Egresadas de los talleres de ¡Cambia ya! continúan la conversación contra la violencia machista

Lentes claros

Tres de las participantes del primer ciclo del Programa de formación de jóvenes líderes contra la violencia machista gestionado por Todas, como parte de su campaña ¡Cambia ya! se unieron ayer a Lentes Claros para hablar sobre el machismo, cómo este habita en nuestro entorno y cómo juntes podemos desafiarlo.

El encuentro, titulado Desafiando el machismo, sirvió para poner en contexto la crisis social que vive el país, ante el repunte en casos de violencia de género para las mujeres y cuerpos feminizados.

Además, las participantes aprovecharon el espacio colectivo compuesto por estudiantes para reflexionar sobre la falta de respuesta gubernamental, la limitada disponibilidad en servicios para las víctimas y los problemas palpables en nuestra sociedad.

El evento estuvo acompañado de introspecciones sobre los mitos y mandatos impuestos por la sociedad y las manifestaciones patriarcales que sirvieron como tema central para la discusión que contó con la participación de Andrea C. Rosario Zambrana, estudiante de Psicología; Cielo Naara Ríos Camacho y Jeaneishka Ruiz Vázquez, estudiantes de Trabajo Social.

“Nos provoca impotencia que muchas de nosotras estemos sufriendo y combatiendo esta violencia (…) Sabemos que el sistema judicial nos falla y culpabiliza. Por eso es muy importante que se toquen estos temas en espacios (como este)….porque todas y todos estamos juntes en esto”, resaltó Jeaneishka Ruiz Vázquez, durante la conversación, que se realizó por Facebook Live.

La experiencia en el Programa de formación de jóvenes líderes contra la violencia machista

Durante el diálogo virtual, las asistentes conversaron sobre sus experiencias luego de completar el primer ciclo de talleres como parte de la campaña ¡Cambia ya!, que es posible gracias al apoyo de Oxfam.

Lee más de la campaña aquí

Primero, hablaron sobre la apertura para entender las diferentes identidades. Segundo, charlaron sobre los ideales que se nos han impuesto sobre el amor, el consentimiento y los tipos de violencia machista, tanto la coacción visible como la invisible. Y, tercero, discutieron sobre los límites y las expectativas dentro de las relaciones de pareja y la horizontalidad dentro del componente amoroso.

Experiencia de acoso callejero en primera persona

La conversación permitió, además, que las participantes dieran sus testimonios y expresaran de primera mano sus preocupaciones ante la creciente ola de casos de violencia, estereotipos de género y agresión sexual en la isla.

Comentarios como “¡Mami, estás bien buena!”, “Diablo, ¿y to’ eso es tuyo?”, “¡Uy! si te pones más buena te pudres” y “Mamacita, tú con tantas curvas y yo sin frenos”, son considerados por la sociedad como ‘piropos’, pero en realidad son una forma de acoso callejero.

Acorde con un estudio realizado por la organización Stop Street Harassment, una de cada cuatro niñas ha experimentado acoso callejero a los 12 años y el 90 % de las féminas a los 19 años.

“Cuando salimos a la calle, tomamos tantas medidas de precaución (…) desde no caminar de noche, que se normaliza por completo y no está bien. Estos piropos que, realmente es violencia y son microagresiones nos deshumanizan cada vez más y nos hipersexualizan…nos llenamos de miedo y rencor”, dijo Rosario Zambrana.

“Es alarmante decir que todas las que estamos en este conversatorio hemos sido en algún momento acosadas desde la niñez, en la calle, y tenemos miedo a salir (de nuestros hogares). No nos vestimos para ustedes, ni para que nos miren, nos vestimos para nosotras porque nos amamos”, expresó Ruiz Vázquez.

La revictimización 

Por otro lado, denunciaron que, en Puerto Rico, los medios de comunicación y las autoridades utilizan un lenguaje que revictimiza a las sobrevivientes. Asimismo, expusieron el caso de una mujer que denunció haber sido violada y amordazada por cinco hombres en un parque de pelota en Añasco, pero a días de lo ocurrido aun la Policía no cuenta con sospechosos.

“Una persona no puede ser violada. Es una agresión sexual y está en contra de tú dignidad y derechos. Da terror que, en las noticias de este País culpabilicen a las sobrevivientes. El culpable siempre, pero siempre va a ser el violador”, comentó, por su parte, Ruiz.

“El cambio no es de une, de dos, ni de tres. Es de todes y, si queremos transformar a Puerto Rico y que no haya violaciones, necesitamos que todes nos involucremos en este cambio. Da asco y vergüenza que tenemos personas a las que día a día se les violenta el derecho humano de la dignidad y del espacio propio. Nadie pide ser violado. Nadie puede ser acosado”, destacó Ríos Camacho.

El machismo no cesa, por el contrario se agrava

Las panelistas exhortaron a la gobernadora Wanda Vázquez Garced a crear un task force social que permita atender, de manera urgente, los problemas de violencia machista, pobreza, hambruna, falta de acceso a salud, desempleo y desigualdad en los sectores vulnerabilizados de Puerto Rico. Igualmente, destacaron que los municipios deben tomar acción y actuar ante la crisis de salud pública que vive la isla.

“Tenemos que comenzar a visibilizar conversaciones de una manera inclusiva. ¿Cuántas mujeres más tienen que morir y ser agredidas sexualmente? ¿Cuántas personas más tienen que sufrir? para que se haga algo al respecto. Ya basta que las cuerpas feminizadas sigan sufriendo…”, agregó Rosario.

Ríos Camacho y Rosario Zambrana invitaron a la audiencia a unirse y apoyar a grupos feministas y organizaciones que velen por la justicia social e igualdad de las mujeres y la comunidad LGBTTQI+.

En el encuentro, además, se habló sobre la importancia de conversar sobre la educación sexual integral, la perspectiva de género, instruir a la comunidad sobre la relevancia que tiene y declarar un estado de emergencia.

El Observatorio de Equidad de Género ha documentado el aumento en la violencia de género en el país. 

Lee aquí: Aumentan un 83% los feminicidios durante la cuarentena

“Todes somos importantes, todes tenemos derechos y todes merecemos una vida digna. No importa si somos trans, afrodescendientes o pobres. No importa. Los derechos y la dignidad son para todes y no se le quitan a nadie”, expuso Ruiz.

“Les exhorto a que todos los días se cuestionen…para entonces así lograr formar un cambio que nos ayude y nos lleve a un mundo de dignidad y horizontalidad, donde no necesitemos un espacio para discutir por qué una mujer fue atada y violada”, concluyó Ríos Camacho.

Comparte: