Denuncia falta de representación transfemenina en exhibición del MACPR

(Foto: Adriana Díaz Tirado)

La artista, escritora y performera María José denunció su descontento hacia la falta de representación de creadoras transgénero en la exhibición Anarquía y dialéctica en el deseo: géneros y marginalidad en Puerto Rico que ofrece el Museo de Arte Contemporáneo de Puerto Rico (MACPR), en Santurce.  

El foro Transfeminismos, celebrado el pasado miércoles en la sala Julio Rosado del Valle, buscaba conversar sobre la visibilización del arte transfeminista y la identidad subjetiva con los artistas María José,  Tania Díaz Camacho, C. Carmona Ortiz y Rou Robles. El evento fue dirigido por la curadora de la exhibición y educadora Raquel Torres Arzola. 

María José, quien fue la última panelista en tomar el micrófono, criticó, principalmente, la hipocresía que reina en estos espacios artísticos liderados por grupos con privilegios por el género, la raza, la edad, el nivel de educación, las creencias religiosas o el estatus económico. 

 “Yo no puedo ser la única persona transfemenina que invitan a estos espacios para expresarse. A la hora de la verdad, son las mujeres transnegras que sufren las consecuencias de la violencia de género transfóbica. A un nivel mucho más alto que cualquier otra persona”, señaló la representante de las mujeres trans en la mesa de discusión. 

Asimismo, María José puntualizó que lo importante es que el trabajo de sus compañeras artistas sea incluido y reconocido. Durante el foro, la artista narró cómo se desilusionó con la exhibición. 

“Raquel me dice que las personas transmasculinas son las personas más invisibilizadas. Yo le respondo: ‘Dices eso cuando en la exhibición no hay representación transfemenina’. A lo que Raquel me responde: ‘Tranquilo, tranquila, tranquilo, tranquila’. Realmente, el texto paró aquí. No entiendo cómo una exhibición que se tilda transfeminista no tiene representación transfemenina, en la primera parte, porque Raquel me dice que, en la segunda, sí. Y yo pienso: ‘Si el mundo se acaba hoy, nunca hubo una persona transfemenina en la exhibición’”, relató María José.

La artista luego expuso a través de Instagram su sentir.

 

 
 
 
 
 
View this post on Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 

when u r invited to a panel that calls itself transfeminism but has no black people participating… and u r the only trans feminine person on the table… and the exhibition it is a part of doesn’t include trans women… and you are misgendered by the person organizing it all in the first three minutes of knowing them… this is what happens. idc if the panel is @ ur backyard, @ el museo de arte contemporáneo, or @ the louvre… society owes trans women of color deeply… we are not tokens for your feminism… we are not dolls for your collection… we are in the midst of an emergency of violence against us… so… instead of worrying what wave of feminism we’re at use your time to save the people drowning… we need housing, healthcare, nutrition, and safe spaces where we can develop our powers… at the very least a spot in an exhibition that claims to be transfeminist… transfeminism is nothing without us… period. 🔪 p.s. i promise i wasn’t screaming all the time… this was a brief moment in which i channeled sylvia rivera bc the museum had the audacity to play a video of her suffering behind the panelists on loop. so i channeled her energy. but mostly i was sobbing… i’m thankful bc the audience held me in a very caring, assertive, and responsible way <3 and a black trans woman ended up on the mic <3 and i asked for money for my homeless friends + emotional labor and people came through (more info on how you can tangibly help my community later)… with love always, even when i’m screaming on a table, maría

A post shared by María José (@maria._jose._) on

 

La primera parte de la exposición comenzó en noviembre del 2019, y continuará hasta abril de este año. Se espera que la segunda parte se exhiba de mayo a octubre del 2020, y abarque la experimentación conceptual y formal. 

“Creo que es bien limitante tener solo estas cuatro voces. Y sí, hay diversidad aquí en la mesa, pero hace falta más. Y no tener una persona negra, no entiendo. Y si no la encuentran, vamos a empoderarla. En mi vida personal, tengo tantas personas que se merecen educación, plan médico o apartamento. Todas las personas que yo amo están sin casa, sin trabajo, sin acceso psicológico. Personas que son talentosísimas”, expresó María José. 

Por su parte, la curadora Torres Arzola pidió disculpas y enfatizó en la intención del foro. 

“La intención siempre fue visibilizar. Precisamente, la invitación a este foro era dar la oportunidad. Este forma parte de una serie de cinco foros que son de transfeminismo, porque entendía necesario dar la oportunidad al diálogo en la institución”, explicó Torres Arzola. 

“Esto no es sobre culpas. Claramente, aquí todes somos cómplices en transfobia, en antinegritud, en misoginia…”, respondió María José. 

Durante el encuentro, otros artistas compartieron ideas sobre el transfeminismo y su importante ejecución dentro las intersecciones. La curadora Tania Díaz Camacho explicó que el movimiento transfeminista, principalmente, busca poner en conversación esa multiplicidad de vivencias, e invitó a cuestionarse cómo se ejerce la resistencia y cómo se visualiza la opresión. 

“La liberación de las mujeres trans es la liberación mía y de todes”, puntualizó Díaz Camacho. 

C. Carmona Ortiz y Rou Robles hablaron sobre su proyecto En tránsito, un trabajo de investigación fotográfica que busca presentar la transición hormonal de un cuerpo que se exhibe en el museo. 

“Retar al sistema y presentarnos en el espacio público y contar nuestras historias es un acto de revolución que trasciende y retoma lo corporal. Nuestro proyecto quiere que hablemos de esto y que busquemos crear  comunidades de apoyo para facilitar la información, compartir nuestras subjetividades, y dejarnos saber que no estamos soles”, declaró Rou Robles. 

“Nuestro proyecto busca decodificar el desarrollo personal, académico, artístico y político que conlleva la transgresión corporal, emocional, social y espiritual a través de la autodeterminación de nuestras subjetividades”, compartió Carmona Ortiz. 

El foro abrió una conversación que, en muchas ocasiones, es omitida por la cultura artística del país. El tema de la marginalidad está anclado en la opresión y en la falta de oportunidades hacia comunidades excluidas y violentadas a través de la historia.

Comparte: