Discuten la necesidad de una declaración de estado de emergencia en foro de Teatro Público

Varias organizaciones artísticas y culturales reiteraron este jueves el llamado que, desde hace casi dos años, inició la Colectiva Feminista en Construcción por la declaración de un estado de emergencia por la crisis de violencia de género en Puerto Rico.

Se trató del evento Estado de emergencia: Hablemos de violencia de género, que convocó la compañía Teatro Público y que contó con las participaciones de expertas y sobrevivientes.

Teatro Público es una organización sin fines de lucro enfocada en la creación de proyectos escénicos y comprometida con el desarrollo del teatro local.

La conversación sirvió para poner en contexto la crisis social que vive en el archipiélago ante el alza en casos de feminicidios, la problemática en incidencias de violencia sexual y la demora en el esclarecimiento de casos.

Hablaron Tania Rosario Méndez, salubrista y directora de Taller Salud; Mariana Nogales, abogada; Alex Aldarondo, experto en temas de masculinidad; Deddie Almodóvar, artista y codirectora de la revista Falso Mutis; Morella Morales, sobreviviente de violencia de género; y Raquel Vázquez, gestora cultural y codirectora de Teatro Público.

“Nos están matando todos los días y el sistema judicial está allá afuera y no hace nada. El sistema tarda para darnos justicia a nosotras, las mujeres…¿Quién allá afuera vela porque haya un estado de emergencia por la violencia de género?. Realmente, los sistemas en nuestro país nos han abandonado…”, expuso Morella Morales, durante la conversación que se transmitió a través de Facebook Live.

‘‘Como tema de salud pública, es indispensable reconocer en cuántos niveles afecta a una víctima el haber pasado por una situación como esa… es un efecto multiplicador y puede ser muy devastador para que esta persona mantenga luego una vida saludable’’, subrayó Raquel Vázquez.

Durante la diálogo, se abordó el transfeminicidio de Alexa, la mujer transgénero asesinada a tiros en Toa Baja; el feminicidio de la joven teatrera Valerie Ann Almodóvar, quien fue ejecutada en el año 2018 y, el más reciente crimen de agresión sexual, la denuncia de una mujer de haber sido violada por cinco hombres en un parque de pelota en Añasco.

Un llamado urgente al gobierno

Como parte del evento, se expuso que la falta de adiestramiento a los agentes del cuerpo policiaco afecta los procesos de investigación y revictimiza a las afectadas. Al mismo tiempo, se mencionó que la uniformada no cuenta con agentes entrenados específicamente para trabajar los casos de violencia de género y que la falta de oficiales y patrullas tiene efectos nocivos sobre la atención en incidentes de violencia y asesinatos.

“El cuerpo policiaco es sumamente machista. De la manera en que está organizado, es una estructura más de promoción al machismo y el discrimen contra la mujeres y las personas no binarias”, aseguró Mariana Nogales.

También, destacó que los procesos se dilatan porque la policía no protege la escena. Nogales mencionó casos como el de Pablo Casellas Toro, excorredor de seguros y convicto por el asesinato Carmen Paredes Cintrón, su esposa, y el caso del menor Lorenzo Ahmed González Cacho.

Falta de estadísticas confiables: el problema recurrente

El estado de emergencia que proponen entidades feministas, expuso Nogales, pretende lograr una mayor atención y asignación de recursos a la crisis de violencia de género que cubre al país.

Por otro lado, las personas participantes denunciaron que, en Puerto Rico, no se producen ni publican datos confiables sobre manifestaciones de violencia de género. Asimismo, señalaron que las cifras en la página de la Policía están actualizadas solo hasta el tercer trimestre del 2018.

Expusieron que los números están inflados y no coinciden con los divulgados por las líneas de emergencia, los tribunales, la Oficina de la Procuradora de las Mujeres y los hospitales.

Tania Rosario Méndez señaló que las incidencias de violencia en Puerto Rico se estiman por los datos reportados por organizaciones sin fines de lucro y los provistos por municipios que tienen programas para víctimas y sobrevivientes. Sin embargo, eso solo es una pequeña muestra de lo que realmente ocurre y no puede ser calificado como representativos de la realidad.

“La disminución en servicios disponibles (para las afectadas) ha creado una falla en las que se cae. Aún (la víctima) cumpliendo con todas las recomendaciones de solicitar órdenes de protección y seguir todos los pasos aún así; te matan, me matan, nos matan”, dijo la directora de Taller Salud.

Les participantes coincidieron en que se deben abrir espacios para dialogar sobre el tema y mejorar el currículo de perspectiva de género. Al mismo tiempo, alentaron a las autoridades a crear campañas educativas en las que participen la comunidad y todas las instancias gubernamentales.

Hay alternativas disponibles

Durante el diálogo abierto al público, en el que sobrevivientes también narraron sus experiencias, les asistentes brindaron soluciones y trajeron a colación las alternativas disponibles para hacer un cambio. Consideraron que apostar al amor, el respeto por la vida, la igualdad, la justicia, la educación y adiestramiento a personal de justicia ayudarán a arrancar de raíz la violencia machista.

‘‘Requerimos un trabajo de culturización en comunidad donde los jóvenes reciban acceso amplio a modelos de masculinidades saludables, reciban orientaciones y se inserte un currículo de concienciación…’’, añadió Alex Aldarondo, educador.

La actividad culminó con varias expresiones artísticas en las que participó Michelle R.O, el grupo musical Las Cejas de Frida y Tania Adorno, de Agua, Sol y Sereno.

Además, se presentó un fragmento de Día 16, obra teatral de Federico Roca, inspirada en casos reales de violencia de género.


Si tú o una persona que conoces enfrenta una situación de violencia, llama a la línea de ayuda 787 489-0022. También, puedes evaluar estos recursos de apoyo

Comparte: