¿Qué organizaciones deben integrar el Comité PARE ante el Estado de Emergencia?

Plantón en Fortaleza Estado de Emergencia

(Fotos de archivo de Ana María Abruña Reyes)

Finalizado el tiempo para que personas pudieran nominarse para ser parte del comité que fiscalizará las medidas del estado de emergencia por la violencia de género en Puerto Rico, varias líderes de grupos feministas coincidieron en el rol esencial que tendrán las tres representantes de organizaciones no gubernamentales en la democratización de ese espacio.

“Deben ser organizaciones que hayan estado, activamente, luchando en contra de la violencia de género. Deben realizar acciones que estén comprometidas con la democratización y transparencia en torno a los trabajos. Las organizaciones tienen que asumir un compromiso en compartir esa información”, sostuvo Zoan Dávila Roldán, portavoz de la Colectiva Feminista en Construcción.

(Zoan Dávila Roldán, portavoz de la Colectiva Feminista en Construcción)

Las organizaciones tuvieron hasta ayer, martes, para llenar el formulario en línea para ser evaluadas para pertenecer al Comité de Prevención, Apoyo, Rescate y Educación contra la Violencia de Género (Comité PARE), creado a partir de la orden ejecutiva que declara un estado de emergencia en Puerto Rico. Este cuerpo jugará un papel clave en la fiscalización, movilización y recomendación de acciones concretas para combatir este problema en la isla.

El Comité PARE, que será dirigido por la designada secretaria de la Familia, Carmen González Magaz, estará compuesto por 17 personas: representantes de 11 agencias gubernamentales, un oficial de cumplimiento nombrado por el gobernador, un representante de la academia, uno de los medios de comunicación y tres de las organizaciones que se dedican a proveer servicios y luchar contra la violencia de género. 

“Estas organizaciones hacen un trabajo directo con las sobrevivientes. Están en sintonía con lo que están viviendo las mujeres. Pudieran llevar esta información al Comité y pudieran identificar cuáles son esas brechas que existen en términos de los servicios y del sistema. Deberían ser una voz de esa diversidad de mujeres”, expresó Vilma González Castro, directora ejecutiva de Coordinadora Paz para las Mujeres. 

González Castro recalcó que la inserción de las organizaciones comunitarias en la orden ejecutiva es vital porque estas personas poseen la experiencia, que ha sido extraída del trato directo con las víctimas de las diversas modalidades de la violencia de género. 

Por otro lado, explicó que los tres espacios separados para organizaciones que atiendan esta problemática no son proporcionales al resto de los representantes de las agencias gubernamentales. Aunque consideró que significa un avance en comparación con la Comisión Multisectorial contra la Violencia a la Mujer (Comuvi), que creó por orden ejecutiva de la exgobernadora Wanda Vázquez Garced, que solo incluía a solo una representante.

“No es ir a ocupar una silla en un espacio más, es una oportunidad para transformar. Yo sé que no va a ser fácil para quien le toque la silla, pero también sería importante que la persona que ocupe la silla pueda contar con el apoyo y con el respaldo de las organizaciones, que pueda haber una comunicación directa”, compartió González Castro, quien confirmó que su organización sometió la solicitud para ser parte del Comité PARE.

 La directora de la Coordinadora Paz para las Mujeres recomendó que el trabajo del Comité PARE debe seguir parámetros de una participación activa y abierta de múltiples organizaciones.

 “Esa retroalimentación debe ser continua para ir poniendo en sintonía lo que está pasando en la calle, con lo que se está decidiendo en el Comité”, sostuvo González Castro. 

Algunas entidades han endosado, públicamente, a algunas organizaciones no gubernamentales por su trayectoria. La Casa Julia de Burgos compartió este martes un comunicado en el que menciona a tres entidades: Coordinadora Paz para las Mujeres, la Red de Albergues de Violencia Doméstica de Puerto Rico y la Colectiva Feminista en Construción. 

“Con este endoso, Casa Julia busca que las organizaciones que ocupen los espacios en el comité PARE representen a un grupo amplio y diverso de organizaciones feministas, y que presten servicios a sobrevivientes de violencia de género”, lee el comunicado de prensa de Casa Julia de Burgos.

Por su parte, la portavoz del Movimiento Amplio de Mujeres, Sara Benítez Delgado, sostuvo que incluir la perspectiva de las organizaciones es fundamental porque se mantienen actualizadas sobre las políticas internacionales empleadas para atacar la violencia de género.

“Somos las organizaciones que tenemos el oído en tierra. No somos el único país que ha declarado un estado de emergencia, y nos hemos nutrido de esas otras experiencias”, expresó la socióloga sobre políticas públicas impuestas en países como Uruguay.  

El Movimiento Amplio de Mujeres compartió en carta que no sometieron su colectivo para ser considerado al Comité PARE porque desean servir manteniéndose fuera de toda estructura gubernamental.  

Algunos de los criterios compartidos entre entidades feministas son que las organizaciones seleccionadas posean experiencia coordinando esfuerzos a favor de las víctimas sobrevivientes, trabajen desde una perspectiva de género interseccional, tengan una membresía diversa y se comprometan a trabajar abierta, transparente e independientemente.      

Fortaleza asegura que serán consideradas todas las organizaciones

“Muchas veces, se habla de organizaciones sin fines de lucro como equivalente a que es una organización no gubernamental. Pero no es lo mismo”, resaltó Benítez Delgado.

Ante dudas sobre si solamente serán consideradas “organizaciones sin fines de lucro”, la oficial de prensa del Departamento de la Familia, Ana María Gregorio Martínez, aclaró a Todas que se evaluarán todo tipo de entidades, incluidas las activistas y de base comunitaria que no caigan bajo ese renglón.

“Toda organización será tomada en cuenta. Van a extender la fecha de la próxima reunión para poder tener tiempo para evaluar responsablemente. Van a evaluar la experiencia, el conocimiento y que también tengan el compromiso y el tiempo para trabajar con el grupo”,  informó la portavoz del Departamento de la Familia. 

La directora de Taller Salud, Tania Rosario Méndez enfatizó en la inclusión de organizaciones que no respondan a intereses partidistas o que no estén atadas a fondos gubernamentales para abarcar la diversidad que existe en el país.

“Deben ser colectivos o coaliciones que tengan una membresía diversa, que incluyan a proveedoras de servicio y también a activistas”, subrayó Rosario Méndez.

La Colectiva Feminista en Construcción es un ejemplo de una entidad que no es considerada como “organización sin fines de lucro”, pero fue parte integral en la lucha por la declaracion del Estado de Emergencia. 

La portavoz de la Colectiva compartió que sometieron el formulario hace unos días y que se encuentran a la espera de alguna comunicación por parte de Fortaleza. Asimismo, insistió en que debe ser considerada, al menos, una entidad que no reciba fondos gubernamentales para proveer servicios para que no exista una “ficha de tranque” para algunas propuestas debido al miedo de represalias. 

Dávila Roldán invitó a estar alertas a las personas con agendas fundamentalistas, ultraconservadoras o religiosas que quieran unirse al comité para lacerar los trabajos y desviar el mensaje sobre el estado de emergencia.

 Preocupación por falta de criterios explícitos del proceso de selección 

Las portavoces de distintas entidades insistieron en que las personas escogidas deben cumplir con ciertos criterios que no fueron, claramente, identificados en el formulario que compartió La Fortaleza en su portal. 

Ante esta preocupación, explicaron que esa falta de claridad en la solicitud puede abrir el espacio a que organizaciones que no posean la trayectoria o peritaje en las modalidades de violencia de género estén incluidas en la lista de entidades consideradas para nombramientos. 

“No aclara los criterios de selección para las entidades que no son del gobierno. Esa imprecisión siempre permite mucha especulación en el proceso. Estos no son momentos de ser ambivalentes”, añadió la directora de Taller Salud

La experta en salud pública sostuvo que la comunicación desde el gobierno debe ser abarcadora y anclada en el propósito de enmienda real para que no sea considerado como un mecanismo para hacer relaciones públicas. Además, recalcó que seguirán estando alertas a los trabajos del Comité PARE en la selección de estas representantes.

“Yo creo que eso se pueda subsanar en las primeras reuniones que tenga el comité y se puedan hacer públicas las cosas que, ahora mismo, parecen ausentes”, agregó. 

Por otro lado, Rosario Méndez reconoció que un punto positivo de la orden ejecutiva es el mensaje contundente que envía a las mujeres de que sus vidas son prioridad para el Estado. 

“Todavía estoy positiva, esperanzada, proactiva y disponible para hacer que esto funcione y que produzca soluciones para las mujeres afectadas por la violencia”, afirmó.

La secretaria del Departamento de Familia, quien estará a cargo de la selección de los representantes del comité, expresó este martes en un programa de Radio Isla que durante los próximos días estará en reuniones con miembros de Fortaleza para seleccionar a las personas de las entidades que llenaron el formulario. 

Lee aquí: Estado de Emergencia por violencia de género: un reclamo feminista por 793 días

Comparte:
Adriana Díaz Tirado
Escrito por Adriana Díaz Tirado
Periodista e investigadora. Egresada de la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Río Piedras (UPRRP). Cuenta con un bachillerato en Periodismo y una segunda concentración en Ciencia Política. Actualmente, cursa sus estudios graduados en Periodismo en la Escuela de Comunicación de la UPRRP. Sus temas de interés son política, género, salud, educación y cultura.