Hola. Mi nombre es _______, resido en Puerto Rico y le pido que vote NO al Proyecto del Senado 693, que busca limitar el derecho constitucional y humano al aborto en Puerto Rico”.

Envía correos electrónicos 

Activistas en defensa de los derechos humanos han creado este atajo para que se haga más fácil enviar correos electrónicos al Senado y consignar la oposición del PS693. Haz clic aquí y envía tu correo electrónico en contra del PS693.

Usa redes para posicionarte

Puedes escribir tu mensaje, usar #NOalPS693 y etiquetar al Senado en apoyo al derecho a decidir.

Busca información, aprende y comparte

La educación y la acción son las formas más efectivas de proteger los derechos humanos para todas las personas. Busca información sobre cómo proteger la salud sexual y reproductiva. El Instituto Guttmacher es un buen lugar donde buscar información científica. Además, identifica a activistas de los derechos humanos.

Mira la experiencia de otros países

Cada vez más, son los países que reconocen la importancia de garantizar el derecho al acceso a un aborto seguro, como un asunto de salud pública. Los países donde el aborto está restringido o es ilegal, tienen un alto de índice de abortos clandestinos y, como consecuencia, mujeres y personas gestantes mueren al quedarse sin opciones.

Comparte:
Valeria María Torres Nieves
Escrito por Valeria María Torres Nieves
Periodista de Yauco, Puerto Rico. Egresada de la Universidad de Puerto Rico Recinto de Río Piedras con un bachillerato en Información y Periodismo. Le interesan temas de género, historia, política, cultura, raza y educación.