Crítica de cine NOPE

Jordan Peele se ha convertido en un nombre reconocido entre los maestros del terror. Llamó la atención de muches con su debut como director de Get Out en 2017. Luego, la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas le otorgó el Óscar por Mejor Guión Original en la 90ª edición de los Premios de la Academia en 2018. Así, se convirtió en el primer guionista negro en ganar este reconocimiento. Sí, en 2018. Sí, 90 años después de la primera entrega de estos galardones. 

Aun así, se reconoció el valor que tenía este honor para el comediante convertido en director y guionista. Muchos lo elogiaron sin parar hasta que llegó su segunda película. Us recibió muchas críticas, no todas favorables. Aunque se consideró que la película fue aclamada universalmente, muchos pensaron que Peele se había arrinconado. Sin embargo, eso no impidió que los amantes del cine anticiparan su tercera película, NOPE.

La trama de NOPE se desarrola en un pueblo aislado en donde los residentes OJ Haywood (Daniel Kaluuya), Emerald “Em” Haywood (Keke Palmer) y Ángel Torres (Brandon Perea) presencian un evento misterioso y anormal e intentan capturar evidencia vídeo de la aparición de un objeto volador no identificado. OJ y Em viven específicamente en Agua Dulce Canyon Road, en las afueras de Los Ángeles, California, en el Haywood Horse Ranch. Su familia carga el legado de ser los únicos entrenadores negros de caballos para grandes producciones cinematográficas en Hollywood.

Los hermanos Haywood se ven obligados a hacerse cargo del negocio familiar después de que su padre sufriera un accidente. Seis meses después de su fallecimiento, los hermanos se encuentran en un set de filmación. Em les pregunta a los presentes y a la audiencia que ve NOPE: “¿Sabían que el primer conjunto de fotografías para crear una película fue un clip de dos segundos de una hombre negro a caballo?”

Luego, continúa afirmando que todos sabemos que Eadweard Mauybridge fue quien tomó la serie de fotografías del jinete sobre un caballo al galope en 1878. También, sabemos que el nombre del caballo era Sallie Gardner y que era una yegua criada en Kentucky, pero nadie realmente sabe el nombre del jinete. En NOPE, Peele llena el espacio en blanco al afirmar que los hermanos Haywood son descendientes del jinete en “El caballo en movimiento”, quien sería su tatarabuelo.

Em y OJ están en una situación difícil después de perder a su padre. OJ es más introvertido y prefiere enfocar su propósito en trabajar en el rancho como si nada hubiera cambiado. OJ encuentra que Em, por otro lado, no es confiable. Ella nunca está cerca, pero es principalmente porque le importa anteponer su bienestar. Prefiere ir a terapia, andar en motocicleta y coquetear con mujeres en las tiendas que trabajar en el rancho. Hasta que se encuentran con la posibilidad de vida extraterrestre en su propiedad.

NOPE también trae a la mesa una conversación interesante e importante. Los artistas, en la industria del cine en este caso, que no son blancos, son colocados con mayor frecuencia en un pedestal. Casi parece que el mundo no puede esperar a verlos fallar, obligándolos a demostrar constantemente su valor como creadores o superar su trabajo anterior. Están sujetos a un estándar mucho más alto que los blancos. Es parte del racismo.

Si bien NOPE tiene sus fallas, sigue siendo una película bien ejecutada que cumple su propósito. Es un thriller de ciencia ficción lleno de suspenso que encaja en el molde de los blockbusters. Tiene maravillosas actuaciones destacadas de parte de Keke Palmer, Daniel Kaluuya y Brandon Perea, especialmente.

Tal vez, la película simplemente esté hecha solo para entretener. Sin embargo, tiene un hilo temático consistente: el cuestionamiento de nuestra relación con el mundo. Enfrenta la naturaleza humana contra la naturaleza animal mientras derriba las construcciones sociales forjadas en torno al capitalismo y el consumerismo comercial. 

La primera reacción que todo personaje tiene ante la posibilidad de vida extraterrestre en su patio es, “¿cómo puedo beneficiarme de esto?” Cada personaje se centra en su supervivencia financiera más que en simplemente salir con vida de esta situación. 

OJ pone toda su atención en el rancho y Em solo quiere que su hermano empaque todo con ella y salgan del rancho para encontrar un lugar seguro en donde puedan tener una vida larga.

El único defecto que señalaré es la falta de diversidad de género en la pantalla. Con una película tan rica en narraciones y diversidad entre su reparto, es una pena que la mayoría de los papeles fueran asumidos por hombres cis. 

En la película anterior de Peele, Us  su enfoque en la protagonista fue uno de sus grandes aciertos. Lupita Nyong’o recibió elogios bien merecidos por lo que es considerada la mejor actuación de su carrera, como el doppelgänger torturada con su expresión de dolor femenino primitivo. Muchos todavía critican a los Premios de la Academia por no haberla nominado como Mejor Actriz en su 92ª edición.

En fin, NOPE es una película sobre dos hermanos que se juntan después de perder a su padre. Pero, también se trata del legado que comparten con el apellido Haywood como los únicos entrenadores negros de caballos en Hollywood. 

Peele se enfoca en el peso que puede tener un nombre, un legado, y en lo que representa. Pero, ¿eso significa que hay que constantemente demostrar algo de sí mismos a los demás para ser tomados en serio? ¿No debería ser suficiente simplemente estar vivo y disfrutar de la vida?
NOPE se exhibe en salas puertorriqueñas desde el jueves, 21 de julio.

Lee otras reseñas escritas por Josie Meléndez Hernández

Comparte:
Josie Meléndez Hernández
Escrito por Josie Meléndez Hernández
Es guionista y crítica de cine. Obtuvo un bachillerato en literatura inglesa de la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Río Piedras, y una maestría en escritura dramática del Savannah College of Art and Design. Es la fundadora de Film Posers, un podcast boricua dedicado al análisis del cine y la televisión desde la perspectiva de cuatro puertorriqueños.