“Luna” y “Vecky” hablan de sus corajes y frustraciones en concierto virtual

El dúo musical compuesto por “Luna” y “Vecky” se materializó entre los pasillos de la Escuela de Música de Berklee en Boston hace más de 10 años. Sin embargo, en 2013, se unieron al espectáculo de Noches de jevas de la compañía Teatro Breve para superar su número de audiencia como dueto: 15 personas.

Tras el consejo de uno de sus profesores universitarios, las cantautoras comenzaron a utilizar su estilo folky y hipster para interpretar sus experiencias aclarando, desde el principio, que son dos artistas deprimidas con pocas expectativas de la vida.

Con estas descripciones, las actrices Isel Rodríguez y Lourdes Quiñones, quienes interpretan a “Luna” y “Vecky”, respectivamente, presentarán a sus personajes el sábado, 15 de agosto en el concierto virtual No importa nada.

A pesar de que las canciones de estos personajes, que nacieron ante la ausencia de un integrante de la Banda Breve para un espectáculo de la compañía teatral, se pueden interpretar como denuncias sociales, el objetivo principal de las comediantes es provocar una carcajada en la audiencia que las observa.

“Casi siempre, partimos de issues personales, pero que también nos dan gracia cuando los hablamos. Los personajes determinan cuáles son las cosas que les molestan”, sostuvo Rodríguez.

La también profesora de drama aseguró que estos personajes pesimistas se basan en las inseguridades o complejos que cada persona posee, pero intensificados.

“Estos personajes son negativos y hablan de sus incomodidades, de su coraje y de sus frustraciones. Hablamos de lo de uno, pero de forma exagerada y de manera jocosa, pero siempre atacando un poco eso que me puede molestar y que también es una molestia común”, destacó Quiñones.

Sin embargo, Rodríguez puntualizó que, seguramente, las canciones de la dupla se perciben como críticas, debido a que ellas transitan las mismas experiencias sociales que el resto de las personas, pero, a diferencia de lo que ocurre comúnmente, no les incomoda hablar sobre estas situaciones.

“Somos seres sociales. No hay manera de no ser político en la vida porque somos parte de todo un sistema político inmerso en unas relaciones que están construidas con desigualdades. Aunque yo no me lo proponga, voy a ser política. Aunque yo no me proponga educar, voy a educar dependiendo del mensaje. No es lo primero que nos proponemos, lo primero que nos proponemos es jugar”, añadió quien coprotagonizó el largometraje Yerba buena junto a Karla Monroig y Jessica Rodríguez.

Lee también: Isel Rodríguez está feliz de hacer historias de mujeres para mujeres

Por su parte, Quiñones subrayó que, desde que comenzó a interpretar a “Vecky”, reparó en la negatividad que impera en la sociedad y teme que sea “glorificada”. No obstante, del mismo modo, aseguró que le maravilla la capacidad de las puertorriqueñas y los puertorriqueños para reírse de sus realidades.

“La risa también funciona de manera catártica, y, de cierta manera, nos libera de esas opresiones personales o sociales porque lo personal está ligado a lo político y a lo social queramos o no”, apuntó Rodríguez.

Repertorio jocoso pero representativo de la sociedad

El himno musical de los personajes, Mi vida es una mierda, cuestiona por qué se debe tener un pensamiento positivo si las circunstancias cotidianas solo resultan ser contrarias a lo que cada persona desea.

Según Quiñones, quien al principio de su carrera profesional fue maestra de teatro, el éxito de este tema se debe a que “Luna” y “Vecky” representan a una nueva generación que no le teme al fracaso y que ha aceptado los asuntos de salud mental y emocional que siempre han sido estigmatizados.

De igual forma, Rodríguez puntualizó que esta dupla es una representación de los tantos jóvenes que se endeudan para alcanzar un grado universitario, mas no hallan empleos en lo que estudiaron.

“Cuando yo pensé en eso de que ellas estudiaron en Berklee, me dije: ‘Yo tengo muchos amigos que estudiaron en Berklee, músicos bien buenos que regresaron aquí, y están struggling pagando préstamos estudiantiles de $100 mil y no tienen mucho trabajo’”, sostuvo Rodríguez, autora junto a Quiñones de No es envidia, canción que trata esta situación.

Al igual que el resto de sus propuestas musicales, No haces nada surgió de una experiencia de las actrices en la que la entonces pareja de Quiñones constantemente alardeaba de todo lo que realizaba por ella. No obstante, el lanzamiento de esta canción coincidió con la salida del exgobernador Ricardo Rosselló Nevares tras las manifestaciones masivas en las que se le exigieron su renuncia y con una edición de Noche de jevas en el que el tema principal fue el Verano combativo.

“El concepto de tú no haces nada encaja con todos los jefes que piensan que están haciendo un montón por ti y no hacen nada, con los políticos y con todo el mundo que no solo no está haciendo nada, sino que lo está haciendo peor”, sentenció la intérprete de “Vecky”.  

La mayoría de los temas musicales del dúo se estrenaron en las distintas temporadas de Noche de jevas, pero, debido a la pandemia, lanzaron, en las redes sociales de la compañía teatral, la canción Cállate, mama’o, en la que tratan el mansplaining.  

Este concepto se refiere a la forma en que un hombre le explica, especialmente a las mujeres, algo desde un actitud condescendiente o paternalista.

“Con esta canción, descubrimos que la gran mayoría de los hombres no está consciente de ese comportamiento y, cuando escuchaban la canción, salían muy preocupados y ocurre un switch. La canción detona el considerar yo hago eso y yo te estoy haciendo eso a ti como mujer”, explicó Quiñones.

Sin embargo, las integrantes destacaron que dentro de Teatro Breve, empresa cultural fundada en 2006, no sufren este tipo de circunstancias violentas y discriminatorias, sino que se sienten afortunadas de ser parte de un colectivo compuesto en su mayoría por mujeres y en el que la figura femenina ocupa posiciones de liderazgo.

“Dentro de nuestro grupo, se nos ha permitido trabajar (obras teatrales), dirigirlas nosotras, escribirlas nosotras, hablar de lo que nos importa a nosotras y nos da gracia a nosotras. Siento que eso es algo nuevo, y estamos disfrutando de esa posibilidad que hace algunos años atrás no se daba con tanta frecuencia”, puntualizó Rodríguez.

Pandemia concretiza concierto

A pesar de que antes de la pandemia por la COVID-19 discutieron la posibilidad de realizar un concierto protagonizado por “Luna” y “Vecky”, nunca se concretizó. No obstante, la viralización en las redes sociales de la canción Cállate, mama’o y la disponibilidad en sus agendas les permitirá, a las actrices, ser cabezas de compañía en un espectáculo.  

“Al igual que todos los actores, nos impacta no tener al público de la manera que estamos acostumbradas, a no sentir su energía y a no sentir la energía de los cuerpos en escena”, subrayó Quiñones, quien al interpretar a “Vecky”, además de cantar, se especializa en la percusión y los instrumentos de viento.

No obstante, añadió que, como algo positivo, el público no solo estará compuesto por la ciudadanía residente en el área metropolitana, sino que permite que personas del archipiélago y la diáspora sean parte de la audiencia.  

Por su parte, Rodríguez recalcó que, si bien el espectáculo se concentra en el concierto de los personajes, ellas son actrices y le presentarán al público una obra de teatro en la que esperan “transmitir la magia a través de una pantalla”.

Las taquillas del concierto virtual No importa nada con “Luna” y “Vecky”, a celebrarse el sábado, 15 de agosto, a las 8:00 p.m., se adquieren en www.teatrobreve.com.


Si te sientes triste frecuentemente o mantienes sentimientos de desesperanza por largos períodos de tiempo, o esto le pasa a una persona que conoces, busca ayuda. Puedes llamar a la Línea PAS (Programa de Asistencia Social) al 1-800-981-002.

 

 

 

Comparte: