Reclama acción para combatir acoso sexual a mujeres pescadoras

Pescadora denuncia acoso sexual de pescadores

(Foto: Brenda León)

Como en muchas noches, Liliana sale hacia altamar en busca de su sustento. Es pescadora, al igual que otros integrantes en su familia. Además, es una líder comunitaria respetada entre sus vecinos y conoce muy bien las preocupaciones de los pescadores del área.

Pero, además de los problemas que afectan a diario a quienes se dedican a la pesca, las mujeres que comparten su misma ocupación enfrentan acoso continuamente. Por tanto, la lucha de Liliana no es solo para mejorar las condiciones para vivir de la pesca en Puerto Rico, sino que también es una gran batalla por erradicar la violencia de género en su comunidad y en su espacio de trabajo. Cada mañana, Liliana ve el sol antes que la mayoría de la población puertorriqueña. Observa en el horizonte las islas vecinas y no pierde la esperanza de que el gobierno atienda los reclamos de los pescadores, en particular los de las mujeres.

Liliana no es su nombre real, pues pidió no ser identificada para evitar problemas con quienes tienen malas intenciones hacia ella y su familia. Sin embargo, entiende que es indispensable dar a conocer su historia y así llamar la atención del Departamento de Recursos Naturales (DRNA) de Puerto Rico.

“Yo tuve una situación con un pescador aquí. Le pedí que me llevara a pescar de noche y me dijo unas barbaridades y eso es hostigamiento. Eso, hay que sacarlo de las pescaderías. ¿Por qué uno no puede compartir las lanchas que uno tiene sin pedirte algo a cambio? Ahí, Recursos Naturales debe ayudar porque hay bastantes mujeres que quieren sacar la licencia de pesca. Por estas situaciones, muchas no entran a la pesca”, explicó la mujer en entrevista con Todas.

Si bien Liliana ha comenzado esfuerzos educativos dirigidos a combatir la violencia de género en su comunidad, reclamó la urgencia de que el DRNA intervenga.

Así como grupos feministas llevan meses pidiéndole al gobierno que declare un estado de emergencia para combatir la violencia de género, Liliana entiende que el rol de la agencia estatal a la cual alude es fundamental en el manejo de este problema enfrentado por las pescadoras.

“Te piden un intercambio (los hombres). ‘Yo te llevo a pescar, pero tú me tienes que dar de eso’. Entonces, eso no se puede. Eso no es. Tenemos que respetarnos. Una tiene educación. Por eso, es que necesitamos que Recursos Naturales nos dé lanchas”, expresó.

La mujer hizo referencia al dinero para la recuperación del huracán María que fue asignado para las pescaderías en Puerto Rico, un total de $11.4 millones.

Sin embargo, en julio de este año, la Federación de Pescadores y Defensores del Mar (Fepdemar) en Puerto Rico anunció la radicación de una querella ante la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA) por la alegada falta de transparencia en el manejo de los fondos.

Según informó el Centro de Periodismo Investigativo (CPI), Fepdemar cuestionó al DRNA por no haber presentado un plan o presupuesto sobre el manejo de estos fondos federales asignados a las pescaderías. La organización también denunció que se planificaba utilizar el dinero en materiales que no hacían falta, como los jet skis.

“En el desglose del DRNA, al que tuvo acceso el CPI, se propone usar $400,000 en ayuda directa a los 1,200 pescadores comerciales, lo que equivale aproximadamente a $300 para cada pescador”, expone la nota bajo la firma de la periodista Brenda León.

Para Liliana, los reclamos de Fepdemar representan el sentir de los pescadores de Puerto Rico. A las solicitudes de la organización, ella añade la necesidad de proveer recursos para las mujeres.

“A mí, me hace falta una lancha porque así me llevo a las muchachas a pescar”, afirmó.

Sobre los acosadores, expresó que ni ella, ni sus colegas los permiten en las asociaciones comunitarias de pesca.

“No estamos en los tiempos de muchos siglos atrás, de los cavernícolas. Son otros tiempos. Se tienen que ir para otro lado. Aquí, nos vamos a tratar con respeto”, comentó la pescadora.

A preguntas de este medio digital, la secretaria de Recursos Naturales y Ambientales, Tania Vázquez, envió declaraciones escritas en las que respondió que “aunque la agencia que regula la actividad de pesca comercial es el Departamento de Agricultura, una vez fuimos abordados por su medio con relación a este tema, procedimos a investigar si se había recibido alguna información, queja o querella sobre el particular a nuestra agencia”.

“Al momento, en el DRNA no hemos recibido ninguna información o denuncia de acoso sexual o violencia de género en los espacios de pesca”, señaló Vázquez.

Con relación a la petición que realizó el DRNA a NOAA, indicó que los fondos peticionados “son conforme a las guías establecidas por esa agencia, y existe una partida para equipo para pescadores comerciales que cumplen con los requisitos federales y estatales. Mencionó también que los parámetros de dichas peticiones fueron discutidos en varias reuniones con pescadores y pescadoras comerciales, con quienes, dijo, se ha logrado consenso.

La secretaria exhortó a las víctimas de acoso o violencia de género a denunciar cualquier riesgo a la Línea de Emergencias 9-1-1 o la Oficina de la Procuradora de las Mujeres al 787 722-2977.

Vázquez no respondió específicamente a la pregunta de si tiene el DRNA contemplado usar fondos para ayudar a las pescadoras con la otorgación de lanchas, una medida que mencionó Liliana ayudaría a disminuir los riesgos.

 

Comparte:
Rafael Díaz Torres
Escrito por Rafael Díaz Torres
Es periodista del Centro de Periodismo Investigativo y estudiante graduado en el Centro de Estudios Avanzados de Puerto Rico y el Caribe, donde completa un doctorado en Historia.