La lucha contra la violencia machista incluye a los hombres

Hombres por el feminismo

Hombres que no expresan sus sentimientos y que actúan a partir de ideas de posesión, superioridad y autoridad para ejercer violencia son resultado de la sociedad machista y patriarcal que establece ese modelo de masculinidad.

“Si ya tuviste esta crianza machista, ¿cómo nosotros podemos empezar un proceso de aprendizaje, de reaprender y cuestionar? Es un proceso de transformación”, sostuvo Heriberto Ramírez Ayala, especialista en estudios de masculinidades diversas.

El activismo contra la violencia machista no es una tarea que solo les toca a las mujeres o personas LGBTTIQA+. Es un compromiso de todos los sectores de la sociedad, incluidas las personas que se identifican como hombres.

Las masculinidades diversas también son víctimas del sistema patriarcal machista, que intersecta con violencias como el racismo, la homofobia, la transfobia, el clasismo y otras manifestaciones de odio y desigualdad. 

“Para muchos de los hombres, es invisible el que el sistema (patriarcal) también les oprime y es violento”, aseveró Ramírez Ayala.

El fundador de TIPOS, plataforma virtual para la educación y promoción de eventos culturales en torno al género y las masculinidades, reiteró que “las identidades machistas las reproducimos todos y todas”. 

Dentro del espectro de las masculinidades, se encuentra la masculinidad hegemónica, concebida como las prácticas que garantizan la superioridad de los hombres respecto a las mujeres. Además, otorga legitimidad al sistema patriarcal.

El patriarcado “es una forma de sociedad en la que el hombre, lo masculino, tiene la supremacía por el simple hecho de serlo”, según Oxfam, movimiento global formado por personas que trabajan juntas para combatir la desigualdad.  

Ramírez Ayala explicó que el mandato hegemónico de que los hombres no deben llorar o expresar sus emociones afecta, en gran medida, su salud mental.  

“No ventilan esas emociones. No se les permite socialmente, o lo hacen en solitario. Entonces, ahí vemos la carencia de salud mental para muchas masculinidades que terminan algunos de manera trágica. Algunos de ellos siguiendo ese mandato hegemónico, terminan con sus parejas”, declaró sobre algunas consecuencias del machismo en las masculinidades diversas.  

El profesor y activista recalcó que otros elementos, como el sistema de educación y los medios de comunicación refuerzan esa narrativa de que los hombres tienen que ser de cierta manera. 

Asimismo, afirmó que la cultura puertorriqueña debe problematizar y visibilizar otras masculinidades para deconstruir estereotipos de género que sostienen el sistema patriarcal.

El educador compartió que, desde cada espacio, se pueden lograr pequeños cambios. En su caso, se considera un aliado del movimiento feminista. 

“¡Nos toca a todes!”

Ramírez Ayala recalcó que la diversidad dentro del movimiento feminista permite que se lleve el mensaje de que es una responsabilidad “que nos toca a todes”. Además, comentó que el modelaje es una manera de aprendizaje, ya que, a través de la imagen, se pueden identificar muchas personas. 

Como explica el activista, la visibilidad de las masculinidades diversas en el movimiento feminista repercute en que más aliados se unan a la lucha y extiendan los mensajes de equidad.

“Esa presencia es como un llamado a que los varones también se involucren. Visibilizar que habemos masculinidades de manera activa, trabajando en las redes sociales o acompañando en una marcha. Cuando estás con el cuerpo presente es un acto político”, declaró. 

El profesor universitario compartió que el diálogo debe ser esencial para que las masculinidades diversas puedan aportar desde sus espacios sin hacer mansplaining o crear protagonismos. 

“Tiene que haber un diálogo para que esas personas que se identifican como varones se puedan integrar de manera orgánica. Que trabajen el rol que mejor pueden ejercer, que sea efectivo, asertivo para que, realmente, el movimiento continúe adquiriendo fuerza”, favoreció Ramírez Ayala.

Comparte:
Adriana Díaz Tirado
Escrito por Adriana Díaz Tirado
Periodista e investigadora. Egresada de la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Río Piedras (UPRRP). Cuenta con un bachillerato en Periodismo y una segunda concentración en Ciencia Política. Actualmente, cursa sus estudios graduados en Periodismo en la Escuela de Comunicación de la UPRRP. Sus temas de interés son política, género, salud, educación y cultura.