Desarrollan espacio de entrenamiento y labor artística

Impulsar un espacio de entrenamiento y muestras de trabajos de bailarines independientes de danza experimental y contemporánea, pero que también reciba a artistas del performance. Crear un lugar administrado por mujeres, quienes conocen las necesidades de las bailarinas. Y, de paso, que ese sitio sirva para educar a quienes desconocen en qué consisten estas líneas de trabajo.  

Esas ideas de Noemí Segarra y Alejandra Martorell están pasando del sueño a la realidad con el desarrollo del proyecto Plataforma, un espacio de convergencia, entrenamiento y labor artística. 

“Plataforma constituye un espacio que hace falta para la comunidad de la danza experimental, danza contemporánea y el performance. Los artistas independientes tenemos que alquilar o estamos como nómadas buscando dónde podemos ensayar, practicar”, expresó la bailarina de danza experimental Segarra. 

Plataforma es un proyecto colaborativo entre Piso Proyecto, de Segarra, y MAPA, de Martorell. Está en pleno desarrollo, aunque se establecerá en el espacio multiusos :Pública, en Santurce, donde se integran distintas disciplinas. 

Antes instalarse en Santurce, las artistas tendrán un Pre Plataforma el 21 y 28 de enero, de 5:00 de la tarde a 8:00 de la noche, en Casa de Cultura Ruth Hernández Torres, en Río Piedras. De 5:00 a 6:30 de la tarde habrá entrenamiento, técnicas de soltura e improvisación. Luego, hasta las 8:00 de la noche, los participantes se pueden apropiar del espacio con sus muestras de trabajo en proceso, mantenerse en movimiento o, simplemente, dialogar o reflexionar. 

En estas dos fechas, los visitantes pueden ser parte de la experiencia sin ningún costo, pero, a partir de febrero, se solicitará un donativo. Las gestoras vislumbran estar todos los lunes en Casa Ruth hasta mayo. 

Las educadoras tienen previsto, el 14 de febrero, la realización de un Piso Pari para recaudar fondos con el fin de preparar el lugar que ocupará Plataforma en :Pública.  

Precisamente, la falta de un lugar para estar en movimiento hizo pensar, además, la desconexión que los artistas tienen con la comunidad. Por tanto, abrirán las puertas a quienes se interesen y a quienes solo tengan curiosidad ante propuestas alternativas. 

“Además de la falta de un espacio físico, queremos que sea un sitio de reunión, de vernos, platicar. En este espacio laboratorio y de experimentación, queremos generar un espacio pedagógico y de formación para niños y adultos que, incluso, quieran incursionar en el movimiento del cuerpo. Que sea un espacio para difusión del estudio del movimiento en su amplitud abarcadora que no es solo bailar, sino que es autoconocimiento”, añadió Segarra, quien, junto a su colega, quiere dar a conocer trabajos artísticos que, en muchas ocasiones, se mantienen al alcance de pequeños grupos. 

“No puede ser tan místico ni elitista. Tiene que ser algo que la gente sepa que existe”, agregó.

Por su parte, Martorell añadió que con Plataforma prevén impulsar un modelo económico que se aleja de la tradicional escuela o compañía de baile.

“Se trata de plantear un modelo económico que de alguna manera empiece a sustentar estas prácticas y estos aprendizajes fuera de lo que conocemos como escuela y compañía. Es llevarlo a un nivel comunitario”, indicó.

Las creadoras concibieron a Plataforma como un proyecto feminista. Segarra aseguró que, en ocasiones, ser mujer u hombre determina oportunidades en el campo del baile, y ellas quieren ser un apoyo en el desarrollo de las bailarinas, a pesar de que el lugar no será exclusivo para mujeres. 

“Me parece importante decir que en el campo de la danza la mayoría somos mujeres y, muchas veces, quienes determinan o quienes administran no necesariamente son mujeres ni entienden las necesidades de nuestra comunidad. A veces, estamos en competencia, porque se les da más oportunidades a otros colegas. Por eso, la cuestión de pensarnos como una plataforma feminista, donde abordemos esos issues para deconstruir esas prácticas y modelos de producción, para agilizar otras maneras de relacionarnos, administrarnos, y de hacer política pública de estos problemas”, puntualizó. 

Comparte:
Amary Santiago Torres
Escrito por Amary Santiago Torres
Periodista y profesora. Cuenta con 20 años de experiencia en la prensa puertorriqueña con énfasis en temas culturales. También, se ha desempeñado como editora de textos periodísticos y comerciales.